La brasileña Odebrecht está considerada una de las empresas más corruptoras del mundo. A fines de 2016, la empresa llegó a un acuerdo con la justicia estadounidense para pagar millones de dólares en multas y como parte de ese pacto divulgó detalles sobre sobornos en varios países, entre ellos, el pago de 10.5 millones de dólares a los funcionarios de Pemex entre 2010 y 2014.

Ciudad de México, 13 de febrero (SinEmbargo).– El Presidente Andrés Manuel López Obrador dijo esta mañana, cuando un Juez español ha determinado mantener preso al ex director de Petróleos Mexicano (Pemex), Emilio Lozoya Austin, que la empresa brasileña Odebrecht tuvo facilidades en el sexenio de Felipe Calderón Hinojosa, y con Enrique Peña Nieto apoyó la campaña del Partido Revolucionario Institucional (PRI) y hasta tuvo una sesión de consejo dentro de la ex Residencia Oficial de Los Pinos.

La brasileña Odebrecht está considerada una de las empresas más corruptoras del mundo. A fines de 2016, la empresa llegó a un acuerdo con la justicia estadounidense para pagar millones de dólares en multas y como parte de ese pacto divulgó detalles sobre sobornos en varios países, entre ellos, el pago de 10.5 millones de dólares a los funcionarios de Pemex entre 2010 y 2014.

“Son dos procesos, en el tiempo de Calderón se dio facilidades a Odebrecht para la construcción de esta planta de polietileno y se les ayudó con créditos de la banca de desarrollo, Nacional Financiera, y además con precios bajos para la obtención de la materia prima. Esa es una parte porque luego se supo de que esta empresa aportó recursos para la campaña del PRI. Ese es un tema. De que había esa liga de Odebrecht con el Gobierno, no hay duda. Se conoce hasta de una reunión que llevó a cabo el Consejo de Administración de Odebrecht en Los Pinos. ¿Qué más prueba puede haber sobre eso”, reveló el mandatario.

AMLO arribó a su encuentro matutino con los medios de comunicación en Palacio Nacional. Foto: Gobierno de México

En su conferencia de prensa matutina, explicó que el otro proceso en contra de Lozoya Austin tiene que ver con la compra de una planta de fertilizante en Coatzacoalcos, Veracruz, la cual “se compra cuando se va a firmar el llamado Pacto por México, que resultó pacto contra México”.

“Entonces esa planta de fertilizante se había privatizado, se abandonó la planta durante muchos años y realmente estaba inservible, convertida en chatarra. […] Primero habían privatizado la planta y luego la compran, años después. De acuerdo con los estudios y las investigaciones, se pagó de más, 500 millones de dólares por la planta. El caso es que se terminaron pagando alrededor de 800 millones de dólares por la compra de la planta del terreno y por la rehabilitación, todavía hasta ahora apenas se está concluyendo. Entonces Pemex tiene una deuda de alrededor de 800 millones de dólares”, detalló López Obrador.

Desde Palacio Nacional, aclaró que “es la Fiscalía la que tiene abierta estas averiguaciones previas. Yo ya no sé si son las dos, porque los abogados del señor Lozoya hablan de que el primer caso prescribió cuando no creo que sea de esa manera, pero ya corresponde a la Fiscalía tratarlo y el segundo caso y es el que está, según los abogados del señor Lozoya, en juicio, pero es lo que se está ventilando sobre este asunto”.

“La Fiscalía es autónoma, están haciendo bien su trabajo, no hay complicidad, no hay impunidad y al mismo tiempo se garantizar el Estado de Derecho. Nos podemos hacer juicios sumarios, linchamientos. Es explicar cómo son las cosas”, subrayó el Jefe del Ejecutivo federal.

Además, afirmó que la indagatoria contra el ex funcionario está en curso, “es una acusación con pruebas, por eso esta detención en España y ya los pormenores se conocen, los delitos por los que se le acusan, lo que tiene que ver con el caso de Odebrecht y también la compra de unas plantas de fertilizantes. Eso es lo que está investigando y es lo que llevo a la aprehensión del ex director de Pemex”.

En esta foto de archivo del 16 de octubre de 2015, Emilio Lozoya, entonces director de Petróleos Mexicanos (Pemex), participa en una reunión en París. El ex directivo fue detenido en España por cargos de corrupción. Foto: Jacques Brinon, Archivo, AP

“Yo creo que no se debe de dar tregua a la corrupción, siempre he sostenido que nada ha dañado más a México que la deshonestidad de los gobernantes. La corrupción es lo que ha destruido la posibilidad de progreso con justicia en nuestro país. La corrupción es la causa principal de la desigualdad económica que hay en nuestro país”, expresó.

Frente a los medios de comunicación, el tabasqueño reiteró que en su Gobierno no van a ceder a nada. “Cero corrupción, cero impunidad. Yo pienso que sí porque la Fiscalía está haciendo su trabajo muy bien. Les recuerdo que es una Fiscalía autonomía, no hay consigna específica. Lo que queremos es que se destierre la corrupción de México y esto se está llevando acabo en el marco de la legalidad, hay un auténtico Estado de Derecho”.

