Los casi cuatro años que van de la administración de Enrique Peña Nieto, han sido turbulentos para el sector energético mexicano. Tanto Petróleos Mexicanos como la Comisión Federal de Electricidad han atravesado por reformas, crisis financieras y escándalos de presunta corrupción. En este escenario, el acceso a la información pública puede no encontrarse en su mejor momento y no porque no haya una regulación en torno a la transparencia en materia energética, sino porque en la práctica las ahora Empresas Productivas del Estado no cumplen con lo que se prometió en la Reforma Energética de 2012: el derecho de máxima publicidad de los contratos que signan.

Por Alejandra Padilla, Linaloe R. Flores y Daniela Barragán

TRANSPARENCIA700

QUINTA PARTE | Ver aquí PRIMERA PARTE | Ver aquí SEGUNDA PARTE | Ver aquí TERCERA PARTE | Ver aquí CUARTA PARTE

Ciudad de México, 13 de mayo (SinEmbargo).– “Se debe garantizar a los mexicanos el adecuado acceso a la información sobre la administración del patrimonio energético nacional”, dijo Enrique Peña Nieto el pasado 12 de agosto de 2013, día en que presentó la Reforma Energética, que tiempo después sería aprobada en el Congreso. La transparencia fue considerada uno de los “objetivos fundamentales” y se propuso “garantizar estándares internacionales de eficiencia, transparencia y rendición de cuentas”.

Desde aquella fecha al día de hoy, los retos para ambas empresas han aumentado. Después de los cambios constitucionales a los que su reglamentación fue sometida, vino para ambas una severa crisis financiera y un escándalo de presunta corrupción donde se vieron involucradas las más altas esferas de dichas empresas.

Desde mayo de 2015, varias conversaciones telefónicas fueron divulgadas en la Internet. En esas llamadas se escuchaba a directivos de la constructora Obrascón Huarte Lain (OHL), negociar algunos estatutos de los contratos que la administración del Estado de México les había otorgado. El escándalo se desató y después llegó a nivel federal, con un audio que relacionó directamente a Gerardo Ruiz Esparza, titular de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT). En el del 28 de julio de 2015 se escucharon, por primera vez, los nombres de Emilio Lozoya Austin, entonces director general de Pemex y de Enrique Ochoa Reza, director general de la CFE.

A casi un año de ese episodio, poco se habla al respecto. Se anunciaron auditorías, hubo despidos, renuncias y conferencias de prensa en la que se desmintieron los audios. El tema de OHL se convirtió en uno de los más escabrosos de la actual administración.

Del ejercicio que realizó SinEmbargo para conocer los alcances federales y estatales de la empresa de origen español, a través de ingresar solicitudes de información a todas las secretarías y a la mayoría de los estados, se obtuvieron respuestas que se oponen a los principios de transparencia en materia energética que fueron establecidos por esta administración.

Dos casos: la cuota de 171 mil 522 pesos para conocer un contrato de Pemex con OHL Industrial y la clasificación como “confidencial” de otro contrato que la CFE sostuvo, también, con OHL Industrial.

Con base en los resultados, analistas consultados coincidieron en que se trata de actos que desincentivan a los ciudadanos que se propongan conocer la relación empresarial de Pemex y la CFE con esas empresas, aunque tampoco sorprendió que ocultaran información que las pondría en el “ojo público”.

“No es de sorprender la negativa del Gobierno federal a compartir información que las ponga en el ojo público o, mejor dicho, que refleje que la manera de hacer negocios en México no es en muchos casos en base a las capacidades de la empresa, si no a las relaciones cultivadas entre empresarios e individuos clave en el gobierno”, comentó Adrián Duhalt, director Académico del Departamento de Negocios Internacionales de la UDLAP e investigador asociado al Centro México de la Universidad de Rice.

