La inflación interanual se derrumbó con el impacto de la pandemia de la COVID-19 al 0.1 por ciento en mayo y sigue estando lejos de la cota del 2 por ciento marcada por la Fed.

El informe tuvo poco impacto en los mercados de valores, donde la atención de los inversionistas está centrada en el drama en Washington mientras el Congreso se prepara a iniciar, por segunda vez, un juicio político contra el Presidente Donald Trump.

Por Jorge A. Bañales

Washington, 13 de enero (EFE).- Estados Unidos cerró el año de la pandemia con una inflación del 1.4 por ciento, la menor en cinco años, y un aumento de precios al consumo del 0.4 en diciembre, muy por debajo del nivel que la Reserva Federal (Fed) considera saludable para la economía.

La inflación interanual, que estaba en el 2.5 por ciento en enero de 2020, se derrumbó con el impacto de la pandemia de la COVID-19 al 0.1 por ciento en mayo y, aunque desde julio se ha mantenido por encima del 1 por ciento, sigue estando lejos de la cota del 2 por ciento marcada por la Fed, según los datos divulgados este miércoles por la Oficina de Estadísticas Laborales del Departamento de Trabajo.

La Fed ha indicado que mantendrá las tasas de interés en el casi cero por ciento que adoptó en marzo como parte de los esfuerzos por sustentar la recuperación de la economía.

La mayoría de los analistas había calculado una inflación del 0.4 por ciento en el último mes del año y un incremento interanual del 1.3 por ciento.

La inflación subyacente, que excluye los precios de alimentos y combustibles, que son los más volátiles, fue del 0.1 por ciento en diciembre, y ha sumado un 1.6 por tercer año consecutivo, según el informe del gobierno.

El informe tuvo poco impacto en los mercados de valores, donde la atención de los inversionistas está centrada en el drama en Washington mientras el Congreso se prepara a iniciar, por segunda vez, un juicio político contra el Presidente Donald Trump.

La bonanza económica, la reducción del desempleo y las tasas bajas de inflación habían sido los puntos fuertes de Trump en su intención de ser reelegido en 2020, pero la pandemia, primero, y la disputa en torno al resultado electoral, han borrado aquellos logros.

El aumento en diciembre de los precios que pagan los consumidores refleja en gran medida un incremento del 8.4 por ciento en los costes de la gasolina, que representó más del 60 por ciento del incremento. Aún así, los precios de los combustibles están un 15 por ciento por debajo de los niveles de hace un año.

Debido a la pandemia los estadounidenses se quedan más en casa y conducen sus automóviles menos, reduciendo la demanda de combustibles.

El índice de precios de los alimentos subió en diciembre un 0.4 por ciento, tanto para los costos de las comidas en casa como fuera de casa.

Después de una disminución en noviembre, los precios que pagan los consumidores en los supermercados subieron un 0.4 por ciento en diciembre, cuando el resurgimiento de los casos de COVID-19 llevó a las autoridades a imponer restricciones en la actividad comercial.

El Departamento de Trabajo informó la semana pasada que las remuneraciones semanales promedio de los trabajadores en el sector privado aumentaron un 0.6 por ciento desde diciembre de 2019 al mes pasado.

Después de la última reunión de 2020 del Comité de Mercado Abierto de la Reserva Federal, que dirige la política monetaria de EU, la institución mejoró ligeramente sus perspectivas económicas para el país y anticipó un crecimiento del 4.2 por ciento y una tasa de desempleo del 5 por ciento para 2021.

De acuerdo a los cálculos del Comité, el producto interno bruto (PIB) de EU, después de crecer un 4.2 por ciento este año, se ralentizará a un 3.2 en 2022, una revisión al alza del 0.2 por ciento en ambos casos respecto a las previsiones de hace tres meses.

“La pandemia de la COVID-19 está causando enormes dificultades humanas y económicas en Estados Unidos y en todo el mundo, y la actividad económica y el empleo han continuado recuperándose, pero se mantienen muy por debajo de sus niveles de principios de año”, destacó la Fed en un comunicado al término de su encuentro de dos días.

En lo referente al empleo, la Reserva Federal predijo que el índice de desempleo caería más rápido en 2021 de lo que anticipó anteriormente, hasta el 5 por ciento, en comparación con su estimación anterior del 5.5 por ciento.