El Gobierno ruso ha decidido levantar el confinamiento de seis semanas y ordenar a los trabajadores el retorno a sus actividades, ante la mala situación en la que se encuentra la economía nacional.

Ginebra, 13 de mayo (EFE).- El número de personas infectadas por el nuevo coronavirus en el mundo asciende a 4.17 millones, de los que 84 mil 290 casos corresponden a las últimas veinticuatro horas, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Las muertes por la COVID-19 se elevan a 287 mil 399, con cuatro mil 278 fallecidos en la última jornada.

El recuento de hoy confirma que el nuevo foco de la pandemia se ha trasladado al continente americano, que ha sobrepasado a Europa en número de infecciones.

Rusia ha pasado a ser el segundo país del mundo más afectado por el coronavirus, con más de 242 mil casos, según el organismo multilateral.

A pesar de ello, el Gobierno ruso ha decidido levantar el confinamiento de seis semanas y ordenar a los trabajadores el retorno a sus actividades, ante la mala situación en la que se encuentra la economía nacional.

Brasil ya está muy cerca de superar a Alemania, con lo que pasaría al sexto lugar entre los países con más casos de coronavirus, aunque ya lo sobrepasó en número de decesos.

Mientras Alemania ha tenido hasta ahora siete mil 634 fallecidos por la COVID-19, Brasil ya registra más de 11 mil 500.

LA COVID-19 PODRÍA CONVERTIRSE EN VIRUS ENDÉMICO

El nuevo coronavirus, causante de la enfermedad COVID-19, puede convertirse en un virus endémico y, por tanto, “no irse nunca”, dijo hoy el director de Emergencias Sanitarias en la Organización Mundial de la Salud (OMS), Mike Ryan.

Cuando han pasado al menos cinco meses desde que el patógeno empezó a circular entre humanos -lo que se cree ocurrió en China- y muchos se preguntan cuándo darán resultados convincentes los esfuerzos internacionales para contenerlo, el alto responsable reconoció que el coronavirus puede quedarse, como tantos otros virus, como el del sarampión o el VIH.

“Puede convertirse en otro virus endémico en nuestras comunidades y estos virus pueden no irse nunca”, declaró Ryan en una rueda de prensa virtual.

Igualmente dijo que es muy difícil proyectar cuánto tiempo circulará de la forma en que lo hace ahora, sobre todo porque los estudios que se están haciendo en varios países revelan que el porcentaje de la población infectada es relativamente bajo.