#MetaDatos | El golpe de Estado en Bolivia y la decisión del Gobierno mexicano de dar asilo a Evo Morales Ayma ha develado la cara más intolerante y racista de una parte de los usuarios de Facebook y Twitter en México. Morales, ex Presidente de Bolivia y ya instalado en México bajo la condición de asilado político, enfrenta el odio racial de los grupos subversivos tanto de su país como los opositores de la Cuarta Transformación en este país; esos movimientos  tienen en común su afiliación por las ideologías de derecha libertaria y de tendencia neoliberal.

 Ciudad de México, 12 de noviembre (SinEmbargo).– “Colla de mierda”, “chola masista de mierda”, “fuera indios”, “indios pestilentes”, “váyanse”, son las frases cargadas de racismo e intolerancia que han resonado entre una multitud de usuarios de Twitter, Facebook y otras plataformas durante los últimos tres días en que Bolivia se convulsionó por el golpe de Estado perpetrado en colaboración de fuerzas militares y de Gobierno y el Comité Pro Santa Cruz, con un abierto perfil ultraderechista y radical religioso que desde el 20 de octubre ha proclamado un fraude electoral tras los resultados electorales que dieron a Evo Morales, ex Presidente de Bolivia, la victoria.

Las frases de alto contenido racista se mezclaron en la Red con los vituperios y reproches de un grupo de usuarios mexicanos que durante más de 48 horas han exigido al Gobierno de México que dé marcha atrás a la invitación que extendió al ex Mandatario para concederle asilo político debido al alto riesgo que presentaba de sufrir un atentado.

Horas antes de que Evo Morales arribara a territorio mexicano, la indignación estalló en Twitter debido a que Citlalli Hernández, Senadora por la fracción del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), fue agredida verbalmente por Laura Zapata, conocida actriz de la empresa Televisa. Con un tono hostil, la actriz exclamó a la legisladora: “Cállate gorda traicionera !!!”, luego que la legisladora publicó la frase #BienvenidoEvo, misma que fue empleada por miles de usuarios.

La expresión fue reportada por centenas de usuarios ante la Comisión Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred), pero esto no fue suficiente para que la frase fuera promovida entre los militantes de la oposición que elevaron como tendencia la etiqueta #GordaTraicionera para celebrar el comentario hostil y discriminatorio.

Foto: Twitter

ANTICOMUNISMO EN TWITTER

La expresión despectiva de Zapata no fue la única que surgió entre usuarios de Twitter inconformes por el acto humanitario del Gobierno mexicano. Mientras Evo Morales descendía del avión de la fuerza aérea que le trajo al territorio mexicano y pronunciaba la frase: “Estamos muy agradecidos porque el Presidente de México me salvó la vida”, las expresiones racistas continuaron en la Red.

Evo Morales llegó a México esta mañana en medio de una alta tendencia de apoyo al Presidente Andrés Manuel López Obrador, quien de acuerdo con El Financiero aún cuenta con el 68 por ciento de aceptación. Sin embargo, en plataformas como Twitter, los opositores han conseguido hacer de esta plataforma el foro de expresión donde obtiene mayor visibilidad.

Usuarios de todo tipo de perfiles convergen con actores de alto impacto como ex presidentes, legisladores y otros políticos. Este fue el grupo que aplaudió la consigna de Zapata y fue el mismo grupo que desde el pasado domingo ha elevado varios hashtags en contra de Evo Morales como tendencias.

Al interior de las discusiones que conectaron estas etiquetas sobresale un abierta discurso de intolerancia a las ideologías de izquierda, como la antiimperialista con la que dijo identificarse Morales esta mañana. Al ex Presidente Boliviano este grupo le dirigió centenas de tuits en los que lo calificaron como dictador, socialista y radical. También hubo algunas expresiones discriminatorias contra su origen indígena.

Foto: Twitter

Foto: Twitter

Foto: Twitter

Foto: Twitter

Foto: Twitter

CELEBRACIÓN CON TUFO RACISTA

Evo Morales sufrió de las expresiones racistas de sus adversarios desde el 2007. Estos grupos de extrema derecha se concentraron en una región de Bolivia conocida como la Media Luna y en donde se agruparon sobre todo magnates y empresarios de alto nivel adquisitivo. Este fin de semana la agrupación cruseñista ingresó con violencia a sedes gubernamentales, incendiaron las casas de funcionarios, académicos y familiares del ex mandatario. Este martes, horas después de que dio su primer mensaje a los medios desde territorio nacional tuiteó: “No daremos ni un paso atrás ante los racistas y golpistas. Hoy vemos quienes son verdaderos enemigos de nuestro pueblo”.

Evo Morales, ya instalado en México, enfrenta el odio racial de los grupos subversivos de su país y los opositores de la Cuarta Transformación en México, que tienen en común su afiliación por las ideologías de derecha libertaria y de tendencia neoliberal.

Comité Pro Santa Cruz, agrupación de la que Luis Fernando Camacho Vaca, contrincante de Morales en la pasada contienda, fue denunciada por centenares de usuarios en redes sociales por llevar a cabo diversos actos racistas sobre todo en contra de mujeres indígenas.

Desde Twitter se hicieron virales las imágenes en las fueron incendiadas o destruidas las banderas Whipala, símbolo reconocido constitucionalmente en Bolivia desde que Evo Morales asumió la presidencia en 2008 y que representa a las etnias de la Cordillera de los Andes.

La quema de este símbolo patrio fue parte del discurso racista con el que los golpistas rechazaron a los indígenas bolivianos. En algunas de las imágenes se observa a miembros del Ejército arrancarla de sus uniformes, en otros son quemadas en plazas públicas en tanto que frases como:
“Nos hicieron creer que había dos Bolivias” y “Ha vuelto a entrar la Biblia al palacio. Nunca más volverá la Pachamama”, fueron parte del escenario altamente racista que se apoderó del país.

La transgresión a los indígenas que estallaron desde el pasado 20 de octubre fueron adquiriendo intensidad conforme los cruceñistas se apoderaban de las calles. Destacan las humillaciones que fueron difundidas a través de videos en contra de mujeres indígenas, la gremialista Paola Aguilar Serrudo, obligada por cruceñistas a arrodillarse y el de la Alcaldesa Patricia Arce de Vinto, una localidad de Cochabamba, quien fue retenida y humillada en la vía pública donde se le roció pintura roja en todo el cuerpo y se le señaló de asesina.

El Comité Pro Santa Cruz, forma parte de una región de Bolivia conocida como la Media Luna que reúne a empresarios de alto nivel adquisitivo que se consolidaron como la principal oposición de Morales. Esta oposición de consolidó desde el 2007, luego de que organizaciones como Wikileaks denunciaran que organizaciones estadounidenses subsidiaron organismos y gobiernos locales, así como grupos indígenas que más tarde exigieron referéndums contra el ex mandatario.

“El informe de 2007 de la USAID menciona unas 101 subvenciones por un total de 4 millones 66 mil 131 dólares ‘para ayudar a los Gobiernos departamentales a operar más estratégicamente. El dinero de la Casa Blanca también fue destinado a los grupos indígenas locales que estaban en contra de la visión de Evo Morales de las comunidades indígenas’. Un año más tarde, los departamentos de la Media Luna estaban en abierta rebelión contra el Gobierno de Morales y llamaban a un referéndum sobre la autonomía en el trasfondo de las protestas violentas que acabaron con la vida de al menos veinte partidarios del Gobierno,” señaló el medio RT.