La elección de director general se lleva a cabo tradicionalmente por consenso de los países miembros, y los estatutos indican que sólo excepcionalmente debe recurrirse a una votación para el cargo, con un mandato de cuatro años y una posible renovación a cuatro más.

Ciudad de México, 13 de julio (SinEmbargo/EFE).- La Secretaría de Economía planteó a China la importancia de su apoyo para lograr la designación de Jesús Seade al frente de la Organización Mundial de Comercio (OMC).

Durante la octava reunión del Grupo de Trabajo de Alto Nivel la Subsecretaria de Comercio Exterior de la Secretaría de Economía, Luz María de la Mora expresó a la delegación encabezada por Viceministro de Negociaciones Comerciales Internacionales del Ministerio de Comercio de China, Wang Shouwen, las fortalezas de los candidatos de ambos países para ocupar un lugar en el Acuerdo Arbitral Multi-partes de la OMC.

“Ambas delegaciones manifestaron la conveniencia de cooperar para buscar equilibrar el intercambio comercial bilateral, para lo cual acordaron establecer un mecanismo de monitoreo trimestral para conocer y solucionar los obstáculos que las empresas mexicanas experimentan en su acceso a ese mercado”, expresó la dependencia en un comunicado.

La dirección de la OMC se presenta como un puesto complicado, teniendo en cuenta la crisis interna que vive por las tensiones China-Estados Unidos, el sombrío panorama pos-COVID o el hecho de que Washington haya bloqueado el funcionamiento de su Órgano de Apelación, el principal organismo para dirimir disputas comerciales.

La grave crisis, apuntan los observadores, ha sido uno de los factores que precipitaron la salida de Azevedo un año antes de que terminara su mandato, si bien él adujo “razones personales”.

El proceso de relevo en la dirección general de la OMC suele durar unos nueve meses en el seno del organismo, pero en la actual coyuntura de crisis interna y externa sus miembros esperan reducirlo a tres.

Se espera que tras Azevedo, quien deja su cargo el próximo 31 de agosto, en la OMC se opte por escoger un director general de una economía desarrollada, y en ese sentido Fox partiría con cierta ventaja respecto a los restantes (tres de África, dos de Asia, uno de Latinoamérica y otro de Europa Oriental).

SEADE ENTRE LOS FAVORITOS

El primero en presentar su candidatura, hace ahora un mes, fue el mexicano Jesús Seade, probablemente el aspirante con mayor conocimiento y experiencia en la OMC, organización para la que ha trabajado durante décadas.

Seade fue de hecho uno de los padres de este organismo nacido hace 25 años, pues participó en las negociaciones para reconvertir el Acuerdo General sobre Aranceles Aduaneros y Comercio (GATT por sus siglas en inglés) en la OMC, y ejerció como uno de sus primeros subdirectores generales.

También es visto como el candidato preferido por EU, ya que fue el jefe negociador para su país en el Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (conocido como el “Nafta 2.0”), que según muchos observadores benefició especialmente a Washington.

Seade subrayó en una reciente entrevista con Efe que la OMC se encuentra en un momento de “crisis total”, por los conflictos comerciales entre EU y China y la falta de progresos en negociaciones multilaterales.

Ante ello es necesario poner al frente “a alguien de experiencia, con una fuerte personalidad en negociaciones y capacidades conocidas en la resolución de conflictos y desacuerdos comerciales”, aseguró.

¿LA HORA DE ÁFRICA?

Muchos analistas coinciden en que “es el momento de África” en la OMC, organismo que nunca ha sido dirigido por alguien de ese continente, aunque la presencia de tres candidatos podría dividirles en la búsqueda de apoyos.

Se trata de la nigeriana Ngozi Okonjo-Iweala, el egipcio Abdel-Hamid Mamdouh y la keniana Amina Mohamed.

“Quizá hubiera sido mejor un candidato del continente”, reconoció en una reciente rueda de prensa el aspirante egipcio, quien reveló que la Unión Africana había negociado en los últimos meses presentar un solo aspirante de consenso, pero Nigeria había roto ese proceso al poner a Okonjo-Iweala en la carrera.

Esta candidata, exministra de Finanzas de su país y con una amplia presencia en organismos internacionales (está por ejemplo al frente de la Alianza para la Vacunación GAVI) ha sonado desde el principio también como una de las grandes favoritas.

Juega con las bazas de ser africana y mujer (también ha habido llamamientos a que por primera vez haya una directora general de la OMC), aunque la aspirante keniana, actual ministra de Cultura y Deportes y que antes ocupó las carteras de Asuntos Exteriores y Educación, también cumple estos requisitos.

UN ASPIRANTE MOLDAVO, UN SAUDÍ, Y UNA SURCOREANA

La lista de candidatos se cierra con el exministro de Asuntos Exteriores de Moldavia, Tudor Ulianovschi, la titular de Comercio de Corea del Sur, Yoo Myung-hee, y el exministro de Economía de Arabia Saudí Mohammad Maziad Al-Tuwaijri.

Yoo sería en teoría otra representante de una nación desarrollada en la carrera hacia la dirección general, pero Corea del Sur está considerada una economía en desarrollo ante el organismo, por decisión propia de Seúl (ese grupo de países disfruta de ciertos beneficios aduaneros y de otros privilegios ante la OMC).