Son cuatro colores: rojo, naranja, amarillo y verde. Y sólo las entidades en verde podrán volver a las clases. Pero una cosa es clara: aún en la fase de mayor libertad, habrá restricciones y se deberán tomar medidas para evitar un rebrote de contagio del SARS-CoV-2, que provoca la enfermedad de COVID-19.

Ciudad de México, 13 de mayo (SinEmbargo).– El Gobierno de México, a través de los distintos secretarios (Educación, Economía, Trabajo) presentó esta mañana los detalles del semáforo que regulará el regreso del país a la nueva normalidad. Cada Gobernador y la Jefa de Gobierno será responsable de aplicar las medidas que serán dictadas desde la federación.

Son 4 colores: rojo, naranja, amarillo y verde. Y sólo las entidades en verde podrán volver a las clases. Pero una cosa es clara: aún en la fase de mayor libertad, habrá restricciones y se deberán tomar medidas para evitar un rebrote de contagio del SARS-CoV-2, que provoca la enfermedad de COVID-19.

“Hoy les presentamos las medidas, lo que sigue para mitigar la epidemia de COVID-19. Este es un plan progresivo para el reinicio de actividades sociales, económicas, escolares, bajo los principios siempre de claridad, seguridad y certidumbre. Se privilegiará la salud y la vida”, dijo Jorge Alcocer Varela, titular de la Secretaría de Salud (Ssa).

Graciela Márquez Colín, Secretaría de Economía, explicó que el semáforo “tiene cinco categorías: medidas de salud pública y trabajo; las actividades laborales; las actividades del espacio público, tanto abierto como cerrado; las actividades de las personas vulnerables y las actividades educativas”.

“Veamos las medidas de salud pública y trabajo para cuando el semáforo esté en rojo, por eso es un regreso a la ‘nueva normalidad’, porque vamos a saber todo el tiempo que debemos seguir cuidándonos. Todavía no hay vacuna, todavía no hay medicamento para la atención de la COVID-19”, subrayó.

Durante la conferencia matutina del Presidente Andrés Manuel López Obrador, la funcionaria destacó que las medidas sanitarias se mantendrán en todos los colores del semáforo, con la finalidad de evitar la propagación del virus.

Graciela Márquez Colín, Secretaría de Economía, en Palacio Nacional.

Graciela Márquez Colín, Secretaría de Economía, en Palacio Nacional. Foto: Gobierno de México

“Cuando el semáforo esté en rojo, sólo se permitirán las actividades laborales esenciales que son las que ya hemos dado a conocer, pero además vamos a agregar otros tres sectores: la minería, la construcción y la fabricación de transporte”, indicó.

Frente a los medios de comunicación, Márquez Colín expuso que en el naranja aumentan las actividades que pueden desarrollarse, acompañadas siempre las medidas de salud pública. En términos de las actividades laborales, pueden trabajar las esenciales y las no esenciales, pero éstas a un nivel reducido.

“Y en el espacio público operará el espacio público abierto, pero también de manera reducida. El naranja es moverse un poquito de la situación en rojo. Nos vamos abriendo y las personas vulnerables podrán incorporarse a las actividades laborales, pero con máximo cuidado. Para ello tendremos protocolos donde se tendrá que saber si podemos acortar su jornada de trabajo. Tenemos que cuidar a las personas vulnerables, que son quienes tienen enfermedades crónicas y los adultos mayores”, agregó.

Asimismo, la Secretaria de Economía señaló que en el semáforo de color amarillo de nuevo se amplían las actividades que se pueden hacer con el cuidado de las medidas de salud pública. Respecto al ámbito laboral, podrán operar todas las actividades esenciales y no esenciales sin restricción

“En el espacio público abierto habrá restricciones menores para el espacio abierto y mayores para el espacio público cerrado, me refiero a templos religiosos, cines, teatros. Van a tener que operar de manera reducida. Y el cuidado de las personas vulnerables va a ser un cuidado medio”, añadió.

Por último, sostuvo que cuando el semáforo esté en verde, se abre cada uno de los cuadros y no hay restricciones. “Se siguen las medidas de salud, operan actividades esenciales y no esenciales, el espacio público en lugares abiertos y cerrados opera plenamente, el cuidado de personas vulnerables es un cuidado de control. Finalmente y muy importante, en el semáforo en verde se reactivan las actividades escolares”, afirmó.

Graciela Márquez, Secretaria de Economía.

La Secretaria de Economía señaló que en el semáforo de color amarillo de nuevo se amplían las actividades que se pueden hacer con el cuidado de las medidas de salud pública. Foto: Gobierno de México

“La Secretaría de Salud anunciará semanalmente qué estado está en qué color. Una vez que sepamos el color de nuestro estado, vamos al semáforo y sabremos qué sí y qué no”, concluyó.

“Hemos venido elaborando una serie de lineamientos de lineamientos, de guías, para todos los centros de trabajo”, explicó Luisa María Alcalde, Secretaria del Trabajo y Previsión Social. Dijo que el propósito es que cada una de las empresas implementen su propio plan de regreso en la medida en que las regiones tomen la “nueva normalidad”.

Luisa María Alcalde Luján, Secretaria del Trabajo y Previsión Social.

Luisa María Alcalde Luján, Secretaria del Trabajo y Previsión Social. Foto: Gobierno de México

Destacó que el regreso a las actividades laborales iniciará con el color naranja, que significará una reactivación con plantilla de empleados reducida; en el amarillo y el verde podrán ir ampliándose el número de personas laborando.

La Secretaría del Trabajo anunció la presentación de un plan de turismo para que pueda retomar la actividad de forma paulatina el sector que se ha visto fuertemente afectado por la COVID-19.

“Como ya explicó la Secretaria Graciela Márquez, no vamos a regresar a clases hasta que sea seguro para nuestras niñas y niños y la comunidad escolar y esto nos lo indica la autoridad sanitaria. Sólo abriremos con semáforo verde”, reiteró Esteban Moctezuma, titular de la Secretaría de Educación Pública (SEP).

Mientras que Hugo López-Gatell, ​​​​​​​Subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, pidió “tener presente también que en una pandemia se toman siempre decisiones en un contexto de incertidumbre. Es una enfermedad emergente, es una enfermedad que afectó a todo el mundo. Nada está escrito como reglas fijas”.

“Todos los países del mundo enfrentamos el riesgo de que pudiera haber una reemergencia y por lo tanto la conciencia de que esto tiene que ser como lo señaló la Secretaria Márquez, organizado, cauteloso y bien cuidado”, aseveró.

En su oportunidad, el Presidente recordó que este plan para el regreso a la nueva normalidad es de aplicación voluntaria, ya que si hay alguna autoridad que de acuerdo con “las características propias de cada región, de cada estado, decide que no va a acatar este plan, no habrá controversia. No vamos a pelearnos. No vamos a dividirnos. No vamos a apostar a la separación”.

El Presidente de México en su conferencia de prensa matutina.

El Presidente de México en su conferencia de prensa matutina. Foto: Gobierno de México

“No van a aplicarse medidas coercitivas. Nada por la fuerza, todo por la razón y el derecho. Este plan es de aplicación voluntaria. Primero confiando en la responsabilidad de la gente y también garantizando las libertades”, apuntó.

De este modo, el país reabrirá su industria automotriz, minera y de la construcción el próximo 18 de mayo y a partir del 1 de junio comenzará un levantamiento gradual de las medidas para mitigar la COVID-19, según la situación sanitaria de cada estado.

CPM Plan Nueva Normalidad, 13may20

El 18 de mayo se incluirá la construcción, la minería y la fabricación de equipo de transporte dentro de las actividades económicas esenciales, algo que pedía la industria mexicana desde hace semanas para mantener las cadenas de exportación con Estados Unidos.

Ese mismo día, los 269 municipios mexicanos que no han registrado casos del coronavirus SARS-CoV-2 y que son vecinos de municipios sin contagios podrán retomar sus actividades escolares, laborales y el espacio público.

Pero el grueso del plan de reapertura del país comenzará el 1 de junio, cuando se activará un semáforo de cuatro niveles que cada semana determinará el grado de reapertura económica y social en cada uno de los 32 estados que conforman el país.

México cerró en abril y mayo las actividades económicas no esenciales, si bien no concretó sanciones para las empresas que abran, y exhortó a la población a quedarse en casa, si bien la cuarentena no es obligatoria para no afectar a los millones de personas que viven del comercio informal.

MÉXICO ALISTA LA REANUDACIÓN DE ACTIVIDADES

México reanudará actividades el 1 de junio con un levantamiento progresivo de las medidas de contención por la COVID-19, aprobadas este martes por el Consejo de Salubridad General, la máxima autoridad sanitaria del país.

