La salida a bolsa es una iniciativa del príncipe heredero saudí, Mohammed bin Salman, que lo ha presentado como una forma de recaudar dinero para el fondo soberano del reino.

RIAD (AP) — Las acciones de Saudi Aramco subieron el jueves en su segundo día de cotización, impulsando a la firma de gas y petróleo hasta una valoración de más de 2 billones de dólares. Es la compañía cotizada de mayor valor del mundo.

Los títulos subieron hasta los 38.60 riales, o 10.29 dólares, antes del mediodía, cuando quedaban tres horas para el cierre de operaciones de la jornada.

Aramco ha vendido una participación del 1.5 por ciento en la compañía, en su mayoría a inversionistas saudíes y fondos locales.

Con las ganancias de dos días en bolsa, Aramco superaba por un amplio margen la valoración de las compañías más grandes del mundo, como Apple, que quedaría en segundo lugar con una valoración de 1.19 billones de dólares.

La salida a bolsa es una iniciativa del príncipe heredero saudí, Mohammed bin Salman, que lo ha presentado como una forma de recaudar dinero para el fondo soberano del reino. El dinero se dedicaría al desarrollo de nuevas ciudades y lucrativos proyectos en todo el país que creen empleos para saudíes jóvenes.

Bin Salman dijo aspirar a una valoración de 2 billones de dólares para Aramco en 2015, cuando anunció sus planes de vender una parte de la firma estatal.

Sin embargo, los inversionistas internacionales consideraron el precio como demasiado alto dado el precio relativamente bajo del crudo, las preocupaciones en torno al cambio climático y los riesgos geopolíticos asociados a Aramco. La principal planta de procesamiento de crudo de la compañía y otra de sus instalaciones fueron atacadas en septiembre con misiles y drones, lo que redujo en más de la mitad la producción saudí durante un tiempo. El reino y Estados Unidos atribuyeron el ataque a la rival de Irán, que negó estar implicada.

Antes del lanzamiento se instó a los saudíes, incluidos príncipes y empresarios, a contribuir a lo que se vio en el país como un momento de orgullo e incluso deber nacional. También fondos de países aliados del Golfo Pérsico participaron en la oferta pública inicial.