El órgano a cargo de Alejandro Díaz de León Carrillo resaltó que la conducción de la política monetaria dependerá de la evolución de los factores que inciden en la inflación, en sus trayectorias previstas en el horizonte de pronóstico y en sus expectativas.

–Información en desarrollo

Ciudad de México, 13 de mayo (SinEmbargo).– La Junta de Gobierno del Banco de México (Banxico) mantuvo sin cambios el objetivo para la tasa de interés interbancaria en 4 por ciento y anunció que estará atento a la inflación para su próxima actualización.

El Banxico resaltó que desde la última decisión de política monetaria, el peso mexicano se apreció ligeramente y las tasas de interés presentaron aumentos en sus plazos más cortos y ajustes acotados en el resto.

“Si bien la recuperación económica se desaceleró en el primer trimestre, se prevé un mayor crecimiento para el año, con un balance de riesgos más equilibrado. No obstante, se anticipan amplias condiciones de holgura para la economía en su conjunto, con marcadas diferencias entre sectores”, señaló en un comunicado.

La institución apuntó que ante un “entorno altamente incierto”, los riesgos para la inflación, la actividad económica y los mercados financieros plantean retos importantes para la política monetaria.

Entre los riesgos al alza para la inflación señaló las presiones externas, las presiones de costos o reasignaciones de gasto, la persistencia en la inflación subyacente y la depreciación cambiaria.

“Ante los choques recientes que han afectado a la inflación es necesario que el ajuste de precios relativos sea ordenado y se eviten afectaciones en la formación de precios y las expectativas de inflación”, agregó el órgano a cargo de Alejandro Díaz de León Carrillo.

El órgano afirmó que en adelante, la conducción de la política monetaria dependerá de la evolución de los factores que inciden en la inflación, en sus trayectorias previstas en el horizonte de pronóstico y en sus expectativas.

“La Junta de Gobierno tomará las acciones necesarias con base en la información adicional, a fin de que la tasa de referencia sea congruente con la convergencia ordenada y sostenida de la inflación general a la meta de 3 por ciento en el plazo en el que opera la política monetaria”, señaló.

Con la decisión de este jueves, la tasa de referencia se mantiene en su nivel más bajo desde mediados de 2016.

Antes del estallido de la COVID-19 en el país, en marzo de 2020, los tipos de interés estaban en el 7 por ciento.

El PIB mexicano se contrajo un 8.2 por ciento en 2020, su peor desplome desde la Gran Depresión de 1932 y se estima un repunte para 2021 de cerca del 5 por ciento.

El próximo anuncio de política monetaria del Banco de México está programado para el jueves 24 de junio.

–Con información de EFE