La vida de la valiente Wicca

13/06/2021 - 12:00 am
Wicca vivió una vida larga, se salvó de ir al matadero cuando tenía aproximadamente 7 meses de edad. Foto: Santuario Libres al Fin

A Wicca la conocí en agosto del 2012, reportaron a protección civil un cerdo que saltó del camión que la llevaba al matadero en el centro de Monterrey, al saltar se lastimó una pata trasera y fue alcanzada por un auto por lo que no podía caminar, nos enteramos de su caso y sin tener la menor idea de animales de “granja” acudimos en su ayuda.

Se nos brindó la custodia legal de Wicca y la tuvimos en un hogar temporal en un rancho por un tiempo, Wicca fue la causante de que iniciara el Santuario Libres al fin, ya que no existía ningún lugar donde pudieran vivir tranquilos animales como ella que desafiaron su destino de ser enviados al matadero.

Rescate de Wicca. Foto: Santuario Libres al Fin

Los cerdos son animales sociales por naturaleza y poco después de Wicca rescatamos a Teo, quien fue su mejor amigo, Teo era un caso diferente a Wicca, a él lo encontraron deambulando en una carretera, y a diferencia de Wicca, él no fue sometido a los horrores de las granjas industriales ya que no tenía las orejas y la cola cortadas y sí tenía dientes; fueron los mejores amigos, Teo aguantaba que Wicca le quitara la comida y eran muy protectores el uno con el otro. Era muy chistoso que cuando les servíamos de comer, Teo se llevaba en el hocico lo que más podía antes de que Wicca llegara a robarle, sus días transcurrieron siendo muy amados y consentidos, a Wicca en particular le encantaba comer tomates y frutas, descansaban las tardes en sus pozos de lodo y, como en Monterrey hace mucho calor en verano, en las tardes siempre los bañábamos para bajarles la temperatura.

Wicca y Teo. Foto: Santuario Libres al Fin

Teo falleció en el 2018 de cáncer de piel, desgraciadamente estos animales son modificados genéticamente y no tienen ninguna protección contra los rayos de sol, un cerdo criado en granja industrial nunca en su vida verá la luz; Wicca resintió mucho la muerte de Teo. Tiempo después llegó Petunia, una cerdita que saltó de una camioneta siendo una beba aún, Wicca la adoptó inmediatamente y siempre la protegía al igual que a Teo y se hicieron también buenas amigas.

Wicca y Petunia. Foto: Santuario Libres al Fin

Wicca vivió una vida larga, se salvó de ir al matadero cuando tenía aproximadamente 7 meses de edad y estuvo con nosotros nueve años, nueve años en los cuales se convirtió en parte de nuestra familia y una inspiración para luchar día a día para cambiar el futuro de más animales. Wicca falleció recientemente y nos dejó con un gran dolor y una gran ausencia, aún no podemos concebir el santuario sin su presencia y es duro visitar su refugio y no verla ahí, Wicca inspiró a muchísimas personas a ser mejores, a nosotros nos dio una misión de rescatar y cuidar animales víctimas de explotación y a muchísima gente la inspiró a ser más compasiva, a no comer animales, a ayudar a algún animal desprotegido, demasiadas personas nos han escrito recientemente para contarnos recuerdos bellos de Wicca y cómo los hizo cambiar.

Nos sentimos muy afortunados de habernos cruzado en su camino y siempre le estaremos agradecidos por ser un ser tan hermoso y noble. El Santuario Libres al Fin inició por ella y continuará para seguir salvando y protegiendo a sus habitantes.

Hasta pronto Wicca, dejaste un gran vacío en nuestro corazón, estamos seguros de que en algún lugar estás de nuevo con Teo robándole sus tomates y descansando juntos en su charco de lodo.

Wicca y Teo con Luz. Foto: Santuario Libres al Fin

Redes sociales Santuario Libres al Fin.
Facebook: https://www.facebook.com/SantuarioLibresAlFin
Instagram: @SantuarioLAF