Senadoras buscan retomar una propuesta ciudadana de aguas. Aseveran que evitarán privatizaciones a toda costa. ¿En qué consiste la iniciativa?

Foto: Luis Barrón, SinEmbargo

Senadoras del PAN y PRD retoman iniciativa ciudadana. Foto: Luis Barrón, SinEmbargo

Ciudad de México, 12 de noviembre (SinEmbargo).– Una nueva propuesta desde el Senado pretender darle un giro ciudadano a la Ley de Aguas. Contrario a la propuesta hecha anteriormente por el Gobierno federal, conocida como Ley Korenfeld, en referencia al ex director de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), David Korenfeld Federman, ahora se pretende involucrar a investigadores, organizaciones y expertos para realizar un verdadero análisis sobre la situación del vital líquido en México y darle relevancia como un asunto de seguridad nacional.

La presidenta y la secretaria de la Comisión Especial de Cambio Climático, Silvia Guadalupe Garza Galván, y Luz María Beristain, de Partido de Acción Nacional (PAN) y Partido de la Revolución Democrática (PRD), respectivamente, coincidieron en la importancia de retomar una la propuesta ciudadana presentada en febrero pasado que rediseña la administración de aguas del país, y que corta de tajo los argumentos presentados por la Ley Korenfeld, impulsada desde Los Pinos.

Garza Galván se comprometió a hacer un comparativo de las dos propuestas de Ley, tanto la del Gobierno de Enrique Peña Nieto, como la ciudadana, y de ahí obtener una legislación que incluya la participación democrática en las decisiones que se hacen del uso del agua, que no descuide su impacto ecológico, el manejo de aguas subterráneas y que se aleje de la manipulación política y la privatización.

“Queremos que participe la ciudadanía, que los comités se hagan de forma organizada y asambleas donde se decida cómo administrar el agua, y que no sea una moneda de cambio para repartir votos”, respaldó, en un evento sobre aguas subterráneas, Beristain.

De acuerdo con el director del Instituto Mexicano de Tecnología del Agua, Felipe Arreguín Cortes, este proceso de involucramiento de la sociedad está rezagado desde hace varias décadas.

“Yo mejoraría son los Consejos de Cuenca, y los Comités Técnicos de Aguas Subterránea (COTAS). Entonces, en cada acuífero se hace una asociación de usuarios, y estos son los que deberían involucrarse en su manejo, lo mismo sucede con los consejos de cuenca”, expuso.

En México hay 653 acuíferos, y de esos, son 105 en los que ya se extrae más agua de la que se devuelve. “Es un hecho, que ahí va haber problemas”, advirtió.

Galván aseveró que la intención de retomar la propuesta de iniciativa ciudadana ya fue compartida con el presidente de la Comisión de Recursos Hidráulicos, el priísta Aarón Irízar López.

Durante el coloquio realizado en el Senado, “Agua Subterránea en México”, diversas organizaciones civiles recordaron que fue la presión ciudadana la que hizo que la propuesta del Gobierno se quedara estancada, después de su primera lectura en la Cámara de Diputados. Sin embargo, creen que es necesaria una nueva Ley que privilegie los intereses públicos.

PROPUESTA DEL GOBIERNO

Foto: Cuaroscuro

Propuesta ciudadana evitaría privatización del uso de aguas en el país, aseguraron Senadoras. Foto: Cuaroscuro

Garza Galván ve con preocupación que la bancada del Partido Revolucionario Institucional (PRI) quiera retomar la iniciativa de Ley Korenfeld.

“El agua se tiene ver que de forma integral, desde el manejo de la cuenca, y luego ver la distribución. Los sistemas de agua mucho tiempo estuvieron politizados, pero no invirtieron en dinero para tener mejor distribución, quebraron los sistemas. Yo no quiero bajo ningún pretexto esto sirva para que el agua pase a manos de privados”, dijo.

El 26 de febrero de 2015 en la Cámara de Diputados apareció en la Gaceta Parlamentaria la iniciativa por la cual se crea la Ley General de Aguas, misma que después sería bautizada con el nombre de Ley Korenfeld.