LA DETENCIÓN

El ex director de la petrolera estatal de México fue detenido ayer en España por delitos de corrupción en una de las capturas de más alto perfil desde que el nuevo Gobierno llegó al poder hace más de un año con la promesa de combatir a los corruptos.

El Fiscal General Alejandro Gertz Manero dijo el miércoles en una radio local que Emilio Lozoya, ex director de Petróleos Mexicanos (Pemex), fue arrestado en Málaga, al sur de España, y que México va a iniciar las gestiones para extraditarlo. Un Juez de la Audiencia Nacional española tiene previsto tomarle testimonio el jueves en Madrid, el primer paso para iniciar este proceso.

Lozoya dirigió Pemex de 2012 a 2016, mientras gobernó Enrique Peña Nieto, de quien fue un colaborador cercano.

En 2019 se emitieron varias órdenes de aprehensión en su contra, una de ellas por estar vinculado al caso Odebrecht, la red de sobornos con la que esta constructora brasileña se garantizaba contratos en América Latina. Otra orden fue por la venta de una planta de fertilizantes a Pemex a un precio inflado.

Gertz Manero no aclaró por qué cargos se le había detenido y se refirió a Lozoya como un “caso icónico”. Agregó que se logró la detención después de casi un año de investigación y de colaboración con autoridades europeas.

Si se confirmara que el arresto es por Odebrecht, sería el primer alto funcionario mexicano detenido por el caso, pero si fuera por otro –considerando el poder que tuvo Lozoya y su cercanía con Peña Nieto– expertos coinciden en que supone un éxito para el gobierno de Andrés Manuel López Obrador.

“Es una señal positiva”, dijo Eduardo Bohórquez, director de la organización Transparencia Mexicana, aunque matizó: “ésta tendría que ser la primera de muchas detenciones, falta ver si realmente hay una red desmantelada y si se recuperan los activos desviados”.

El Gobierno español indicó que México buscaba a Lozoya por hechos ocurridos en 2012 y 2013 y, citando a la Fiscalía mexicana, dijo que el total defraudado se estima en 280 millones de dólares.

Las labores de búsqueda internacional a través de Interpol iniciaron en mayo. Las autoridades españolas consiguieron indicios que lo situaban en distintos lugares de ese país pero, según un comunicado del Ministerio del Interior, el “alto poder adquisitivo y sus lazos internacionales complicaban su localización”.

Para Gerardo Rodríguez, profesor de Ciencias Políticas de la Universidad de las Américas de Puebla, se trata del “golpe más importante en la lucha contra la corrupción en México” porque se basa en datos de inteligencia financiera y porque “Lozoya es el arquetipo del tecnócrata corrupto internacional mexicano”, cercano a un ex Presidente y que involucró a su familia en sus negocios. De hecho, hay un proceso abierto en México contra su madre, que se encuentra en arresto domiciliario.

Santiago Nieto, jefe de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF), indicó que su oficina había presentado denuncias formales contra Lozoya por el caso Odebrecht, por la venta de la planta de fertilizantes y por defraudación fiscal. Agregó que tiene abiertas investigaciones por otros dos casos y que indaga un tercero vinculado a un astillero de España.

A fines de 2016, Odebrecht llegó a un acuerdo con la justicia estadounidense para pagar millones de dólares en multas y como parte de ese pacto divulgó detalles sobre sobornos en varios países, entre ellos, el pago de 10.5 millones de dólares a los funcionarios de Pemex entre 2010 y 2014.

El escándalo creció a finales de 2017 con la divulgación de una serie de videos de supuestos testimonios judiciales de ex ejecutivos de la constructora brasileña que involucraban directamente a Lozoya.

El ex funcionario negó siempre haber recibido sobornos, pero en las grabaciones los ejecutivos de Odebrecht explicaban con detalle cómo los ayudó a conseguir contratos y le pagaron por ello.

La Fiscalía mexicana se comprometió el año pasado a reactivar las investigaciones contra Lozoya, en especial la de Odebrecht, que se habían quedado en un punto muerto durante la anterior administración. En 2019, le congelaron las cuentas y fue inhabilitado para cargos públicos.

El abogado de Lozoya, Javier Coello Trejo, aseguró que su cliente está convencido de que no existen elementos en su contra en la investigación y dijo no saber si Lozoya va a aceptar o no la extradición.

En esta imagen de septiembre de 2013 se observa a Emilio Lozoya, ex director de Pemex junto con Alonso Ancira, dueño de AHMSA. Foto: Juan Pablo Zamora, Cuartoscuro

Al margen de cuándo pueda regresar a México, el director de Transparencia Mexicana mostró su preocupación de que el caso pueda caerse o que Lozoya pueda llegar a acuerdos judiciales que minimicen su responsabilidad. Por eso, enfatizó la importancia de atacar todo el entramado operativo que hay debajo –empresas, prestanombres, intermediarios– y la red política de protección que hay encima.

“La parte difícil es la política”, señaló Bohórquez. “Será Lozoya quien pueda informar de otros actores y si alcanza o no a Enrique Peña Nieto dependerá de muchas cosas”.

-Con información de AP