En 2020, casi el 84 por ciento de los ingresos de los cines chinos provinieron de filmes de producción local.

Shanghái (China), 13 ene (EFE).- Los cines chinos recaudaron más de 2 mil millones de yuanes (309 millones de dólares/253 millones de euros) en los primeros diez días de 2021, un 57.5 por ciento más que en el mismo período de 2020, año en el que la taquilla del país asiático superó a la estadounidense debido a la recuperación tras la pandemia.

Según la prensa oficial, el día de Año Nuevo se registraron niveles récord de asistencia a las salas del país, y desde entonces más del 40 por ciento de los ingresos los ha conseguido el drama Una pequeña flor roja.

En el global de 2020, la recaudación en China se situó en 20 mil 420 millones de yuanes (3 mil 156 millones de dólares, 2 mil 592 millones de euros), muy superior a la de 2 mil 280 millones de dólares (mil 872 millones de euros) de Estados Unidos.

Mientras, según sus datos oficiales, China ha mantenido prácticamente bajo control la pandemia de la covid desde el segundo trimestre -aunque en las últimas semanas se han detectado numerosos rebrotes-, en Estados Unidos los contagios no han hecho sino aumentar durante estos últimos meses.

No obstante, el dato del país asiático sigue suponiendo una caída del 68 por ciento con respecto a las cifras de 2019, año en el que rompió los récords anteriores al situarse en 64 mil 300 millones de yuanes (9 mil 799 millones de dólares, 8 mil 046 millones de euros).

En 2020, casi el 84 por ciento de los ingresos de los cines chinos provinieron de filmes de producción local.

Las estadísticas oficiales muestran también que el número de entradas vendidas en las salas situadas en zonas urbanas fue de 548 millones.

China ordenó el cierre de todos los cines del país a finales del mes de enero ante el impacto del coronavirus, y no fue hasta el 20 de julio cuando permitió la reapertura de la mayoría de las salas, en un principio con controles de temperatura, fuertes restricciones al aforo -del 30 por ciento como máximo- y permitiendo únicamente la venta en línea de boletos.

Según informó la cadena de televisión estatal CGTN a mediados del año pasado, el cierre de las salas supuso unas pérdidas para la industria de más de 4 mil 200 millones de yuanes (649 millones de dólares, 533 millones de euros).