Los exmandatarios mexicanos sí podrán vacunarse contra la COVID-19, pero cuando les toque, como a todos, dijo Claudia Sheinbaum Pardo, Jefa de Gobierno de la capital.

Ciudad de México, 13 de febrero (SinEmbargo).- Los expresidentes de México van a tener que formarse cuando les toque recibir la vacuna contra la COVID-19, dijo hoy Claudia Sheinbaum Pardo, Jefa de Gobierno de la capital.

“Sí, que se formen, ese es el operativo. Que hagan su fila cuando les toque, como cualquier mexicano, mexicana, ese es el operativo para los expresidentes, que hagan fila”, respondió la mandataria cuando le preguntaron si habría un operativo especial para que los exmandatarios recibieran la vacuna.

De acuerdo con una consulta a los registros del patrón de vacunación, realizada por el diario Reforma, Vicente Fox Quesada y Carlos Salinas de Gortari ya se anotaron para recibir sus respectivas dosis.

Vicente Fox Quesada, presidente de México del 2000 al 2006, tiene 78 años de edad. Carlos Salinas de Gortari, presidente de 1988 a 1994, tiene 72 años.

La campaña de vacunación ya no se detendrá. Foto: Cuartoscuro.

El Presidente Andrés Manuel López Obrador informó esta semana que desde el próximo lunes iniciará la “vacunación masiva” en México contra la COVID-19, comenzando con los adultos mayores.

“Vamos a iniciar la campaña masiva de vacunación en todo el país. Desde la semana que viene iniciamos la vacunación en todo el país, se va a iniciar aquí en Tlaxcala y en todos los estados”, anunció López Obrador.

Asimismo, señaló que México ya cuenta con los contratos suficientes para la adquisición de la vacuna contra el SARS-CoV-2, y para que el plan de vacunación no pare.

México fue uno de los primeros países del mundo en iniciar la aplicación del fármaco de Pfizer y BioNTech el 24 de diciembre.

El país, de 126 millones de habitantes, tiene acuerdos de precompra para 34.4 millones de dosis de Pfizer, 77.4 millones de la británica AstraZeneca, 35 millones de la china CanSino, 24 millones de la rusa Sputnik V y 51.5 millones de la plataforma Covax, impulsada por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

México reportó el viernes mil 323 nuevos decesos por la COVID-19, para un total de 172.557 víctimas fatales. Además, se sumaron 10 mil 388 nuevos contagios para un total de un millón 978 mil 954 contagios confirmados.

Con estas cifras, México ocupa el decimotercer lugar mundial en número de contagios y el tercer puesto con más decesos por la pandemia, detrás de Estados Unidos y Brasil, según la Universidad estadounidense Johns Hopkins.

Desde el comienzo de la pandemia en México han sido estudiados 5 millones 051 mil 401 millones de pacientes, con una positividad del 34 por ciento, informó el director de Promoción de la Salud, Ricardo Cortés, en conferencia de prensa en Palacio Nacional.

Además, dijo que existen un millón 535 mil 786 personas que se consideran recuperadas de la enfermedad. Cortés señaló que el número de casos estimados es de 2 millones 174 mil 767 millones al considerar aquellos que esperan el resultado de su prueba. Entre ellos hay 67 mil 668 casos activos estimados, es decir, un 3 por ciento del total que ha presentado síntomas en las últimas dos semanas.

En cuanto a las defunciones, la Ciudad de México, el foco de la pandemia, por sí sola acumula el 18.4 por ciento del total a nivel país.

Además se informó que hasta este viernes existe una ocupación media del 45 por ciento de camas generales en los hospitales mexicanos, entre los que resaltan Ciudad de México (75 por ciento) y Estado de México (70 por ciento) como los más altos de saturación.

La próxima semana, solo dos estados seguirán en semáforo epidemiológico rojo (riesgo máximo de contagio), 21 -incluido Ciudad de México- estarán en semáforo naranja (riesgo alto), ocho en semáforo amarillo (riesgo moderado) y solo Chiapas estará en semáforo verde (riesgo bajo).

-Con información de EFE.