Jerome Powell, presidente de la Fed en Estados Unidos, señaló en una conferencia que si bien la respuesta económica por parte del Gobierno federal a la pandemia había sido “apropiadamente contundente”, es posible que haga falta “hacer más”.

Algunos analistas señalaron que la Bolsa de EU mostraba una desconexión con la economía real: millones de empleos destruidos y datos macroeconómicos negativos.

Nueva York, 13 de mayo (EFE).- Wall Street cerró este miércoles con pérdidas y su principal indicador, el Dow Jones de Industriales, bajó un 2.17 por ciento en reacción a las perspectivas de una recuperación lenta divulgadas este miércoles por la Reserva Federal (Fed), mientras EU reabre gradualmente su economía con el temor a un nuevo rebrote de coronavirus.

Al término de las operaciones en la Bolsa de Nueva York, el Dow Jones recortó 516.81 puntos, situándose en 23 mil 247.97 enteros y lastrado por grandes corporativas como American Express (-6.12), Walgreens (-5.38), Exxon Mobil (-4.96) o Raytheon (-4.53 por ciento).

El selectivo S&P 500 retrocedió un 1.75 por ciento o 50.12 puntos, hasta 2 mil 820 enteros, y el índice compuesto del mercado Nasdaq, que aglutina a las tecnológicas más importantes, descendió un 1.55 por ciento o 139.38 puntos, hasta 8 mil 863.17 enteros.

Por sectores, las mayores pérdidas fueron para el energético (-4.39), el financiero (-3.01), el industrial (-2.57) y el de los materiales básicos (-2.18).

El parqué neoyorquino reaccionó a las “altamente inciertas” perspectivas económicas del presidente de la Fed, Jerome Powell, que hoy consideró que la recuperación de la crisis provocada por el COVID-19 requerirá tiempo y quizá nuevas medidas extraordinarias de reactivación, aunque descartó tipos de interés negativos, como reclama el Presidente Donald Trump.

El mercado enlazó así su tercer día consecutivo de pesimismo, tras escuchar ayer al principal epidemiólogo del Gobierno de EU, Anthony Fauci, advirtiendo ante el Senado de que una reapertura demasiado rápida del país puede provocar nuevos contagios y muertes “evitables”, precisamente cuando varios estados comienzan a retomar su normalidad.

Algunos analistas estaban señalando cómo la Bolsa de EU no hacía más que subir desde la fuerte caída de mitad de marzo y su desconexión con la economía real, con millones de empleos destruidos y datos macroeconómicos negativos pero a la vez alzas en los principales índices, hasta el punto en que el Nasdaq registraba ganancias para 2020.

En ese sentido, los operadores apostaron por las ventas después de que el millonario inversor David Tepper dijera en el canal CNBC que Wall Street está “sobrevalorado” y el único precedente que recordaba era la burbuja tecnológica de 1999, y otro gurú, Stanley Druckenmiller, criticara que la compensación por el riesgo de las acciones era “la peor” que ha visto.

Trump se pronunció más tarde en Twitter contra los “tipos ricos que hablan negativamente del mercado” y recordó que hay gente “apostando contra” la bolsa y “ganando mucho dinero si cae”.

En el plano corporativo, destacaron los descensos de General Electric (-3.50 por ciento) hasta mínimos no vistos en tres décadas, en medio de la preocupación por el sector aeroespacial, y Tesla (-2.28 por ciento), que ha reanudado su producción en California contraviniendo a las autoridades y ahora plantea la reapertura de otra planta en Nevada.

En otros mercados, el petróleo de Texas bajó hoy un 1.9 por ciento, hasta 25.29 dólares el barril, arrastrado por el mercado bursátil pese al buen recibimiento de los recortes adicionales de producción anunciados por Arabia Saudí y otros países de la OPEP, y el compromiso de Riad y Moscú de apoyar la estabilidad de los precios tras tensiones recientes.

Por otra parte, en medio de la venta de acciones, los inversores acudieron a activos seguros y el oro subió a mil 722.10 dólares la onza; el rendimiento del bono del tesoro a 10 años bajó al 0.651 por ciento y el dólar ganó terreno frente al euro, con un cambio de 1.0816.