Dicen que el diablo está en los detalles, y sí, también en los acuerdos, las firmas, las omisiones, la impunidad y la violencia. Estos personajes no tienen cuernos ni mucho menos siete cabezas, pues a veces parece que ni siquiera poseen una. Son personas, son servidores públicos, son empresas e instituciones enteras. Son la personificación del mal. Son el inicio del Fin de los tiempos, y están cerca, muy cerca de nosotros. Reporteros y editores de SinEmbargo eligieron a su Anticristo personal, que no sólo está en los detalles, sino en la televisión, rumbo a la Presidencia de EU, alimentando un país…

 

Carlos-Salinas

Carlos Salinas

El Anticristo confirmado

 

Por Linaloe R. Flores

Ahora que ha llegado el Apocalipsis, ninguno duda que Carlos Salinas de Gortari, el hombre que gobernó México de 1988 a 1994, es el anticristo. Deformación profesional o ganas de confirmar la profecía, pero un comité de analistas del Discurso desempolvó los dichos con los que solía irrumpir en la política nacional.

En medio del caos y sabedores de lo inútil de su ejercicio, reunieron 666 razones que avalan al siniestro ser. Sólo tengo permitido mencionar dos.

1)En Hechos 9:5 se lee que el anticristo ignorará a los seguidores de Cristo, pues serán sus enemigos (Salinas dijo de sus opositores: “Ni los veo, ni los oigo”).

2) Juan 2:22 revela que será anticristo quien niegue que Jesús es el Cristo (Salinas resumió al orden del mundo como “política ficción”).

Las Sagradas Escrituras no sólo predijeron la presente destrucción; sino también la diáspora; es decir, la expulsión del pueblo de la tierra prometida del primer mundo, aquel sueño de 1994, cuando él firmó el TLCAN.

Son tiempos de temblores de tierra. A nadie se le ocurre pensar en nada; mucho menos en qué significa cometer un error en diciembre. Se oyen carcajadas. Luego silencio. Luego carcajadas. Salinas está en el Reino. Ya lo están viendo nuestros ojos.

Los-transgénicos

Los transgénicos

 

Por Juliana Fregoso

Las empresas dedicadas a la producción de semillas genéticamente modificados han invertido millones de dólares para difundir la idea de que los organismos transgénicos son la solución a la crisis alimentaria que enfrenta el mundo.

A empresas productoras de transgénicos, como Monsanto, se les culpa de provocar daños a las especies nativas, al ambiente y hasta ahora no han podido comprobar al 100 por ciento que comer granos u otro tipo de alimento producto de esta tecnología no provoque algún tipo de reacción a largo plazo en seres humanos.

Estas compañías presumen más de 3 mil estudios que demuestran que sus productos no causan daños a ningún ser viviente en el planeta, sin embargo, cuando se pide acceder a estos documentos, generalmente responden con links de páginas de internet de científicos que han escrito sobre el tema.

Cierto o no, existen científicos del bando contrario que atribuyen a los transgénicos males como la desaparición de las abejas en una parte de Estados Unidos, contaminación de tierras contiguas a donde se siembra y el casi exterminio de las especies nativas.

 

Norberto-RiveraNorberto Rivera

 

Por Dulce Olvera

El Cardenal Norberto Rivera Carrera es un encubridor sistemático de pederastas. Así lo afirma Alberto Athié Gallo, sacerdote que abandonó la Arquidiócesis de México al enterarse de los abusos sexuales de sacerdotes, protegidos bajo la injuria de la Iglesia Católica. Lo asegura Joaquín Aguilar Méndez, presidente en México de la Red de Sobrevivientes de Abuso Sexual (SNAP).

Rivera, que cada domingo emite en la Catedral Metropolitana el mensaje del Señor, muy ajeno a sus actos, porta un crucifijo que debería ir al revés.

Rivera, con ese fétido olor a azufre que lo acompaña por cada niño violado víctima de un sacerdote encubierto, viajó con el Papa Francisco dentro del papamóvil rumbo a la Basílica de Guadalupe.

