El trabajador cuenta que se le “rompió el corazón al tener que escuchar a un paciente moribundo usar sus últimas palabras para preocuparse por las finanzas de la asistencia médica”.

Ciudad de México, 13 de abril (RT).- Derrick Smith, un enfermero anestesista que trabaja en un hospital de Nueva York, compartió una publicación en Facebook en la que detalla los últimos momentos de vida de un paciente con COVID-19.

“¿Quién va a pagar por esto? Unas últimas palabras que nunca olvidaré. La respuesta que mi paciente jadeó (entre respiraciones agitadas) a mí y a mi equipo, después de que le explicáramos que necesitaba ser intubado y conectado a un ventilador”, escribió el profesional médico, de 33 años.

Los enfermos que se ven gravemente afectados por el coronavirus requieren de intubación, que consiste en insertar un tubo a través de la boca y las vías respiratorias para que el paciente pueda recibir aire de un ventilador que le ayude a respirar.

“Luego llamamos a su esposa para que hablara con ella porque probablemente era su última oportunidad, ya que muchos pacientes no se recuperan una vez que se les colocan los tubos”, agregó Smith.

De acuerdo con el enfermero, esta situación es, de lejos, la peor que ha vivido en sus 12 años de carrera proporcionando cuidados críticos.

“Se te rompe el corazón al tener que escuchar a un paciente moribundo usar sus últimas palabras para preocuparse por las finanzas de la asistencia médica. Este país es verdaderamente un Estado fallido, y es tan repugnante ser testigo de primera mano, más flagrantemente que nunca”, lamentó Smith.

En una entrevista con Business Insider, el enfermero volvió a criticar los fallos de la atención médica en EE.UU., arremetiendo directamente contra el presidente Donald Trump quien, según él, no hizo lo suficiente para equipar adecuadamente al personal médico con equipos de protección personal.

ESTE CONTENIDO ES PUBLICADO POR SINEMBARGO CON AUTORIZACIÓN EXPRESA DE RT. VER ORIGINAL AQUÍ. PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN.