Se espera que en la reunión del miércoles la OPEP+ pase de la histórica cifra de baja en la producción de 9.7 millones de barriles por día a unos 7.7 millones, después de que la semana pasada la Agencia de Información Energética elevara sus previsiones globales de demanda por la relajación de las medidas de contención de la COVID-19.

Ciudad de México, 13 de julio (SinEmbargo/EFE).- El inicio de la semana de cotizaciones en el mercado petrolero estuvo marcada por las especulaciones en torno a lo que decidirá la Organización de Países Exportadores de Petróleo y sus aliados (OPEP+) los próximos días, entre el temor por si el grupo decide aumentar la producción.

El barril de la mezcla mexicana de petróleo de exportación regresó a cotizar por encima de los 37 dólares por barril, anotando una apreciación de 0.87 por ciento, 0.32 centavos, desde los 36.78 dólares en que cerró la semana anterior, hasta los 37.10 dólares de este lunes.

El precio del petróleo intermedio de Texas (WTI) cerró este lunes con una bajada del 1.1 por ciento, hasta 40.10 dólares el barril,  Al final de las operaciones en la Bolsa Mercantil de Nueva York (Nymex), los contratos de futuros del WTI para entrega en agosto sumaron 0.45 dólares respecto a la sesión del viernes, cuando el Texas avanzó un 2.3 por ciento.

Los precios del petróleo de referencia en Estados Unidos se vieron afectados por las expectativas de que los países de la OPEP+ decidan relajar sus recortes de producción y aumentar el bombeo de crudo en una reunión que tratará este asunto y que está previsto que se celebre entre el martes y el miércoles de esta semana.

Se espera que el recorte de la OPEP+ pase de la histórica cifra de 9.7 millones de barriles por día (bpd) a unos 7.7 millones de bpd, en una reducción del ajuste que podrían achacar al aumento de la demanda, después de que la semana pasada la Agencia de Información Energética elevara sus previsiones globales de demanda por la relajación de las medidas de contención de la COVID-19.

“La reunión proporcionará orientación sobre si la OPEP+ aumentará su producción en línea. También obtendremos una indicación de la postura del grupo sobre la amenaza de una segunda ola de la pandemia”, apuntó hoy en una nota la analista de mercados de la consultora Rystad Energy Louise Dickson.

A la par, los mercados petroleros siguen con preocupación el avance del coronavirus en Estados Unidos, donde la pandemia está lejos de controlarse y con la sombra de nuevos confinamientos sobre el horizonte, una medida que disgustaría a los mercados del “oro negro” puesto que golpearía la demanda de crudo y combustible.

De hecho, ya se han producido ralentizaciones a las reaperturas económicas en ciudades como Atlanta y estados como Texas, donde el gobernador ha señalado que, de continuar con la tasa de infección a un ritmo similar, se verían obligados a restaurar las medidas de confinamiento para evitar un eventual colapso del sistema hospitalario.

Estados Unidos supera ya los 3.3 millones de casos acumulados y el número de muertes por el patógeno asciende a 135 mil 400, según datos recopilados por la Universidad Johns Hopkins.

En este contexto, los contratos de gasolina con vencimiento en agosto se mantuvieron casi planos en los 1.27 dólares el galón, y los de gas natural para entrega en el mismo mes avanzaron seis centavos hasta los 1.739 dólares por cada mil pies cúbicos.