Hasta la media noche las autoridades y la dirigencia de la agrupación indígena no habían confirmado oficialmente la desaparición de Obtilia e Hilario, quienes la mañana de ayer se dirigían de Ayutla a Chilpancingo. En noviembre pasado Obtilia Eugenio denunció amenazas de muerte vía telefónica en contra de ella y de dos integrantes del Concejo Municipal de Ayutla, del que ella forma parte como integrante de la Comisión de Justicia.

Acapulco/Ciudad de México, 13 de febrero, (ElSur/SinEmbargo).- Los dirigentes de la Organización del Pueblo Indígena Me’ Phaa (OPIM) de Ayutla, Obtilia Eugenio Manuel e Hilario Cornelio Castro habrían sido levantados la mañana de ayer martes en la carretera de Tierra Colorada a El Ocotito, según denunció en su cuenta de Twitter el sacerdote Alejandro Solalinde.

Denunció que los activistas se encontraban desaparecidos desde las 7:40 de la mañana, e hizo un llamado a las autoridades para su localización y presentación con vida.

En un primer mensaje el padre Solalinde escribió: “La activista Obtilia Eugenio Manuel y el compañero Hilario Cornelio Castro fueron levantados hoy, a las 7:40 de la mañana en el tramo carretero Tierra Colorada-El Ocotito rumbo a Chilpancingo. Ambos son de la Organización de Pueblos Indígenas Me Phaa. Los queremos vivos. ¡ya!”.

Minutos después subió a su cuenta otro mensaje: “Hago un llamado urgente a las autoridades correspondientes para buscar de inmediato a los activistas Obtilia Eugenio Manuel y a Hilario Cornelio Castro, fueron levantados hoy. Son de la Organización de Pueblos Indígenas Me Phaa de Ayutla de los Libres. Ya antes habían sido amenazados”.

Hasta la media noche las autoridades y la dirigencia de la agrupación indígena no habían confirmado oficialmente la desaparición de Obtilia e Hilario, quienes la mañana de ayer se dirigían de Ayutla a Chilpancingo.

En noviembre pasado Obtilia Eugenio denunció amenazas de muerte vía telefónica en contra de ella y de dos integrantes del Concejo Municipal de Ayutla, del que ella forma parte como integrante de la Comisión de Justicia.

Esa vez denunció a El Sur que desconocidos la amenazaron vía telefónica.

Le dijeron que la tenían vigilada y le exigieron que le entregara a dos integrantes del Concejo Municipal.

Desde 2005 la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) solicitó medidas cautelares para la líder indígena debido a las constantes amenazas que había recibido, derivado de sus denuncias por las violaciones de soldados del Ejército contra Valentina Rosendo Cantú e Inés Fernández Ortega, en febrero y marzo de 2002, en los municipios de Ayutla de los Libres y Acatepec.

ESTE CONTENIDO ES PUBLICADO POR SINEMBARGO CON AUTORIZACIÓN EXPRESA DE El Sur. VER ORIGINAL AQUÍ. PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN.