Bautizado “vochito”, pasó a ser el “carro del pueblo” de los mexicanos, fabricado por los mexicanos. El último de los 5,961 vehículos de la Edición Final será exhibido en un museo, tras unas ceremonias del 10 de julio en Puebla para marcar el fin de una era.

El vehículo nació como un proyecto pensado para darle prestigio al régimen nazi que nunca se hizo realidad y fue el auto de los contestatarios estadounidenses de la década de 1960 tan reconocible como una botella de Coca-Cola.

FRANCFORT, Alemania, 13 de julio (AP).- Volkswagen está poniendo fin a la producción de su última versión del emblemático “Escarabajo” en una planta de Puebla, México. Es el fin del camino para un vehículo que ha simbolizado muchas cosas en las ocho décadas transcurridas desde 1938.

El vehículo nació como un proyecto pensado para darle prestigio al régimen nazi que nunca se hizo realidad. Luego fue símbolo del renacimiento económico de la Alemania de posguerra y de la creciente prosperidad de la clase media. Ejemplo de globalización, vendido y reconocido en todo el mundo. El auto de los contestatarios estadounidenses de la década de 1960. El vehículo, por sobre todo, sigue teniendo un diseño único, tan reconocible como una botella de Coca-Cola.

En esta foto de archivo del 27 de abril de 1966, trabajadores de Volkswagen salen en sus Escarabajos de la planta en Wolfsburg, Alemania. Foto: AP Foto, archivo.

El diseño original -un auto con una silueta redondeada que podía sentar a cuatro o cinco personas, con un parabrisas casi vertical y un motor en la parte trasera- se remonta a los tiempos del ingeniero austríaco Ferdinand Porsche, contratado para hacer realidad el proyecto de Adolf Hitler de fabricar un “auto del pueblo”, accesible al gran público, como el Modelo T de Ford en Estados Unidos.

El 26 de mayo de 1938, el dictador de la Alemania nazi Adolfo Hitler habla en la inauguración de la planta Volkswagen en Fallersleben, Alemania. Foto: AP Foto, archivo.

Algunos aspectos del auto se asemejan al Tatra T97 fabricado en Checoslovaquia en 1937 y a bosquejos del ingeniero húngaro Bela Barenyi publicados en 1934. La producción masiva de lo que se llamó el KdF-Wagen, la sigla de la organización laboral nazi bajo cuyo auspicio iba a ser vendido, se suspendió debido a la Segunda Guerra Mundial. En lugar de fabricar vehículos, la nueva y gigantesca fábrica de las afueras de Hanover empezó a producir transportes militares, usando trabajadores de toda Europa que vivían en condiciones miserables.

Después de la guerra fue un fabricante de autos para civiles bajo la supervisión de las autoridades de ocupación británicas. La fábrica fue entregada en 1949 al gobierno alemán y al estado de Baja Sajonia, que sigue siendo propietario de parte de la firma. En 1955 salió a la venta el millonésimo Escarabajo, fabricado ahora en Wolsburgo.

Decenas autos Volkswagen que participan en un festival anual del “Club de Escarabajos” en Yakum, en el centro de Israel. Foto del 21 de abril del 2017. Foto: AP Photo, Oded Balilty, archivo.

Estados Unidos fue el mercado extranjero más grande de Volkswagen. En 1968 se vendieron 563,522 autos, un 40 por ciento de la producción. Una publicidad anticonvencional, divertida, de la agencia Doyle Dane Bernbach alentaba a la gente a “pensar en pequeño”.

“A diferencia de lo que ocurrió en Alemania Occidental, donde su precio bajo, su calidad y su durabilidad personificaron la nueva normalidad de la posguerra, en Estados Unidos las características del Escarabajo le dieron un aire altamente anticonvencional en un mercado dominado por el tamaño y la espectacularidad”, señaló Bernhard Rieger en su libro “El auto del pueblo” del 2013.

Obreros mexicanos trabajan en la planta de ensamblaje del Escarabajo de Volkswagen en Puebla, a 105 kilómeetros de la Ciudad de México, el 21 de julio del 2003. Foto: AP Photo, José Luis Magaña, archivo.

La producción en Wolfsburgo se interrumpió en 1978, al ganar popularidad modelos como el Golf. Pero el Escarabajo no estaba acabado. La producción pasó a México desde 1967 hasta el 2003. Bautizado “vochito”, pasó a ser el “carro del pueblo” de los mexicanos, fabricado por los mexicanos.

El nuevo Escarabajo, una versión retro totalmente nueva construida sobre un chasis de Golf modificado, revivió en cierta medida el aura simpática, anticonvencional del auto en 1998 bajo la guía de Ferdinand Piech, nieto de Ferdinand Porsche. En el 2012 su diseño se hizo más elegante. El último de los 5,961 vehículos de la Edición Final será exhibido en un museo, tras unas ceremonias del 10 de julio en Puebla para marcar el fin de una era.