Foto: Cuartoscuro

El Gobierno federal, dicen analistas, siguen decidiendo hacer negocios no en base en las capacidades de las empresas, sino en las relaciones que tienen con ellas. Foto: Cuartoscuro

COBRAR POR INFORMACIÓN PÚBLICA

De acuerdo con Aroa de la Fuente, investigadora del Centro de Análisis e Investigación Fundar, la información que se solicitó, según la Ley General de Transparencia y Acceso a la Información Pública (LGTAIP), es pública.

Dicha Ley sí contempla la reserva de información energética por motivos de seguridad nacional, pero las solicitudes que fueron ingresadas vía Infomex, se ampararon en el Artículo 70 de la LGTAIP, que señala que los sujetos obligados pondrán a disposición al público las transparentes las concesiones, contratos, convenios, permisos, licencias o autorizaciones otorgados, especificando los títulos de aquéllos, debiendo publicarse su objeto, nombre o razón social del titular, vigencia, tipo, términos, condiciones, monto y modificaciones, así como si el procedimiento involucra el aprovechamiento de bienes, servicios y/o recursos públicos.

“Hay ocasiones en que en el documento se tacha alguna información por preservar la seguridad nacional o datos personales, pero los sujetos obligados tienen que entregar una versión pública. La justificación de porqué dieron el proyecto a OHL queda asentado en el fallo de la licitación y es un documento que existe. Pemex debe entregarlo quitando mapas o lo que deban quitar y lo mismo ocurre con el contrato, que es un documento público. Una cosa es que quites información que debas quitar, pero eso no significa que niegues el documento. Se pedía el monto y eso es público”, comentó de la Fuente.

La LGTAIP establece en su Artículo 17 que el ejercicio del derecho a la información es gratuito y sólo podrá requerirse el cobro correspondiente a la modalidad de reproducción y entrega solicitada. En la Ley vigente se prevalece el principio de máxima publicidad, de acuerdo con lo establecido en la Constitución y los tratados internacionales.

Al respecto, Duhalt dijo que desde la discusión de la Reforma Energética, se subrayaban los avances que se harían en cuanto a la transparencia en el sector, “hoy nos damos cuenta de que ese principio no aplica en todos los casos. Mientras sí hay procedimientos en donde los ciudadanos podemos tener acceso a información relevante, como las licitaciones de la Ronda 1, es claro que no se emplea cuando se trata de temas sensibles como la relación de OHL con las hoy empresas productivas del estado”.

En la respuesta de Pemex, donde se solicita el cobro de los 171 mil pesos, no viene ni un atisbo del contrato al que refieren. De la Fuente comentó que Pemex debió haber respondido con el nombre del proyecto, por lo menos, y no sólo haber solicitado el pago, ya que Pemex tiene una base de datos en donde se encuentra también la información que niega.

“¿Por qué negar eso por solicitud de información? Se hace pagar tanto dinero y es una información que está en la página web y Pemex tiene la obligación de decirme que está ahí”, sostuvo De la Fuente.

Al realizar una búsqueda en el Portal de Obligaciones de Transparencia (POT) se encontraron tres contratos: Pemex Refinación otorgó a Hidrógeno Cadereyta, Sapi de CV, OHL Industrial, OHL Industrial México, Ecoalire España, KT-Kinetics Technology SPA y Construcciones Industriales Tapia, el Desarrollo de la ingeniería y terminación del gasoducto de gas natural de alta presión de la refinería de Cadereyta, mediante una Licitación Pública Internacional Presencial Abierta.

El monto del contrato, que inició en julio de 2013, es de 927 millones 676 mil 159 pesos.

Al consorcio integrado por Refinería Madero tamaulipas, OHL Industrial, IHL Industrial México, Senermex Ingeniería y Sistemas S.A. de C.V. y Sener Ingeniería y Sistemas S.A., se le adjudicó mediante una Licitación Pública Internacional Abierta Presencial, el desarrollo de la ingeniería y la puesta en operación de un turbogenerador de gas en la refinería Francisco I. Madero de Ciudad Madero, Tamaulipas. El monto del contrato, emitido por Pemex Refinación en abril de 2013, fue de mil 016 millones 881 mil 118 pesos.

