Web Analytics

Portada

Lo +

Lo +

Portada
Lo + Leído
Lo + Comentado

Muchos odiaban al periodista. Un documental pone los reflectores sobre ellos

Entrevista

A 35 años del asesinato Manuel Buendía, aún el caso parece permanecer en impunidad.

Afiche | 2 comentarios
REGRESAR A LA NOTA
  • Bianka: Te he escuchado en algunas de tus diversas colaboraciones en el programa “Los periodistas” que conducen Álvaro Delgado y Alejandro Páez Varela. Te tenía como una lúcida crítica de cine, documentales y otros espectáculos de interés público. Ahora veo que, además, eres una talentosa cronista de nuestra realidad social. Francamente te felicito por tu trabajo. Eres realmente muy joven y por tanto imposible que hayas sido testigo presencial de tantos acontecimientos sucedidos en tiempos no tan remotos, pero lejanos a tus experiencias vitales. No es mi caso; llevo un buen número de años leyendo diarios y revistas; comencé siendo un niño, mi padre me contagió ese gozoso vicio que sigo llevando a la práctica después de más de 60 años. A don Manuel Buendía Tellezgirón lo seguí y perseguí cada que mudaba de medios en los cuales publicaba. Creo que no me perdí una sola de sus columnas; fue su trabajo realmente excepcional. Me parece que perteneció a una estirpe de comunicadores que no tienen parangón en los tiempos modernos, Buendía está a la altura de don Francisco Martínez de la Vega; don Julio Scherer García; Miguel Ángel Granados Chapa aunque preciso que se me escapan algunos otros; no muchos más por desgracia. Me siento en deuda con todos ellos, contribuyeron a enriquecer mi visión de la vida pública de mi país; a contrastar el periodismo profesional y pulcro de las marranadas que escupen seudo comunicadores que responden a intereses que no se confiesan. El crimen proditorio cometido contra don Manuel Buendía me dolió en el alma; en esa fecha me encontraba cerca del lugar, había salido de mis oficinas en sus proximidades, presencié la movilización policíaca que después sabríamos que fue un montaje preparado por su asesino intelectual, un triste y oscuro economista hidalguense a quien Buendía descubrió en sus andanzas con el narcotráfico. Ese crimen no fue un crimen de Estado, lo cometió un delincuente que se vio descubierto; es inútil endosarle ese asesinato al entonces presidente Miguel de la Madrid y a su secretario de Gobernación Manuel Bartlett, éstos últimos no cuentan con mi aprecio, en modo alguno. Algo más, don Manuel no fue asesinado en plena vía pública, lo fue en el estacionamiento del edificio donde tenía sus oficinas… y su archivo personal que recuerdo era espectacular por el cumulo de información “casera” que contenía. Desconocía que don Manuel habría sentenciado: “cuando me muera mis palabras serán merecido me lo tenía’.” No se equivocó, al día siguiente de su muerte escuché decir a un vejete miserable; un abogadillo de quinto patio: “Buendía tuvo ayer su mala tarde”. Tal es la estulticia de los tontos; “necios” los llamaba Octavio Paz. Finalmente, tu entrevista a Manuel Alcalá tiene como espléndido corolario, el siguiente: “Una cosa que descubrí en el trabajo de Buendía es que no sólo era un gran periodista de investigación, sino también era un gran escritor. Él sí plantea el periodismo como un género literario, y tal cual así escribía. Creo se debe retomar más ese pensamiento del periodismo como género literario, así se hace algo importante”. En efecto, es un género literario; tal el legado de Julio Scherer, de Granados Chapa y otros. Saludos y nuevamente felicitaciones Bianka; es un placer tenerte entre lo mejor de SinEmbargo.

  • Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

Opinión en video