Tras asegurar que la seguridad pública es una función que corresponde y debe estar a cargo de instituciones civiles, el presidente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, Luis Raúl González Pérez, dijo que las Fuerzas Armadas deben volver, cuando las condiciones del país así lo permitan, a sus funciones que le son propias. Ante el Presidente Enrique Peña Nieto, el Ombudsman advirtió que la participación extraordinaria de las Fuerzas Armadas en tareas de seguridad pública “no debe sumirse como algo permanente”.

Ciudad de México, 12 de diciembre (SinEmbargo).- El presidente de la Comisión Nacional de Derechos Humanos, Luis Raúl González Pérez, señaló que las Fuerzas Armadas deben volver, cuando las condiciones del país así lo permitan, a sus funciones que le son propias, pues la seguridad pública es una función que corresponde y debe estar a cargo de instituciones civiles.

Durante la entrega post mortem del Premio Nacional de Derechos Humanos 2016 a Rodolfo Stavenhagen, el Ombudsman nacional advirtió que la participación extraordinaria de las Fuerzas Armadas en tareas de seguridad pública “no debe asumirse como algo permanente”.

“La seguridad pública es una función que corresponde a y debe estar a cargo de instituciones de carácter civil, y nuestra Fuerza Armada debe volver (a los cuarteles) cuando las condiciones del país así lo permitan.

“El carácter extraordinario de su participación en tareas de seguridad pública no debe asumirse como algo permanente o promoverse que así sea”, expresó el Ombudsman nacional ante el Presidente Enrique Peña Nieto.

González Pérez destacó que cualquier instrumento jurídico que se formule para dar certeza al actuar de quienes combaten al crimen, necesariamente debe tomar como premisa el reconocimiento y respeto de la dignidad de las personas, como base de los derechos humanos.

“Por graves que sean las circunstancias en nuestro país, el Estado mexicano no puede renunciar al ejercicio de las funciones que les son propias, pero tampoco debe vulnerar los derechos y prerrogativas de las personas”, mencionó.

El pasado fin de semana se cumplió una década del inicio de la llamada guerra contra las drogas del ex Presidente Felipe Calderón (2006-2012), una decisión muy cuestionada por el elevado número de fallecidos y desaparecidos que arrastra el país.

Peña Nieto prometió un retorno “gradual” de uniformados a los cuarteles en su campaña electoral, pero tras cuatro años en el poder todavía no se ha llevado a cabo.

Apenas la semana pasada dijo que las Fuerzas Armadas están dispuestas a seguir apoyando en las labores de seguridad pública, y este lunes habló de “respaldar la actualización” de un marco legal para regular su actuación en labores de seguridad interior.

No obstante, el ministro de Defensa mexicano, Salvador Cienfuegos, se mostró en días pasados a favor del regreso de los militares a los cuarteles, pues -apuntó- no están “a gusto” trabajando en las calles.

“No estudiamos para perseguir delincuentes, nuestra función es otra y se está desnaturalizando”, señaló.

González Pérez calificó este 2016 como uno de los años “más dramáticos y violentos para México“, lo que dificultó el respeto y la protección de los derechos humanos.

El Premio Nacional de Derechos Humanos fue entregado hoy de manera póstuma al sociólogo y antropólogo Rodolfo Stavenhagen, conocido defensor de los derechos humanos de los pueblos indígenas y fallecido en noviembre.

Además, dieron una mención honorífica a Sharon Zaga, presidenta del Museo Memoria y Tolerancia de la Ciudad de México.

-Con información de EFE.