El Papa, quien no dijo nada sobre los abusos a menores durante los cinco días de su visita en México, sólo habló hasta ya estar en el avión. “El Obispo que cambia de diócesis a un sacerdote después de descubrir que este es un pederasta ‘es un inconsciente’ y tiene que ‘presentar su dimisión’”, dijo. “¿Qué opina?”, le cuestionó la prensa a Rivera. “No sé lo que dijo”, respondió.

Y ahí sigue, ¡vaya herejía!, igual que dos de los padres que ha apapachado: Marcial Maciel, referente de la pederastia clerical en el país, y Nicolás Aguilar Rivera, acusado de agredir sexualmente a 26 jóvenes de Los Ángeles, y al menos a 60 mexicanos; prófugo desde la década de los 90, cuando Rivera ya era arzobispo primado de México.

hijo

Manlio Fabio Velasco de Gortari

 

Por Alejandro Páez Varela

La Profecía dice que el 6 de junio de 2006 nació Manlio Fabio Velasco de Gortari, hijo de dos (o más) prominentes políticos mexicanos. Fue el día 6 del mes 6 del año 6 del nuevo siglo y hoy va a cumplir 10 años. Muchos tienen claro que es el nuevo Anticristo.

Engañará a los pueblos con un color verde que esconde el lodo; vestirá elegante y de copete pero en realidad vendrá de una vieja cepa del tiranosaurio rex del preclásico priista.

La Profecía dice que hablará a los pueblos con voz suave, sólo para esconder la podredumbre de su boca. Pero es él, dicen los textos más antiguos, quien consolidará la esperanza de un hombre que dirija por otros 90 años más los destinos de México.

El nacimiento de Manlio Velasco, hijo de Manlio Fabio Beltrones y Manuel Velasco, ha sido guardado como un gran secreto durante una década. Como fue pronosticado, los siguientes diez años vivirá borracho, escandalizando entre Acapulco y Valle de Bravo, con avioneta de alguna Secretaría de Estado y cubierto de champaña.

Luego, entre los veinte y los treintaidós recibirá las mejores instrucciones en las más caras academias del extranjero, de donde volverá para gobernar a la bola de indios y mestizos que se dicen indomables pero que se amansan con tragos de tequila, buenas dosis de televisión, y su torta y su Frutsi para cada jornada electoral.

PGR

La Procuraduría General de la República

 

Por Sandra Rodríguez

No se caracteriza por encontrar la verdad, aunque investigarla y darla a conocer sea el propósito de su existencia. Está rodeada de crímenes de todo tipo, entre ellos más de 154 mil asesinatos dolosos –miles cometidos con armas de calibres reservados para el Ejército Mexicano–, más de 26 mil personas víctimas de desaparición, cientos de miles más de desplazadas y todo un país ignorando la verdad sobre los perpetradores de la peor ola de criminalidad sufrida en el México en los últimos años.

La narrativa oficial que culpó a las víctimas de sus propias muertes, diseminada desde diferentes niveles de Gobierno, ha neutralizado la exigencia de que sean procesos judiciales verosímiles, y no shows televisivos, los que establezcan la identidad de los responsables y pruebas creíbles –no sólo confesiones– para que se les castigue.

Pero este trabajo, que toca a la Procuraduría General de la República –y a las 32 fiscalías locales–, ha quedado marginado; la violencia está casi totalmente impune.

donald-trump

Donald Trump

Por Shaila Rosagel

El aspirante a la Presidencia de Estados Unidos Donald Trump bien podría ser el anticristo que se contrapone a los “pobres de espíritu”, los “mansos” y los “pacifistas” de Jesucristo.

Contrario al Cristo crucificado y sangrante en la cruz por el perdón de los pecados que enseña la doctrina cristiana, Trump habla de construir muros a través de un discurso racista y fascista que enciende odio, rencor y rechazo hacia el prójimo entre sus seguidores.

