Este año México ha detenido a más niños migrantes que nunca. Las familias, principalmente centroamericanas, cruzaron el país para llegar a la frontera con Estados Unidos durante el primer semestre de 2019.

Por Christopher Sherman

Ciudad de México, 12 de noviembre (AP).- Naciones Unidas y otras organizaciones elogiaron los cambios en la Ley de migración de México que prohibirían encerrar a niños en centros de detención de migrantes.

Desde hace año, grupos internacionales y locales presionan a México para que deje de encerrar a los niños con sus padres. Bajo las reformas, se reconocería provisionalmente el estatus legal de los menores para evitar su deportación inmediata mientras se estudian las posibilidades de otorgarles protección.

Este año México ha detenido a más niños migrantes que nunca. Las familias —principalmente centroamericanas— cruzaron el país para llegar a la frontera con Estados Unidos durante el primer semestre de 2019.

El Gobierno estadounidense ha puesto dificultades crecientes para que los solicitantes de asilo puedan gestionar sus casos en la frontera y ha presionado a México para que sea más enérgico en frenar el flujo de migrantes hacia el norte.

Varias agencias de la ONU dijeron que éstas eran las reformas más importantes emprendidas por México desde 2014 y que alinearían al país con una serie de tratados internacionales.

“La implementación de las reformas ayudará al fortalecimiento del sistema de protección de la niñez, beneficiando así a las niñas, niños y adolescentes en contexto de movilidad humana, al garantizarles el cumplimiento de sus derechos de forma integral y al poner como eje su interés superior”, dijo la ONU en un comunicado.

Las nuevas leyes entraron en vigor el miércoles con su publicación en el Diario Oficial de la Federación.

Con los cambios, la responsabilidad de alojar a los menores y sus familias recaerá en el Sistema Nacional de Desarrollo Integral de la Familia, en lugar del Instituto Nacional de Migración, que es responsable de aplicar las leyes de migración y regentar los centros de detención.

La Coalición Internacional contra la Detención (IDC por sus siglas en inglés) y el Instituto para las Mujeres en la Migración dijeron en un comunicado el jueves que el año pasado México detuvo a más de 50 mil niños migrantes, oriundos principalmente de Honduras y Guatemala, 82 por ciento más que el año anterior. Entre enero y agosto de este año detuvo a otros 7 mil 442 menores, dijeron los grupos.

Dijeron que la detención afecta el desarrollo psicoafectivo de los niños a corto, mediano y largo plazo. “Las alternativas a la detención migratoria basadas en la comunidad permiten que niñas, niños y adolescentes migrantes cuenten con opciones diferentes que garanticen su interés superior de acuerdo a sus necesidades específicas”, dijo el comunicado.

Rachel Schmidtke, abogada para Latinoamérica de Refugees International, dijo que las reformas constituían “un paso increíblemente positivo para México”. El organismo publicó un informe el jueves sobre los cambios.

“Aunque resta realizar algunas modificaciones de procedimiento para fortalecer el sistema de asilo mexicano, este anuncio genera nuevas esperanzas de que México está dispuesto a hacer lo necesario para que se proteja y respete los derechos de migrantes, solicitantes de asilo y refugiados”, dijo Schmidtke.

Su informe recomienda la creación de un comité supervisor independiente para el Instituto Nacional de Migración, brindar mejor información para los migrantes sobre su derecho de solicitar asilo y permitir el acceso de organizaciones de la sociedad civil a los centros de detención para dar asesoría legal a los migrantes.