Un nuevo estudio proporciona una imagen detallada de Dilophosaurus, un dinosaurio que en el famoso film se representa escupiendo veneno, algo que un nuevo estudio desmiente.

Ciudad de México, 13 de julio (RT).- En la película Jurassic Park de 1993, uno de los dinosaurios que aparece —el Dilophosaurus wetherilli— caza al informático Dennis Nedry, interpretado por el actor Wayne Knight. En el film la bestia, de tamaño algo mayor que el actor, lo ciega escupiéndole veneno a la cara.

Sin embargo, el reciente estudio de los fósiles de este dinosaurio que han llevado a cabo los paleontólogos Adam D. Marsh y Timothy B. Rowe y publicado este julio en Journal of Paleontology, ha demostrado que el Dilophosaurus de la película no tenía nada que ver con el dinosaurio que vivió hace 183 millones de años.

Lejos del pequeño dinosaurio similar a un lagarto de las películas, el Dilophosaurus real fue de los animales terrestres más grandes de su tiempo, alcanzaba hasta seis metros de largo y tenía mucho en común con las aves modernas. Además, no tenía nada de veneno.

Es prácticamente el dinosaurio más conocido de forma errónea, dijo el autor principal del estudio, Adam Marsh, según la página web de la Universidad de Texas. “Hasta este estudio, nadie sabía cómo era el Dilophosaurus o cómo evolucionó”.

Para responder a esas preguntas Marsh realizó un análisis de los cinco especímenes de Dilophosaurus más completos obtenidos por la Escuela de Geociencias Jackson de Universidad de Texas.

Las primeras descripciones caracterizan al dinosaurio con una cresta frágil y mandíbulas débiles, una descripción que influyó en la representación de Dilophosaurus en el libro y película Jurassic Park como un dinosaurio esbelto que cazaba a sus presas con veneno.

Las mandíbulas muestran signos de servir como soporte para músculos poderosos. Foto: Brian Engh, The Saint George Dinosaur Discovery Site

Sin embargo el estudio de Marsh demostró lo contrario. Las mandíbulas muestran signos de servir como soporte para músculos poderosos. También descubrió que algunos huesos estaban moteados con bolsas de aire, lo que habría ayudado a reforzar el esqueleto, incluida su cresta doble. Sin embargo, el Dilophosaurus no podía volar.

“Son como una envoltura de burbujas: el hueso está protegido y fortalecido”, explicó Marsh.

Estas “bolsas de aire” no son exclusivas de los Dilophosaurus. Las aves modernas las tienen y los dinosaurios de mayor tamaño también tenían huesos llenos de aire. En ambos casos, estos huecos aligeran la carga, lo que ayudó a los grandes dinosaurios a manejar sus voluminosos cuerpos, y a las aves a volar.

Las representaciones de libros y películas llegaron en un momento en que Dilophosaurus ya había sido descrito como un animal más grande. “Lo cual está bien, porque es ficción, después de todo”, señaló Marsh citado por The Indian Express.

El científico explicó que ello significa que las bolsas de aire surgieron en animales anteriores a las aves y estas las heredaron de un ancestro común que también comparten con dinosaurios carnívoros. “Creo que la mayoría de los dinosaurios probablemente se parecían más a las aves que a los lagartos fisiológicamente”, dijo.

ESTE CONTENIDO ES PUBLICADO POR SINEMBARGO CON AUTORIZACIÓN EXPRESA DE RT. VER ORIGINAL AQUÍ. PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN.