Hace tres años que Petróleos Mexicanos, entonces dirigida por Emilio Lozoya, adquirió plantas de fertilizantes por 730 millones de dólares. Ahora busca venderlas porque no tiene dinero, dicen Bloomberg y Reforma hoy. Las empresas son Grupo Fertinal, que compró en 255 millones de dólares, y Agro Nitrogenados, en 475 millones de dólares; además, invirtió otros 36 millones en una planta de amoniaco en Chihuahua.

La estrategia de la petrolera fue cuestionada en su momento por expertos, pues a nivel global se registraba una sobreproducción de urea de 14 millones de toneladas.

Apenas ayer el Presidente de México, Enrique Peña Nieto, justificó el alza de los precios del combustible, que ha provocado el descontento de la ciudadanía, diciendo que se había acabado la “gallina de los huevos de oro”, en referencia a la petrolera de los mexicanos. Ayer mismo, líderes de opinión, economistas y miembros de la oposición precisaron: no “se acabó”: se lo acabaron por el derroche y la corrupción.

A la inauguración de la planta de amoniaco de Chihuahua, por cierto, asistieron Lozoya, Carlos Romero Deschamps y César Duarte. Los tres acusados de corrupción.

Ciudad de México, 13 de enero (SinEmbargo).– Petróleos Mexicanos (Pemex) adquirió hace tres años plantas de fertilizantes por 730 millones de dólares y ahora las quiere vender como una medida para tener flujo de efectivo, de acuerdo con información publicada por la agencia internacional Bloomberg y por el periódico mexicano Reforma.

Apenas ayer, el Presidente de México, Enrique Peña Nieto, justificó el alza de los precios del combustible, que ha provocado el descontento de la ciudadanía, diciendo que se había acabado la “gallina de los huevos de oro”, en referencia a la petrolera de los mexicanos.

La compra de plantas chatarra se hizo durante la administración de Emilio Lozoya Austin, el primer director de la Pemex en el gobierno de Enrique Peña Nieto.

Emilio Lozoya fungió como director de Pemex del 4 de diciembre de 2012 al 8 de febrero de 2016. Ha sido mencionado en diversos audios que exhiben presuntos actos de corrupción entre la petrolera y varios funcionarios mexicanos.

En noviembre de 2015, un audio filtrado sugirió que el entonces presidente de OHL México, José Andrés de Oteyza, acudió a Emilio Lozora para que gestionara una reunión con el ex titular de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), Enrique Ochoa Reza, en la que se trató el resultado de una licitación que días después ganó su empresa.

En marzo del año pasado, el grupo parlamentario del Partido Acción Nacional (PAN) denunció ante la Auditoría Superior de la Federación (ASF) al ex director de Pemex por posibles actos de corrupción en la paraestatal. Se le acusó del arrendamiento de vehículos con sobreprecio, la adquisición de cuatro aeronaves que no está claro cuál era el uso ni el destino para el que fueron adquiridas en un momento de crisis de la petrolera; el incremento al doble del gasto del corporativo, y todos los demás gastos y privilegios que se generaban al sindicato.

En 2014 Pemex pagó 475 millones de dólares a Altos Hornos de México, de Alonso Ancira, para adquirir Agro Nitrogenados, en Veracruz, y apenas en enero del año pasado desembolsó 255 millones de dólares del dinero de los mexicanos en la adquisición de Fertinal, propiedad de Fabio Covarrubias.

Adicionalmente, la empresa destinó 36 millones de dólares a su propio complejo de amoniaco en Camargo, Chihuahua.

En los planes de Pemex estaba que Fertinal agregara una producción de 1.2 millones de toneladas métricas de fertilizantes y abasteciera 30 por ciento de la demanda.

El 9 de diciembre de 2014, Petróleos Mexicanos inició la rehabilitación de la Planta Productora de Amoniaco en Camargo. En esa ocasión, Emilio Lozoya explicó:

“La estrategia de impulsar la industria de los fertilizantes en México, la cual se basa en cuatro elementos. El primero será recuperar la capacidad de producción de amoniaco; integrar la cadena gas-amoniaco-fertilizantes, para lo cual se adquirió la planta de Agro Nitrogenados en Pajaritos, Veracruz; mejorar la eficiencia operativa y comercial, e integrar una filial de Pemex para producir y comercializar fertilizantes”.