CPM CSG Plan de Apertura, 13may20

En su tercera reunión de la sesión permanente celebrada este martes, el Consejo aprobó cuatro acuerdos para levantar las medidas en actividades económicas, educativas, laborales y de salud a ser aplicadas en diversas regiones del territorio de México.

El levantamiento progresivo de las medidas prevé como primer acuerdo la incorporación a la lista de actividades esenciales de la construcción, la minería y la fabricación de equipo de transporte, señalo el Consejo en un comunicado.

La máxima autoridad sanitaria acordó también liberar de restricciones las actividades escolares y laborales en los municipios sin contagios que limiten con otros que igualmente estén libres de casos del coronavirus.

Asimismo, el Consejo determinó que todas las empresas y en todos los establecimientos se aplicarán medidas sanitarias de manera obligatoria en su entorno laboral las cuales serán emitidas por las Secretarías de Salud, de Trabajo, el IMSS, indicó el Consejo de Salubridad General.

El cuarto acuerdo de Consejo establece que la Secretaría de Salud definirá un semáforo semanal para cada estado del país a partir del 1 de junio.

Estos colores permitirán la realización de “ciertas actividades económicas, educativas y sociales con niveles de intensidad específicos”, añadió el Consejo.

México comenzó el pasado 23 de marzo las medidas de combate al coronavirus con el confinamiento de las personas en sus viviendas y restricciones a las actividades económicas consideradas como no esenciales, además de suspender las clases escolares en todos los niveles.

MÉXICO SUMA 3 MIL 926 MUERTES POR COVID-19

Las autoridades sanitarias de México reportaron este martes 353 muertes por la COVID-19 para llegar a 3 mil 926 fallecimientos y 38 mil 324 contagios, mil 997 más que el día anterior.

Los 353 decesos en las últimas 24 horas son la cifra más alta de muertes desde que inició la pandemia en este país, el 28 de febrero.

“La epidemia sigue manteniendo la tendencia ascendente, sobre todo cuando vemos si son confirmados y sospechosos que esperan un resultado de laboratorio”, dijo José Luis Alomía, director de Epidemiología, en la presentación del reporte técnico diario.

Alomía explicó que la carga acumulada de casos confirmados desde el inicio de la pandemia se incrementó en las última jornada en mil 997 contagios, “estuvimos cerca de los 2 mil “, apostilló.

Los casos acumulados, 38 mil 324, presentaron un aumento del 5.5 por ciento en comparación con los 36 mil 327 contagios que se reportaron en el informe técnico del lunes, comentó el epidemiólogo mexicano.

La epidemia activa de la COVID-19 en el país está representada este martes por 8 mil 817 personas infectadas que desarrollaron síntomas en los últimos 14 días, lo que supuso un aumento de 529 contagios más que el día anterior.

La mayor concentración de casos activos se presenta en la Ciudad de México (2 mil 170) y el Estado de México (mil 176), para un total conjunto de 3 mil 346 de los 8 mil 817 que se tienen en todo el país.

La cifra de muertos se elevó en 353 el último día para llevar el la cifra acumulada desde los 3 mil 573 del lunes a los 3 mil 926 de este martes. Además hay 277 decesos sospechosos que están a la espera de resultados de laboratorio.

Las autoridades de Salud informaron de 22 mil 980 casos sospechosos a la espera de que el laboratorio confirme o descarte su contagio del coronavirus, además de 80 mil 900 pacientes que han dado negativo en sus pruebas y un universo total de 142 mil 204 personas estudiadas.

La disponibilidad de camas para pacientes con COVID-19 que requieren ser ingresados llegó este martes a 15 mil 128 en 695 hospitales, de las cuales 7 mil 716 se encuentran ocupadas, una tasa del 51 por ciento del total, explicó el experto.

De las camas con ventilador para pacientes que necesitan ser intubados, se encuentran ocupadas el 26 por ciento a nivel nacional, aunque por entidades, la Ciudad de México tiene una ocupación del 56 por ciento, añadió Alomía.

México se encuentra actualmente en la fase de contagios masivos en la cual los casos se cuentan por miles y desde el 23 de marzo se mantienen medias de mitigación para combatir la pandemia que estarán vigentes hasta el próximo 31 de mayo.

-Con información de EFE