Jesucristo, quién nació en el pesebre de un establo y habló a su pueblo en las bienaventuranzas: “Bienaventurados los pobres de espíritu, porque de ellos es el Reino de los cielos”, es opuesto al mensaje del magnate estadounidense. Donald Trump, de cuna millonaria, persigue a los bienaventurados (los pobres, humildes) y fomenta su persecución.

Si es Presidente de la nación más poderosa del mundo expulsará a los inmigrantes, sobre todo mexicanos. Los hará construir un muro en la frontera que separa a su país con México y en cuanto a otras naciones, “haría añicos” el acuerdo entre las grandes potencias e Irán y “controlaría de manera tan dura ese acuerdo que no tendrían chance”.

Apu-Nahasapeemapetilon

Apu Nahasapeemapetilon

 

Por Mónica Maristain

Si Apu Nahasapeemapetilon era capaz de disfrazar las salchichas en Los Simpson, hacerlas pasar como si de carne fueran cuando en realidad correspondían a su dilatada costumbre “vegana” de nutrirse, sólo él puede ser capaz de la herejía de recorrer los restaurantes de carnes, para “intervenir” en la mesa de los comensales y hacerlos sentir culpables por el bife que tienen en el plato.

A las muchas mentiras que los “comeapios” le adosan al consumo de carne (no es cierto, científicamente comprobado, de que la carne aumente el riesgo de enfermedades cardiovasculares y diabetes), se les escapa el “pequeño hecho” de que nuestra organismo está diseñado para comer carne y desde nuestra existencia no hemos dejado de hacerlo.

La carne natural (no procesada) posee gran cantidad de nutrientes necesarios para el cuerpo humano, tales como proteína de buena calidad, carnosina, creatina, etc. y muchos otros componentes que han significado el desarrollo mental y muscular de la especie.

Es decir, ha sido la proteína animal la que nos ha traído hasta aquí y, por lo pronto, en las distintas comunidades humanas no ha podido encontrarse un alimento de reemplazo.

Si un niño no come huevos, queso, todos los derivados de la carne, su crecimiento se ve seriamente comprometido.

Por lo pronto, hay una gran parte de la humanidad que no tiene acceso a la proteína animal, debido al hambre, que es una gran epidemia mundial y por la que realmente deberíamos preocuparnos.

Pensar que los que consumen carne son, además, herejes que están a favor de la crueldad animal y aprueban las prácticas de los mataderos, es ser como Apu Nahasapeemapetilon: un personaje de historieta que no sabe que Adolf Hitler era vegetariano.

 

Marcial-MacielMarcial Maciel

 EL lobo en ropa de oveja

 

Por Alejandra Padilla

I.       “Guárdense de los falsos profetas que vienen a ustedes en ropa de oveja, pero por dentro son lobos voraces” (Mateo 7:15). Marcial Maciel murió el 31 de             enero de 2008 a los 87 años, obligado desde 2006 a llevar una ‘vida reservada de oración y penitencia’, una vida de oveja. Ese disfraz, sin embargo, lo               conoció mucho tiempo antes.

II.      Jaime Alberto González y Rodríguez fue el nombre con el que Blanca Estela Lara conoció a Maciel cuando ella tenía 19 años y él, 56. Jaime Alberto fue              padre de los tres hijos de Blanca Estela. Jaime Alberto fue la oveja dentro de la cual se escondió el fundador de los Legionarios de Cristo y violó a sus                  propios hijos cuando tenían menos de 10 años. En la Iglesia, el pederasta ni se molestó en disfrazarse para abusar sexualmente de seminaristas durante            años.

III.    “Salieron de nosotros, pero no eran de nosotros; porque si hubiesen sido de nosotros, habrían permanecido con nosotros” (Juan 2:19). Desde 1948, el                Vaticano tenía pruebas de los abusos de Maciel, así como de sus adicciones. Ocho ex legionarios presentaron al menos 94 acusaciones, pero Juan Pablo            II lo mandó a México a orar; eso sí, alejado del ministerio. Vaya castigo. Marcial Maciel murió a los 87 años protegido por la Iglesia. Salió de ellos, era de ellos.

