El litio es el tercer elemento de la tabla periódica. En estado puro es inestable y altamente explosivo, si entra en contacto con el oxígeno. Es considerado el combustible del futuro, así como un activo muy importante a nivel tecnológico.

Ciudad de México, 13 de febrero (SinEmbargo).- El Gobierno de México asumió la rectoría de cuatro yacimientos de litio, con el fin de conocer y determinar el potencial de los depósitos.

De acuerdo con el Subsecretario de Minería de la Secretaría de Economía, Francisco Quiroga, la medida se tomó dado el potencial de explotación y desarrollo que los yacientes pudieran tener.

“El litio es estratégico para la electromovilidad y lo que quiere el Gobierno es tener rectoría sobre el desarrollo de la minería en general y sobre algunos minerales en específico, como el litio“, destacó.

Quiroga adelantó que aún no determinan cuál será el esquema de desarrollo, pero que una vez que el Servicio Geológico Mexicano determine el alcance de los yacimientos, se tomará una decisión.

El funcionario detalló que la reserva se realizó entre 2015 y 2018, y corresponden a yacimientos ubicados en Sonora (2), Jalisco (1) y Puebla (4).

EL NUEVO PETRÓLEO

El litio es el tercer elemento de la tabla periódica. En estado puro es inestable y altamente explosivo, si entra en contacto con el oxígeno.

Descubierto en 1817 por August Arfwedson y Jon Jacob Berzeliu, tuvo su irrupción en el mundo científico en 1970, cuando el científico Stanley Whittingham desarrollo la primera batería de litio.

Años después, John B. Goodenough mejoraría el descubrimiento y permitiría que Akira Yoshino desarrollara la primera batería de litio comercial.

Whittingham, Goodenough y Yoshino se hicieron acreedores al Premio Nobel de Química 2019 por el desarrollo de las baterías de litio.

Actualmente, este elemento químico es la base de las baterías de teléfonos móviles; aunque también se ha empleado para el tratamiento de la bipolaridad y la depresión; mejorar el aluminio y grasas utilizadas en los lubricantes; el aire acondicionado o el caucho sintético.

“El litio sirvió para las baterías porque es muy chiquito, lo que le da cierta movilidad”, señaló en un comunicado el científico Plinio Sosa Fernández de la Facultad de Química de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

También se puede encontrar en equipos eléctricos de trabajo, autos eléctricos, dispositivos recargables celdas solares y en la generación de energía eléctrica.

En este sentido, el Secretario del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), Víctor Manuel Toledo, señaló que México podría contar con la capacidad de producir automóviles eléctricos en fábricas públicas.

“El litio se va a convertir en el nuevo petróleo, porque es la base, más que de las computadoras, es el tema de los acumuladores. Se nos vienen ya los autos eléctricos, que nuestro país debería ser capaz de producir autos eléctricos en fábricas públicas”, dijo durante la conferencia matutina del Presidente Andrés Manuel López Obrador del pasado 12 de diciembre.