Pemex Refinación otorgó en Licitación Pública Nacional Presencial, la construcción de la estación de rebombeo intermedia para el poliducto de Salamanca, Guadalajara, al consorcio integrado por Estación Rebombeo Degollado, OHL Industrial, IEPI México, Ecolaire España y Construcciones Industriales Tapia. El monto del contrato fue por 453 millones 870 mil pesos. Le fue otorgado el 11 de diciembre de 2013.

Tan sólo en nueve meses del año 2013, OHL recibió de Pemex Refinación 2 mil 398 millones 427 mil 277 pesos por esos tres contratos.

“En un país que presume avances democráticos, reservar información de esta naturaleza manda una señal errónea a las demás empresas (mexicanas y extranjeras) y habla mucho de la discrecionalidad que aún persiste en ciertos procedimientos en el sector energético”, consideró Duhalt.

En el caso del contrato de OHL y la CFE para el diseño, ingeniería, fabricación y suministro de equipos y materiales, y la construcción e instalación de las pruebas de la Central localizada en Empalme, Sonora, la información medular está clasificada como confidencial. Bajo el amparo de la Ley de Obras Públicas y la Ley Federal de Transparencia y Acceso a la Información Pública Gubernamental, la CFE recurre al derecho de los particulares, en este caso de las empresas del consorcio, a reservarla información relacionada con hechos y actos de carácter económico, “que pudiera ser útil para un competidor por ejemplo: la relativa a detalles sobre el manejo del negocio del titular […] información que pudiera afectar sus negociaciones […] o anexos que contienen la estrategia económica, financiera, comercial y técnica de los participantes”.

Esta información confidencial no está sujeta a plazos de vencimiento y “tendrá ese carácter de manera indefinida”. Derivado de esto, en 23 anexos, hay información íntegra de la que no hay versión pública y viceversa, la información que no está completa, es pública.

En materia energética, según la LGTAIP, se deberá garantizar la máxima transparencia de la información relacionada con los contratos, asignaciones, permisos, alianzas, sociedades y demás actos que el Estado suscriba u otorgue a particulares, empresas productivas del Estado, subsidiarias y filiales o que se celebren entre ellos en materia de las actividades de planeación y control del sistema eléctrico nacional; del servicio público de transmisión y distribución de energía eléctrica; de exploración y extracción de hidrocarburos, a través de mecanismos que garanticen su difusión y la consulta pública, por lo que deberán incluir, cuando menos, las bases, reglas, ingresos, costos, límites de costos, contraprestaciones, contribuciones y pagos realizados y de los procedimientos que se lleven a cabo para tal efecto.

Ronda_Cero-Reforma_Energe769tica-9

Emilio Lozoya Asutin, ex director general de Petróleos Mexicanos. Foto: Cuartoscuro

LA NEGOCIACIÓN EN EL SÓTANO

La relación de Lozoya Austin con la compañía española y la cercanía con el Presidente Enrique Peña Nieto es conocida. Antes de ocupar su puesto en Pemex formó parte del Consejo de Administración de OHL.

En 2012, Lozoya Austin desempeñó el papel de Coordinador de Vinculación Internacional de la campaña del entonces candidato Peña Nieto, cuando él aún era consejero de OHL.

En los audios difundidos, en el del 28 de julio, se escucha a José Andrés de Oteyza, quien fuera Director Ejecutivo de OHL México hasta el pasado 26 de abril, ofrecer hospedaje en el hotel Mayakobá ubicado en Riviera Maya y que es propiedad de OHL. Estas invitaciones, presumen los directivos, les abrirán las puertas a más contratos.

En otra llamada, De Oteyza responde a una voz identificada como Emilio Lozoya:

–Yo estoy en el edificio de la CFE, aquí en Reforma. Me dicen que en el piso 16 está Enrique Ochoa, pero me dijo Pablo [Wallentin] que yo te esperara aquí, en la puerta del edificio –dice De Oteyza.

–Ahí te veo. Yo llego en menos, en cinco, seis minutos –Lozoya.

–Entonces te espero. Aquí está la entrada del edificio y una entrada como a un sótano.

