De acuerdo con Bloomberg, los bonos de Pemex con vencimiento en 2028, se han visto beneficiados por las promesas del Secretario de Hacienda, Carlos Urzúa, de un apoyo adicional a la empresa y ahora cotizan a su nivel más alto en casi cinco meses.

Ciudad de México, 13 de marzo (SinEmbargo).– Los bonos emitidos por Petróleos Mexicanos (Pemex) se han apreciado casi todos los días de este mes ante las expectativas de un apoyo económico que prepara el Gobierno federal, lo que ha llevado a Morgan Stanley a recomendar una compra.

De acuerdo con Bloomberg, los bonos de Pemex con vencimiento en 2028 se han visto beneficiados por las promesas del Secretario de Hacienda, Carlos Urzúa, de un apoyo adicional a la empresa y ahora cotizan a su nivel más alto en casi cinco meses.

“Morgan Stanley dice que las nuevas medidas para apoyar a Pemex están probablemente en curso y podrían provenir del fondo de estabilización de petróleo de 15 mil 500 millones de dólares de México. Esto mitigaría el impacto fiscal para el Gobierno y, al cubrir las necesidades de financiación de la compañía durante más de 12 meses, evitaría que tenga que recurrir a los mercados de deuda internacional en ese período”, señaló Bloomberg en una nota firmada por Aline Oyamada y Justin Villamil.

El medio cita un informe de los analistas Luis Arcentales, Simon Waever y Nikolaj Lippmann, de Morgan Stanley, que reprodujeron entre sus clientes:

“La medida de respaldo a Pemex, si se confirma, sería neutral desde el punto de vista del balance del sector público, ya que utilizaría activos del Gobierno federal para pagar la deuda en vencimiento de Pemex”.

Los analistas, sin embargo, reconocieron que es posible que una inyección de efectivo no resuelva los problemas fundamentales de Pemex.

“A pesar de las ganancias de este mes, los rendimientos de los bonos de Pemex siguen siendo obstinadamente altos, por lo que es potencialmente más costoso emitir deuda de nuevo. El productor de petróleo brasileño Petróleo Brasileiro, por el contrario, recurrió ayer a los mercados de deuda después de que sus costes de endeudamiento cayeran en los últimos 12 meses”, explicó el medio.

Pero no todos están convencidos de que sea el mejor momento para comprar deuda. “A menos que el apoyo sea significativo y a largo plazo, no creo que reduzca el riesgo de un alto rendimiento”, dijo a Bloomberg Shamaila Khan, directora de deuda de mercados emergentes de AllianceBernstein, en una entrevista desde Nueva York.

Los analistas de Morgan Stanley reconocieron que es posible que una inyección de efectivo no resuelva los problemas fundamentales de Pemex, entre ellos una disminución de la producción y las altas tasas de robo de combustible. No obstante, eliminaría los riesgos de caja a corto plazo y pondría fin al escepticismo sobre el compromiso del Gobierno de respaldar a la compañía, que contendría el riesgo de una baja en la calificación crediticia.

En enero, la calificadora Fitch  rebajó a Pemex al borde del grado especulativo o basura. Emitió una baja en las calificaciones predeterminadas de emisoras en moneda local y extranjera a largo plazo de Pemex de BBB+ a BBB-, la cual es la nota más baja posible dentro del grado de inversión. También bajó la calificación de largo plazo de la petrolera de “AA (mex)” de “AAA (mex)”.

En tanto, Standard & Poor’s rebajó la perspectiva de la estatal Comisión Federal de Electricidad (CFE) de estable a negativa, la misma que otorgó a Pemex y a la nota soberana de México.

Este miércoles, el Presidente Andrés Manuel López Obrador reiteró que el proyecto de la refinería en Dos Bocas, Tabasco, sí se realizará y se tiene designado 50 mil millones de pesos en el Presupuesto de 2019. Estará lista en tres años.

También aclaró que no hay ninguna confrontación con los funcionarios de la Secretaría de Hacienda, luego de que el martes, Arturo Herrera, Subsecretario de Hacienda, declaró al Financial Times que la refinería se retrasaría debido a los nuevos incentivos planeados para Petróleos Mexicanos, información que el Presidente negó.

Andrés Manuel López Obrador dijo este miércoles que no descarta que Petróleos Mexicanos pueda emitir algún instrumento en la Bolsa de Valores, como medida para fortalecer a la empresa ante su elevado nivel de endeudamiento.

“No descartamos otras opciones, otras alternativas como la posibilidad de que puedan haber bonos de participación de inversionistas en la bolsa”, comentó López Obrador este miércoles en su conferencia matutina, aunque destacó que las finanzas de la petrolera son sanas, por lo que “por primera vez en mucho tiempo” Pemex no solicitó crédito entrando a una nueva administración.

La Secretaría de Hacienda y Crédito Público anunció en febrero una inyección de capital para Pemex por 107,000 millones de pesos, después de que la empresa sufriera una rebaja de calificación por parte de la calificadora Fitch Ratings.

La semana pasada, el Secretario de Hacienda, Carlos Urzúa, dijo que “el nivel de endeudamiento de la petrolera debe ser atacado pues, tarde o temprano, va a dañar la calificación de deuda soberana del país”.