La producción industrial en México aumentó un 0.2 por ciento a tasa anual en 2018 gracias al alza en la generación de electricidad, en la industria manufacturera y en la construcción.

En octubre, la actividad industrial cayó un 3 por ciento en relación al mismo mes del año anterior por el descenso de la construcción (-9.3), la minería (-2.1).

México, 12 de diciembre (EFE).- La producción industrial en México cayó un 1.8 por ciento entre enero y octubre de 2019 frente al mismo periodo del 2018, debido a la caída de la construcción y la minería, informó este jueves el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Esta cifra fue resultado de las bajadas de la minería (-6.1 por ciento) y la construcción (-5.2) que se contrarrestaron parcialmente por el alza de la generación y transmisión de energía eléctrica, agua y gas (1.8) y de la industria manufacturera (0.7), precisó el organismo en un comunicado.

En octubre, la actividad industrial cayó un 3 por ciento en relación al mismo mes del año anterior por el descenso de la construcción (-9.3), la minería (-2.1) y la manufactura (-1.2), en tanto creció la generación y transmisión de energía eléctrica, agua y gas (4.1).

En cifras desestacionalizadas, la actividad industrial cayó un 1.1 por ciento en octubre respecto al mes previo, debido a la caída de todos los sectores: la manufactura (-2.1), la construcción (-1.3), la minería (-0.5) y la generación de electricidad (-0.2).

La producción industrial en México aumentó un 0.2 por ciento a tasa anual en 2018 gracias al alza en la generación de electricidad, en la industria manufacturera y en la construcción.

En 2017, esta disminuyó un 0.6 por ciento interanual por la reducción de la minería, la construcción y la generación de electricidad.

El producto interior bruto (PIB) de México creció un 2 por ciento en 2018, lo que supuso una ligera ralentización frente al 2.1 del año anterior.

El Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, ha prometido que el país crecerá a un 4 por ciento anual durante su sexenio, que culmina en 2024, y a inicios de año estimaba que el PIB aumentaría un 2 por ciento en 2019.

Pero en los últimos meses el presidente ha cambiado su discurso al darle más importancia a la redistribución de la riqueza y al bienestar de la población, en lugar de las cifras de crecimiento del PIB.

Tanto analistas como bancos y organismos internacionales han bajado las estimaciones de crecimiento para 2019.

Y el propio Banco de México rebajó en noviembre la estimación del PIB para 2019 a un rango de entre -0.2 a 0.2 por ciento.

La economía mexicana se contrajo 0.1 por ciento en cada trimestre desde el periodo octubre-diciembre de 2018 hasta el periodo abril-junio, y en el tercer trimestre de 2019 el crecimiento fue nulo, del 0 por ciento.