La declaración la hizo en el evento donde estuvieron presentes el entonces Gobernador de Chihuahua, César Duarte Jáquez y Carlos Romero Deschamps, secretario general del Sindicato de Trabajadores de la petrolera.

Sin embargo, entre enero y septiembre de 2016, el negocio de fertilizantes de Pemex registró una pérdida neta de 334 millones de pesos, además de arrastrar un elevado nivel de endeudamiento por las compras de las plantas a privados.

La estrategia de la empresa, dirigida por Lozoya, fue cuestionada por expertos, pues, a nivel global, se registraba una sobreproducción de urea de 14 millones de toneladas.

En febrero del año pasado también los legisladores de oposición calificaron de sospechoso que, en los dos últimos años (2013-2016) Pemex despilfarró 766 millones de dólares en la compra de productoras de fertilizantes.

“Resulta muy sospechoso que invierta en la producción de urea o amoniaco, dos productos de los que está inundado el mercado. Suponiendo que actuaran de buena fe, esto es incompetencia, pero si actúan a sabiendas de eso, es atentar en contra de la empresa y es corrupción”, sostuvo en esa ocasión en entrevista para Reforma el Diputado de Movimiento Ciudadano Macedonio Tamez Guajardo.

PEMEX BUSCA COMPRADOR

Personas con conocimiento del tema revelaron a Bloomberg que la Empresa Productiva del Estado contrató a UBS Group AG explorar alternativas estratégicas para su filial, incluyendo una venta potencia.

“Pemex está buscando compradores potenciales sólo 12 meses después de expandir su negocio de fertilizantes con la compra de Grupo Fertinal, maniobra que dijo que le permitiría aumentar la producción de fertilizantes en 1.2 millones de toneladas métricas y abastecer alrededor del 30 por ciento de la demanda del país”, destacó el medio especializado en negocios.

Pemex está deshaciéndose de activos a medida que busca mejorar sus operaciones y consolidar su balance, que se ha visto afectado por 12 años consecutivos de caídas en la producción de crudo.

De acuerdo con Bloomberg, la petrolera contrató el año pasado a Bank of America Corp. para liderar una búsqueda de socios que la ayudaran a reconfigurar sus refinerías en proceso de declinación.

Los fertilizantes fueron el único segmento de Pemex cuyos ingresos disminuyeron en el tercer trimestre, de acuerdo con datos recopilados por Bloomberg.

Erica Chase, representante de UBS, y directivos de Pemex se negaron a comentar al medio sobre la posible venta de la filial de fertilizantes.

PEMEX SE DESPLUMÓ

El Presidente de México, Enrique Peña Nieto, justificó ayer el alza de los precios del combustible, que ha provocado el descontento de la ciudadanía, diciendo que se ha acabado la “gallina de los huevos de oro” y que hay que adaptarse a una nueva “lógica” en la que el país se había quedado “a la zaga”.

“Hemos disminuido nuestra plataforma de producción, hoy producimos menos petróleo que antes, se acabó la gran plataforma”, destacó el mandatario en la presentación, en la residencia de Los Pinos, de un paquete de medidas sociales para la economía familiar.

Peña Nieto puso como ejemplo el complejo Cantarell, que hace seis años producía “2,2 millones de barriles diarios y hoy produce 200 mil”.

“La gallina de los huevos de oro se nos fue secando, se nos fue acabando”, señaló a modo de metáfora, recordando cómo se pudieron financiar “muchas cosas” cuando el precio del petróleo estaba alto y el Gobierno tenía excedentes, una situación que ha llegado a su fin.

Lamentó que “solo se advierten los efectos negativos” de la subida de entre el 14 y 20 % según el tipo de combustible, que ha generado protestas y disturbios, y aseguró que también hay “una parte positiva”.

Además del impacto que tendrá en los programas sociales, que no serán recortados, será beneficioso para el medio ambiente, porque en México se consumía una alta cantidad de gasolina “porque era barata”, afirmó.

“Somos un país que eventualmente está entrando en esta nueva lógica al amparo de un patrón que prácticamente impera en todo el mundo y México se había quedado a la zaga”, porque se seguían manteniendo de manera artificial los precios de las gasolinas gracias a los recursos públicos, destacó el Presidente.

Reiteró que el aumento implementado el pasado 1 de enero es un medida “dolorosa pero responsable”, ya que los fondos públicos que antes se destinaban para subsidiar el precio de los combustibles ahora se podrán invertir en otros ámbitos, como la seguridad.