Aeroméxico y Delta anunciaron medidas para contener el impacto de la disminución de vuelos a Europa por el coronavirus. Mediante mensajes internos separados, las aerolíneas señalaron que restringirán su capacidad aérea y ofrecerán bajas voluntarias a sus trabajadores.

Ciudad de México, 13 de marzo (SinEmbargo).- Aeroméxico anunció la reducción de un 40 por ciento de su capacidad de vuelos internacionales, debido a la pandemia del coronavirus y el cierre de fronteras en varios países del mundo.

Mediante un comunicado, el director de la compañía, Andrés Conesa, señaló que el porcentaje de vuelos podría aumentar si más países declarar emergencia nacional.

“Esta reducción causará una contracción en el mercado doméstico que está siendo identificado. Esta cifra podría aumentar si continúa el cierre de fronteras y declaraciones de emergencia en otras naciones”, señaló.

A la par, dijo que el área de Recursos Humanos elabora un programa de permisos sin goce de sueldo voluntario, con el fin de no afectar el flujo de la empresa.

En este sentido, informó que reducirá en un 20 por ciento su sueldo; a la par de mantener conversaciones con las organizaciones sindicales para afectar lo menos posible a los trabajadores.

Conesa detalló que pondrán en marcha “distintas medidas de higiene adicionales, reforzando los niveles de sanitización para la flota, instalaciones para clientes y áreas de trabajo para nuestra gente“.

Otra medida que tomarán, añadió, es la suspensión de inversiones hasta nuevo aviso, con el fin de mantener los flujos de su caja.

Por otro lado, la aerolínea mexicana lanzó un sitio en el que detalla las medidas para los viajeros internacionales o nacionales, durante marzo.

Aeroméxico, apuntó, no cobrará cargos por cambio de fecha, siempre y cuando se respeta la ruta y cabina pagada, y permitirán el cambio de ruta sin cargo; sin embargo, dijo que en caso de existir una diferencia entre el boleto original y el nuevo, se deberá pagar una diferencia.

DELTA Y SUS MEDIDAS

La aerolínea estadounidense Delta anunció este viernes que va a recortar su capacidad un 40 por ciento en los próximos meses, la medida más drástica de su historia, cancelar sus vuelos a Europa durante los próximos 30 días, aparcar 300 aviones y ofrecer bajas no remuneradas a sus empleados para hacer frente a la baja demanda en el sector derivada del brote de coronavirus.

En una nota enviada a la plantilla por el consejero delegado, Ed Bastian, y recogida por los medios locales, Delta señala que su “demanda de viajes está cayendo a diario a un ritmo acelerado y generando un impacto sin precedentes en la facturación”, hasta el punto en que “hay más cancelaciones que nuevas reservas para el próximo mes”.

“La velocidad de la caída en la demanda es algo nunca visto, y hemos visto mucho en este negocio. Estamos actuando rápido para preservar la liquidez y proteger nuestra compañía. Y con la facturación bajando, debemos centrarnos en reducir los costes”, señala el máximo ejecutivo de Delta, que es la aerolínea con mayores ingresos del mundo.

Bastian enumera una serie de medidas comenzando por “una reducción de capacidad general durante los próximos meses del 40 por ciento, la reducción de capacidad más grande de la historia de Delta, incluyendo 2001”, cuando se produjeron los atentados terroristas del 11 de septiembre.

También ordena la “eliminación de vuelos a la Europa continental durante los próximos 30 días, algo que se podría extender” y no se aplica a Londres, donde la aerolínea “mantiene el servicio”, y la paralización de 300 aviones porque la reducción de capacidad exige una “flota sustancialmente más pequeña”.

Asimismo, ofrece a sus empleados “bajas voluntarias no pagadas a corto plazo” y anuncia que se van a congelar las contrataciones, a la vez que reduce “sustancialmente el uso de asesores e intermediarios”.

-Con información de EFE.