 

cocaCoca-Cola

 

Por Juan Luis García

El anticristo no estaría en aquellas cosas que revelan inmediata repulsión, sino en la dulce efervescencia. Cada sorbo podría ser un paso hacia lo inevitable para aquellas víctimas de lo placentero. Llegado el momento éstas tratarán de huir, cuando aún crean que es posible retener la salud, pero entonces, descubrirán el ingenio del anticristo que, de antemano, ha dejado una trampa en cada tienda, en cada puesto, en el refrigerador de la siguiente fiesta.

El año pasado una investigación del NYT reveló que Coca-Cola financió a una organización de promoción de la salud, para demeritar el impacto del azúcar en el organismo de las personas.

Aunque la transnacional aceptó transparentar a quienes apoya, las secuelas quedan. Hoy en México se estima un consumo promedio anual de 162 litros por persona, el cuarto país consumidor en el mundo. Y el investigador Dariush Mozaffarian calcula que 24 mil mexicanos mueren cada año por esta causa. Eso sería el 40 por ciento de lo que dejó la guerra contra el narco entre el 2006 y 2012.

El anticristo sonríe, la adicción es dinero.

 

Javier-Lozano-AlarcónJavier Lozano Alarcón

 

Por Daniela Barragán

Él no tiene siete cabezas ni diez cuernos. Tampoco patas de oso ni cuerpo de leopardo. A él se le puede ver en secretarías federales, por alguna de las cámaras o en Los Pinos, con un aspecto muy normal y relajado: Javier Lozano Alarcón —priista no oficial, panista convertido y pianista de formación—, se ha ganado ya un lugar especial en la historia reciente de la política mexicana.

¿A base de qué? Bueno, no se puede presumir algún logro obtenido gracias al voto de la población, ni siquiera de su natal Puebla, pero tanto presidentes como empresarios, lo han colocado en lugares estratégicos donde siempre les ha dado los mejores frutos.

Así, Lozano Alarcón puede ser el anticristo de diferentes causas: de la libertad de expresión, de los derechos laborales, de la democracia, de un ejercicio de la política libre de intereses. Donde él es colocado es una señal del fin de los tiempos.

Aunque Lozano está en la política desde la década de los 80, se lució como Secretario del Trabajo en el sexenio de Felipe Calderón. Casos como el de los trabajadores de Luz y Fuerza del Centro, los de Mexicana de Aviación y con varios sindicatos mineros, fueron un aviso del Apocalipsis que llegó en 2012: la reforma laboral. El fin de los derechos de los trabajadores mexicanos, hecha con el fin de hacer de México un país atractivo para empresarios, algunos de ellos, anticristos de otras causas.

Lozano reposa ahora en el Senado. Desde ahí ha legislado, defendido y promovido nuevas reglamentaciones en el campo de las telecomunicaciones, una de sus áreas consentidas y en la que ha dado buenos resultados a anticristos un tanto más poderosos que él, el buen aliado de muchos.

 

EjércitoEl Ejército que se movía como serpiente

 

Por Sergio Rincón

Hubo un Ejército de hombres valientes que aguantaron metralla y tormentas y el calor de la lava para salvaguardar a la población. Un Ejército de militares de honor que sabían pelear con puños, navaja y, sobre todo, con la mente.

Aquel Ejército conocía el arte de la guerra y atacaba y defendía como una serpiente: con fuerza y, más que cualquier otro don, con velocidad por delante y por detrás.

Pero un día le declaró la guerra a un enemigo, y aquel Ejército que se movía como una serpiente se mordió la cola y su propio veneno le llenó –en seis segundos y medio– todo el torrente sanguíneo.

Casi como una señal del cielo –o del infierno–, el Ejército sobrevivió a su propio ataque, aunque pasó meses en terapia. Recuperó su habilidad para pelear con navaja y a puño cerrado, pero nadie le pudo salvar la habilidad de luchar con la mente. Entonces volteó sus armas contra la población, se hizo de cierta amistad con sus antiguos enemigos, y comenzó el fin de los tiempos.