Ciudad de México, 13 de abril (SinEmbargo).- La historia del primer beisbolista de color que irrumpió en un deporte tradicionalmente “para blancos” vio hoy la luz pública, luego de que el filme biográfico de Jackie Robinson se estrenó ayer en Estados Unidos.

La película es titulada “42”, porque fue el número que utilizó una de las leyendas americanas del deporte, y que pese a ser salón de la fama, batear para .311 en sus 10 campañas, y lograr 197 robos de bases, su legado va más allá de las cifras.

Una prueba de ello se dará el próximo lunes en que todos los uniformes portarán el No. 42 en la espalda, ese que inmortalizó Robinson y que Grandes Ligas impidió que alguien lo pida usar a partir de 1997, por lo que a la fecha solo Mariano Rivera queda con ese “privilegio”

Justo el 15 de abril de 1947 fue el día del debut de Robinson en la “gran carpa”, por lo que la cinta se estrenó cerca a la fecha en honor a un años más su aparición en la liga de beisbol más popular del planeta. Misma fecha en que Estados Unidos le dedica el “día de Jackie Robinson”.

La cinta recrea el caso del beisbolista afroamericano cuyos dotes de juego le abrieron hueco entre los prejuicios, ya que aun cuando era capaz de resguardar la primera, segunda o tercera colchoneta y su velocidad era inigualable, había hasta compañeros de equipo contrariados por su presencia.

La historia se desarrolla a mediados de la década de 1940, cuando el ejecutivo de Dodgers de Brooklyn, Branch Rickey (interpretado por Harrison Ford) se enfrentó a los prejuicios de su época al contratar a Jackie Robinson (Chadwick Boseman).

Esto sin importarle que el equipo hasta ese momento había negado completamente la entrada a cualquier jugador que no fuera blanco, de modo que ambos tuvieron que enfrentarse de manera pacífica y profesional contra el racismo que imperaba en Grandes Ligas.

“Héroes como Jackie Robinson deben ser atesorados para preservar esta historia. Jackie tuvo un impacto en la vidad de cualquier miembro de la comunidad a través de su valentía dentro y fuera del campo. Debemos proteger ese legado para que las generaciones aprendan de él y lo aprecien”, dijo Jumaane Williams, político del consejo de Nueva York.

El film cuenta además con el respaldo sanguíneo de Robinson, pues su hija Sharon dijo que la película hace un buen trabajo en destacar la resistencia y prejuicios que enfrentó su padre, lo cual también permite discutir sobre la falta de oportunidades equitativas.

Uno de los miles que habló maravillas del infield fue el ex pelotero, Manny Mota, que dijo: “muy agradecido de Jackie Robinson porque en realidad abrió las puertas para todos los latinoamericanos, los afroamericanos. Tuvo mucho coraje y valor, por eso felicitamos a un hombre que batalló tanto e hizo que sucedieran muchas cosas”.

Desafortunadamente en los portales de cines como Cinepolis, Cinemark, y Cinemex no hay información sobre cuándo llegará la película a salas aztecas, inclusive tampoco se precisa si llegará en algún momento del año.