El Presidente de Estados Unidos, Donald Trump, concluyó su gira en Inglaterra con un encuentro privado con la reina Isabel II, la Monarca y el Presidente tomaron el té en el Castillo de Windsor, posteriormente el estadounidense se dirigió a la ciudad escocesa de Glasgow, donde jugará golf.

Londres, 13 de julio (EFE).- El Presidente de Estados Unidos, Donald Trump, llegó al Castillo de Windsor, a 40 kilómetros de Londres, para tomar el té con la Reina Isabel II de Inglaterra, el último acto de su visita oficial al Reino Unido.

Trump es el undécimo Presidente de Estados Unidos con el que se reúne Isabel II en el transcurso de su largo reinado, que comenzó en 1952.

El Presidente de Estados Unidos, que esta mañana se entrevistó con la Primera Ministra británica, Theresa May, con la que limó asperezas tras la polémica entrevista publicada hoy en el diario The Sun, llegó a Windsor acompañado por su mujer, Melania.

Trump acudió junto con su esposa a tomar el té con la reina Isabel II, en lo que fue el último acto de su gira en Inglatera. Foto: Twitter vía @RoyalFamily

Isabel II les recibió en el patio interior de la residencia real, ubicada en el condado de Berkshire.

Posteriormente, una compañía de la Guardia Real, rindió honores de ordenanza y se interpretó el himno de EU, tras lo cual ambos Jefes de Estado pasaron revista a las tropas.

Concluida esta ceremonia, Isabel II invitó al matrimonio Trump a tomar el té en el Castillo, en lo que será el último acto oficial del Presidente estadounidense, quien después se trasladará a la ciudad escocesa de Glasgow para pasar el fin de semana, ya en visita privada.

Y DESPUÉS A JUGAR
El Presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y su mujer, Melania, han abandonado el Castillo de Windsor, tras tomar el té con la Reina Isabel II, para poner rumbo a la ciudad escocesa de Glasgow, donde culminarán su visita al Reino Unido de manera privada y está previsto que jueguen al golf.

El mandatario estadounidense dio por zanjada su agenda oficial en su primera visita al Reino Unido con un encuentro con Isabel II, de 92 años, en el que compartieron una taza del tradicional té inglés y presenciaron un desfile militar.

Previamente, Trump se había reunido en Chequers (sureste inglés) con la Primera Ministra británica, Theresa May, un encuentro del que dieron cuenta luego en una rueda de prensan conjunta.

Ambos mostraron una buena sintonía y May aseguró que Trump ha accedido a “perseguir un ambicioso acuerdo comercial” una vez se materialice el “brexit” (la retirada del Reino Unido de la Unión Europea), el 29 de marzo de 2019.

Trump, por su parte, calificó a la “Premier” como una mujer “excelente” y le pidió disculpas por la entrevista que hoy publicó el diario The Sun en la que criticó su política de salida de la Unión Europea.

Anoche, May ofreció una cena de gala en honor a su invitado en la que estuvieron acompañados por más de un centenar de empresarios británicos de todos los sectores.

Tras cumplir con sus compromisos políticos, Trump llegará hoy vía aérea al aeropuerto Prestwick de Glasgow para pasar el fin de semana jugando al golf en el campo de Turnberry, el mismo en el que lo hizo Dwight D.Eisenhower en 1959.