“La pobreza en Estados Unidos es una sentencia de muerte. Las mujeres ricas viven 12 años más que las mujeres de ingresos más bajos”, publicó el Senador demócrata Bernie Sanders en su cuenta de Twitter. Un estudio publicado recientemente por los Centros de Control y Prevención de Enfermedades de ese país, reveló que la tendencia de décadas de incremento de expectativa de vida pudiera estar acabando: declinó el año pasado y no es mejor que lo que era hace cuatro años. Estados Unidos está por debajo de decenas de países de altos ingresos en expectativa de vida, de acuerdo con el Banco Mundial. Japón tiene la mayor expectativa de vida, con casi 84 años.

Un sin-casa en una calle de Estados Unidos. Foto: Wikipedia

Un sin-casa en una calle de Estados Unidos. Foto: Wikipedia

Ciudad de México, 12 de diciembre (SinEmbargo).- El Senador y ex aspirante presidencial Bernie Sanders utilizó su cuenta de Twitter para publicar tres comentarios con datos desgarradores que desnudan una realidad poco conocida de la realidad social y económica de su país.

• La pobreza en Estados Unidos es una sentencia de muerte. Las mujeres adineradas viven 12 años más que las mujeres de bajos ingresos.

• Los hombres en los condados más ricos de este país viven 18 años más que los hombres que viven en los condados más pobres.

• Este es el país más rico de la historia del mundo. Nuestro trabajo: abolir la pobreza, no dejar que 130 mil personas mueran cada año a causa de esa pobreza.

Los tres comentarios de Sanders, quien se ha convertido en agudo crítico del Presidente electo Donald Trump, se basan en diferentes reportes publicados recientemente que ponen en la mesa de la discusión la necesidad de que las políticas públicas de la próxima administración sean suficientemente responsables para no agravar los problemas de pobreza que ya enfrenta el país.

Sanders también ha denunciado la fractura del modelo económico, que ha arrojado más desigualdad (“el uno por ciento”, dice, se hizo obscenamente rico) y pobreza en el mundo.

Uno de eso reportes encontró que los residentes de los condados más pobres de Estados Unidos viven hasta diez años menos que quienes viven en las zonas más ricas del país.

El estudio, publicado el mes pasado en el American Journal of Public Health, fue realizado por investigadores de la Universidad Estatal del Este de Tennessee.

Los responsables del estudio querían entender mejor cómo se asociaba el estatus socioeconómico con la salud en Estados Unidos y reagruparon los 3 mil 114 condados que hay en el país con base en la media del ingreso familiar.

Después examinaron los datos de salud de los condados más ricos y los compararon con los de los condados más pobres para ver cuáles eran las diferencias entre los residentes de unos y otros con relación a factores como la obesidad, el tabaquismo, la atención médica y el consumo excesivo de alcohol.

Los investigadores encontraron que había casi una brecha de 10 años en la esperanza de vida de los hombres que vivían en los condados más ricos, quienes presentaban una esperanza de vida de 79.3 años, en comparación con una expectativa de vida de sólo 69.8 años en los condados más pobres.

En el caso de las mujeres, la diferencia fue ligeramente menor: 83 años en los condados más ricos y 76 años en los más pobres.

Los investigadores encontraron que los residentes de los condados más pobres tenían más probabilidades de enfrentar factores de riesgo para la salud, incluyendo tasas más altas de obesidad, tabaquismo y una mayor incidencia de inactividad física.

De acuerdo con el estudio, los hombres y las mujeres de los condados más pobres tenían una esperanza de vida equivalente a la de la esperanza de vida general de Estados Unidos en 1980 y 1975, respectivamente.

“Hay una tendencia en nuestro país a hablar de los problemas de salud como si fueran sólo problemas médicos. No nos damos cuenta de que las decisiones que la nueva administración prometió en materia de política económica, en particular la reducción de impuestos… son todos problemas de salud”, dijo el Dr. Steven Woolf, director del Centro de Sociedad y Salud de la Virginia Commonwealth University.

La cifra que Sanders citó en su tuit sobre 130 mil muertes anuales en Estados Unidos a causa de la pobreza, fue mencionada originalmente en un estudio publicado en el American Journal of Public Health en 2011.

Ese reporte, que intentaba determinar la influencia de las condiciones económicas en la salud de la población norteamericana, incluía varias cifras sorprendentes:

– 245 mil muertes ocurridas en Estados Unidos en el año 2000 debían atribuirse a bajos niveles de educación.

– 176 mil a la segregación racial.

– 162 mil a poco apoyo social.

– 133 mil a niveles personales de pobreza (la cifra citada por Sanders).

– 119 mil muertes ese año habrían sido causadas por inequidad en el ingreso.

– 39 mil a pobreza regional

El estudio determinó que los riesgos asociados con pobreza y baja educación fueron más altos en individuos entre 25 y 64 años de edad que en aquellos de 65 o más.

EXPECTATIVA DE VIDA A LA BAJA

La tendencia de décadas de incremento de expectativa de vida en Estados Unidos pudiera estar acabando: la expectativa declinó el año pasado y no es mejor que lo que era hace cuatro años.

En la mayoría de los años desde la II Guerra Mundial, la expectativa de vida en Estados Unidos ha subido gracias a avances médicos, campañas de salud pública y mejor nutrición y educación.

Pero el año pasado declinó, algo extremamente raro en un año que no registró un brote grande de enfermedad. Otras declinaciones de un año ocurrieron en 1993, cuando el país estaba en medio de la epidemia de SIDA, y en 1980, como resultado de una temporada de influenza especialmente intensa.

En el 2015, las tasas de 8 de las 10 principales causas de muerte subieron. Aún más preocupantes para los expertos: Estados Unidos parece estar asentándose en una tendencia al estancamiento.

“Con cuatro años, se comienzan a ver indicios de algo ominoso”, dijo S. Jay Olshansky, investigador de salud pública en la Universidad de Illinois-Chicago.

Un estadounidense nacido en el 2015 tiene una expectativa de vida de 78 años y nueve meses y medio, de acuerdo con datos preliminares dados a conocer recientemente por los Centros de Control y Prevención de Enfermedades.

Un estadounidense nacido en el 2014 puede esperar vivir como promedio aproximadamente un mes más, e incluso un estadounidense nacido en 2012 esperaría vivir un poco más.

En 1950, la expectativa de vida era de 68 años.

Estados Unidos está por debajo de decenas de países de altos ingresos en expectativa de vida, de acuerdo con el Banco Mundial. Japón tiene la mayor expectativa de vida, con casi 84 años.

El informe de los CDC se basa principalmente en certificados de muerte del 2015.

Hubo más de 2.7 millones de muertes, unas 86 mil más que el año previo. Las cifras reflejan en parte el crecimiento y envejecimiento de la población del país.

Fue encabezada por un alza inusual en la tasa de muertes de la principal causa de fallecimientos en el país, los males cardiacos.

También aumentaron las tasas de muerte por enfermedades pulmonares crónicas, heridas accidentales, apoplejía, Alzheimer, diabetes, problemas renales y suicidio. La única baja clara fue el cáncer, segunda causa de muertes en el país.

Los expertos no están seguros de las razones para la declinación. Algunos, como Olshansky, sospechan en la obesidad, factor subyacente en algunas de las principales causas de muerte, especialmente los problemas cardiacos.

–Con información de AP