Morelia (México), 13 jul (EFE).- Indígenas purépechas del estado de Michoacán reforzaron la vigilancia del municipio autónomo de Cherán, tras asegurar hoy que fueron “burlados” por la Policía Estatal después del homicidio de dos de sus compañeros a manos de presuntos sicarios.

Un portavoz de la comunidad purépecha, principal etnia en Michoacán, dijo a Efe que los habitantes del municipio indígena, ubicado al norte del estado, iniciaron esta noche una reunión en el centro de Cherán para definir las acciones de su Movimiento de Resistencia.

Una comisión representativa de la etnia acudirá este sábado a la capital del país para exigir al Gobierno del presidente Felipe Calderón que investigue los homicidios de los indígenas Urbano Macías y Guadalupe Jerónimo.

Ambos desaparecieron el pasado domingo y dos días después fueron encontrados asesinados a balazos.

Grupos de purépechas salieron hoy de su comunidad y se dirigieron a la zona boscosa y rural del municipio, donde descubrieron que no existe presencia policial ni militar, pese a que el gobernador Fausto Vallejo Figueroa aseguró que cien policías vigilaban el lugar.

Esto motivó que unos mil indígenas se apoderaran durante horas de las casetas de cobro “San Ángel Zurumucapio” y Zirahuén” de la autopista Siglo XXI, carretera que une Morelia, capital del estado, con el Pacífico.

Los purépechas denuncian que desde el 2008 son 14 los indígenas que han sido asesinados a balazos por presuntos taladores ilegales de su bosque, apoyados por sicarios del narcotráfico.

Desde ese año y hasta la fecha, los purépechas han reportado la desaparición forzada de otros ocho indígenas, por lo que advirtieron próximas manifestaciones en la Ciudad de México y en Morelia.

Ante la falta de patrullas de la fuerza pública, los cheranenses establecieron un cuerpo de seguridad comunal, integrado por jóvenes que con armas de fuego cuidan desde el 2008 los tres accesos a su municipio.

Desde el 15 de abril del 2008, Cherán desconoció a los Gobiernos municipal, estatal y federal, al considerar que no eran apoyados en su lucha contra la tala del bosque, por lo que impusieron un autogobierno regido por sus leyes de “usos y costumbres”.

Este municipio también se opuso a la elección federal del pasado primero de julio, y en noviembre de 2011 se negaron a participar en un proceso electoral estatal.

En una entrevista con el periódico Reforma, el gobernador de Michoacán, Fausto Vallejo, exigió al Gobierno federal que destine más apoyo a la zona, tanto en efectivos militares y policiales como en programas de desarrollo social que impidan que los grupos del crimen organizado sigan dominando esta zona de la sierra michoacana.

“En Cherán necesitamos más soldados, más Policía estatal y federal, y también se requiere llevarles desarrollo y llevarles fuentes de empleo, para que la delincuencia organizada no abuse de las necesidades de las comunidades y las lance a una de las disputas precisamente de esa zona, que es el clandestinaje de la tala”, dijo.

Según explicó Vallejo, aunque hay presencia permanente tanto del Ejército como de la Policía Federal, la orografía de la sierra impide una adecuada vigilancia.

El gobernador sostuvo que las condiciones económicas del Gobierno de Michoacán le impiden enfrentar esa situación, por lo que es urgente el respaldo del Gobierno federal.

Habitantes de Cherán toman autopista Siglo XXI; reclaman justicia tras asesinatos