–Perfecto, ahí te espero. Ahí espérame por favor. Paso por ti y ya entramos al sótano juntos.

En el audio del 26 de noviembre de 2015, se escucha una conversación de José Andrés de Oteyza y Jesús Campos, director técnico de OHL.

Según el video, la conversación se dio el 31 de marzo, el día en que la CFE emitió el fallo de la licitación de la Central de Clico Combinado Empalme I, que ganó OHL Industrial.

Oteyza comentó a Campos sobre un “arreglo” con Lozoya Austin y Ochoa Reza.

“Esto lo arreglé yo en gran medida el jueves en la noche con [Emilio] Lozoya, y el viernes hablé directamente con [Enrique] Ochoa. Directamente porque me lo arregló Emilio […] O sea le pedí a Emilio, se lo expliqué, Emilio habló y luego hablé yo directamente con Ochoa. Entonces ya sabía yo que estaba… bueno hasta el último siempre se puede caer, […] se puede caer, pero teníamos una gran, pero una enorme posibilidad de ganar […] sino, nos mata Iberdrola. Iberdrola en este terreno es un competidor muy peligroso”, se escucha decir a Oteyza.

Oteyza afirma en la charla que el presidente de Pemex “a mí de veras no sabes cómo me quiere y qué buena relación tenemos. Pero me echó una mano brutal con el otro [Enrique Ochoa, de la CFE] y el otro también estuvo particularmente caballeroso y bien, eh”.

José Andrés de Oteyza: ¿Jesús?

Jesús Campos: ¡Ganamos, tú ya sabías!

JO: Gracias.

JC: Tú ya sabías. Me cae de madre que tú ya sabías. Perdón…

JO: Ja, ja, ja.

JO: Gracias, muchas gracias. Oye, es un contratazo a madres.

JC: Lo sé, sí.

JO: Oye, hablé yo con Enrique Ochoa el viernes. Estábamos ahí en… te dije que fueras ahí y no llegaste. No sé por qué. Ahí a lo de…

JC: Sí, sí me dijiste. Por eso te digo que desde el viernes tú ya sabías y lo hiciste todo el pinche fin de semana. ¡Ja, jodiendo!

[…]

JO: Pero claro, hombre. A ver, esto lo arreglé yo en gran medida el jueves en la noche con [Emilio] Lozoya [de Pemex] y el viernes hablé directamente con [Enrique] Ochoa [de la CFE]. Directamente porque me lo arregló Emilio…

JC: No bueno, a él. O sea, tú se lo platicaste a él y luego lo arreglaste tú.

JO: Por eso, o sea le pedí a Emilio, se lo expliqué, Emilio habló y luego hablé yo directamente con Ochoa. Entonces ya sabía yo que estaba… bueno hasta el último minuto siempre se puede caer, se puede caer, pero teníamos una gran, pero una enorme posibilidad de ganar […] sino, nos mata Iberdrola. Iberdrola en este terreno es un competidor muy peligroso. El presidente de Iberdrola, que se llama [José Ignacio] Sánchez Galán, es un tipo tremendo y ahora traen de representante a Herminio Blanco…

JC: Puta, nada menos, nada menos.

JO: Entonces, el conjunto de todo eso lo hacía un enemigo muy peligroso… pero bueno, la oferta que prepararon esta vez estaba bien hecha, eh.

JC: Muy bien hecha, José Andrés, pero te lo dije, que el día que fui yo a hacerle la S… de la CFE… dijeron ‘este tema ya no es técnico’.

JO: ¿Te dijeron?

JC: Sí, sí. Y eso cuando a mí me dijeron eso lo entendí perfecto. Ya no era técnico, era lo mismo…

JO: Pues sí. Claro, por eso, por eso, pero lo peleamos muy bien. Pero estos de Industrial yo creo que no lo ven, creen que se lo ganaron solitos. Son muy primitivos.

JC: Ya aprenderán.

MULTI-PROMOS-OHL_01MULTI-PROMOS-OHL_02MULTI-PROMOS-OHL_03MULTI-PROMOS-OHL_04