La propuesta del Gobierno federal privilegiaba la construcción de infraestructura hidráulica que afectaba el ciclo del agua y permitía la privatización del agua vía concesiones de dichas obras a cargo de la Conagua, prorrogables hasta por 60 años y sin garantizar el suministro de agua por debajo del nivel internacional que son 100 litros diarios

En su momento diversas organizaciones civiles acusaron que la iniciativa replicaba el modelo implementado en el Estado de México durante el Gobierno del ahora Presidente Enrique Peña Nieto en el cual Korenfeld Federman fungió como secretario de Agua y Obra Pública, y al mismo tiempo presidente de la Asociación Nacional de Empresas de Agua y Saneamiento (ANEAS).

La Asociación agrupa a organismos operadores de agua potable y alcantarillado, y representa los intereses de sus socios que son los directivos de los sistemas de agua, así como las empresas proveedoras de productos y servicios.

Por su parte, el Centro Mexicano de Derecho Ambiental (CEMDA) acusó al ahora ex director de la Conagua de abanderar el fortalecimiento de promover el trasvase de grandes volúmenes de agua y privilegiar el uso industrial por encima del derecho humano al líquido.

Asimismo, esta propuesta descuido el tema del agua subterránea, el investigador José Joel Carrillo Rivera del Instituto de Geografía de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) expuso que este era uno de los principales vacíos de la ley “Korenfeld”, y espera que las nuevas discusiones pongan el tema en medio de la nueva ley.

“No quieren que nadie sepa lo que está pasando. A quien le interesa eso. A los que han usufructuado el agua. Especialmente, todas las empresas que tienen que ver con esto. El uso lo hacen principalmente la industria y la agricultura, esos dos. Porque las ciudades sólo usan el 14 por ciento del agua subterránea. O sea el uno por ciento de la población, los industriales y agrícolas, están usando el 85 por ciento del agua”, expuso.

De acuerdo con datos del  Instituto Mexicano de Tecnología del Agua cerca de 2 millones de hectáreas de riego en el país utilizan agua subterránea y cerca de 25 millones de habitantes en el área rural se abastecen de la misma, lo que representa casi toda la población rural.

Uno de los principales descalabros que sufrió la iniciativa del Gobierno fue la salida de uno de sus principales defensores en el Gobierno, el propio David Korenfeld presentó su renuncia después de verse envuelto en un escándalo de corrupción.

ESCÁNDALO KORENFELD

Foto: Francisco Cañedo, SinEmbargo

David Korenfeld, el día de su renuncia a la Conagua, luego de verse involucrado en un escándalo por el uso de helicópteros de la dependencia para su servicio personal y el de su familia. Foto: Francisco Cañedo, SinEmbargo

Korenfeld fue exhbidio utilizando para fines personales el helicóptero de la Conagua. La mañana del domingo 27 de marzo, el matemático y piloto Ignacio Vizcaino Tapia salió al balcón de su casa en Bosque Real, Huixquilucan, momento en el que pudo apreciar al horizonte el helicóptero blanco con rojo aterrizaba a mil 200 metros de donde él se encontraba.

El ciudadano tomó una fotografía, como relató a SinEmbargo, e inmediatamente se hizo viral. Y el 9 de abril, el titular de la Conagua se vio forzado a renunciar, no sin antes mentir sobre los hechos sucedidos.

Ante las críticas que desató la publicación de unas fotografías en las que aparece él y su familia abordando la aeronave oficial con maletas, escribió en su cuenta de Twitter:

“Tal y como se informó, el estado de salud de mi rodilla y cadera se han ido agravando y requiero tratamiento médico”.

Pero no sólo Korenfeld Federman mintió. También lo hizo, oficialmente, la dependencia que estaba a su cargo El 31 de marzo, por la noche, en medio de la tormenta mediática, la Conagua divulgó un comunicado a diversos medios nacionales donde planteó:

“La coordinación General de Comunicación y Cultura del Agua informa que ellos [en referencia a su familia] lo acompañaban al aeropuerto de la Ciudad de México para que él asistiera a un tema de índole médico”.

Ese día, después de presentar su renuncia ante medios de información, Korenfeld reconoció en entrevista para Radio Fórmula que el asunto médico que primero utilizó como argumento para justificar el uso de un bien público, no tuvo nada que ver con la utilización por “ocho minutos” del helicóptero oficial para su traslado al Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM), el domingo 29 de marzo por la mañana, y casi a la puerta de su casa.

Este hecho consumó una demanda ciudadana que había recolectado más de 10 mil firmas en la plataforma de Change.org, exigiendo la renuncia del funcionario, después de revelarse el uso indebido que hacía de los recursos públicos.