Author image

Óscar de la Borbolla

13/03/2023 - 12:03 am

No seas payaso

No me interesa criticar esta época, ni la que viví en la infancia, sino aprovechar el ejemplo para entender cómo es que somos seres históricos.

“Hoy, el mundo ha dejado de ser terso y amable y ante la más insignificante inconveniencia surge el reclamo (…)”. Foto: Óscar de la Borbolla

Existen muchos enunciados que conforman la cosmovisión de nuestro tiempo, una serie de verdades encapsuladas en frases que repetimos o escuchamos cotidianamente y que nos parecen verdaderas. Algunos ejemplos son: “La democracia es la mejor forma de Gobierno aunque las democracias que hoy existen son muy imperfectas”, “las circunstancias condicionan la vida de los individuos, aunque no son determinantes”, “los seres humanos son históricos”… El repertorio es vastísimo. Son frases, me atrevo a decirlo, que todos repetimos como pericos y rara vez nos detenemos a pensar lo que realmente significan.

Hoy quisiera detenerme en una cuya elucidación puede ayudarnos a entender mejor lo que está ocurriendo en nuestros días: “Los seres humanos son históricos”. Esta afirmación que arranca de la filosofía de Hegel no se refiere a la característica superficial de que seamos los únicos animales que tenemos historia —los demás repiten a lo largo del tiempo las prácticas que afianzaron su supervivencia como especie—, sino a algo más profundo: al hecho que historizamos el mundo, pero, una vez más, no por el simple hecho de que lo cambiemos, sino porque cambian nuestras maneras de apreciarlo, de percibirlo, de verlo…

Unos ejemplos pueden darle tangibilidad al oscuro verbo “historizar”: todo el mundo sabe que Van Gogh y Gauguin no fueron apreciados en su época y que hoy, en cambio, cualquiera de sus obras alcanzan precios superiores a los 100 millones de dólares. Sin embargo, no nos detenemos a entender este cambio, pues lo que ha ocurrido es que los contemporáneos de estos pintores al ver sus obras veían unos monos mal delineados y además con un colorido estridente que atentaba contra el buen gusto de la época (recuerdo la carta de un marchante regañando a Gauguin por pintar de color naranja a un crucificado). Lo que veían los contemporáneos eran pinturas malas. Esas pinturas hoy las vemos como cuadros maravillosos, hemos aprendido a semi cerrar los ojos para filtrar la luz y que lo que parecen simples manchones se vuelvan el contorno de figuras; nuestras pupilas se han educado y vemos en Van Gogh al pintor que pinta el viento, un viento que dobla los trigales, y a Gauguin como uno de los precursores del fauvismo. Hoy sus pinturas nos parecen magníficas.

Pondré otro ejemplo que quizás nos sacude más hoy: cuando yo era niño había una frase que cimentaba al sentido común de entonces: “no seas payaso”. Esa frase me la decía mi madre cuando me rehusaba a comer la sopa porque estaba caliente: No seas payaso. Sóplale. Me la decían mis compañeros en la primaria cuando, en el recreo, pasaban corriendo y me empujaban haciendo me caer: No seas payaso. Levántate. Me la decían todas las personas y yo no sólo deje de ser payaso, sino que veía un mundo amable, terso y solo cuando las cosas se pasaban de la raya, entonces sí, no era cuestión de no ser payaso sino de defenderme, de  reclamar, de exigir una reparación.

Hoy, el mundo ha dejado de ser terso y amable y ante la más insignificante inconveniencia surge el reclamo, la idea que hemos sufrido un atentado al respeto que nos merecemos como personas. No me interesa criticar esta época, ni la que viví en la infancia, sino aprovechar el ejemplo para entender cómo es que somos seres históricos. Porque así como los contemporáneos de Van Gogh y Gauguin veían en sus obras cuadros muy malos que ahora se han vuelto celebérrimos, así lo que antes era visto y vivido como una payasada hoy es motivo de respuestas muy serias que involucran un cambio de mentalidad, un cambio no sólo en la mirada sino en el mundo. Esto es lo que implica que seamos seres históricos.

Twitter 

@oscardelaborbol

Óscar de la Borbolla
Escritor y filósofo, es originario de la Ciudad de México, aunque, como dijo el poeta Fargue: ha soñado tanto, ha soñado tanto que ya no es de aquí. Entre sus libros destacan: Las vocales malditas, Filosofía para inconformes, La libertad de ser distinto, El futuro no será de nadie, La rebeldía de pensar, Instrucciones para destruir la realidad, La vida de un muerto, Asalto al infierno, Nada es para tanto y Todo está permitido. Ha sido profesor de Ontología en la FES Acatlán por décadas y, eventualmente, se le puede ver en programas culturales de televisión en los que arma divertidas polémicas. Su frase emblemática es: "Los locos no somos lo morboso, solo somos lo no ortodoxo... Los locos somos otro cosmos."
en Sinembargo al Aire

Opinión

Opinión en video

más leídas

más leídas