Elena Contreras, de la colectiva feminista Las del Aquelarre, dijo que no considera que el Gobierno de Claudia Sheinbaum Pardo sea igual al anterior, encabezado por Miguel Ángel Mancera, por eso llamó a que las autoridades “retomen el rumbo” y puedan rectificar su postura ante las protestas contra la violencia hacia las mujeres.

“Confiamos pese a que haya equivocaciones puedan rectificar, abrir los espacios de diálogo, porque es importante. Las defensoras estamos dispuestas al diálogo y creemos que la voluntad política ahí está y creemos que es necesario redireccionar las cosas, por el bien de las mujeres que viven y transitan por la ciudad porque eso es lo que nos tiene que interesar más allá de todo”, expuso.

Ciudad de México, 13 de agosto (SinEmbargo) .- Activistas, colectivas feministas y organizaciones contra la violencia de género rechazaron y criticaron la respuesta de la Jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum Pardo, y la Procuradora capitalina, Ernestina Godoy Ramos, en relación a la protesta contra los policías de la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC) acusados de presuntamente violar a dos adolescentes y contra el maltrato institucional a las víctimas de violencia de género.

Ayer, luego de diversos disturbios en las instalaciones de la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México (PGJ-CdMx), Sheinbaum Pardo y Godoy Ramos afirmaron que la protesta se trató de una provocación contra el Gobierno capitalino.

“Me parece muy desafortunado que los focos se vayan sobre unas puertas de cristal, porque eso desvirtúa el motivo de la marcha y la manifestación; deja de fuera lo principal y lo preocupante, que es la manera cómo da seguimiento a la violencia de género estructural dentro de la Ciudad de México. […]. Me parece sumamente grave que se enfoque a decir que fue una provocación, cuando en realidad fue una exigencia de justicia”, expresó a SinEmbargo, Elena Contreras, de la colectiva feminista Las del Aquelarre.

La activista Norma Andrade, madre de una víctima de feminicidio, expresó que le gustaría que, “más allá de resaltar los hechos violentos –que se dieron por enojo justificado–, que valoraran más la integridad de las mujeres y sus cuerpos, que son usados como objetos; que vieran más las violaciones que están sucediendo, y que esa fuera su prioridad, no un inmueble”.

La tarde del lunes, cientos de mujeres e integrantes de colectivas feministas protestaron contra la inseguridad y la violencia policíaca en la Ciudad de México, ante las recientes denuncias de al menos tres casos de policías acusados de atacar sexualmente a mujeres jóvenes.

Durante la protesta, parte del contingente quebró las puertas de cristal e irrumpió en las instalaciones de la Procuraduría capitalina. Ahí también dañaron equipo de cómputo, máquinas y mobiliario, y pintaron las paredes con mensajes de reclamo y rabia por los casos de policías violadores. Previamente, el contingente también había rociado con diamantina rosa al titular de la Secretaría de Seguridad Ciudadana, Jesús Orta Martínez, mientras él era entrevistado por medios en el exterior del edificio durante la protesta.

La titular de la PGJ-CdMx, Ernestina Godoy, anunció que se investigarían los hechos ocurridos en las instalaciones de la dependencia y aseguró que “no caerían en provocaciones”. Por su parte, la Jefa de Gobierno Claudia Sheinbaum aseguró que se trató de una provocación contra su Gobierno.

“No son protestas, son provocaciones, es muy distinto”, afirmó la mandataria.

SU RESPUESTA CAUSA INDIGNACIÓN 

La respuesta de las autoridades capitalinas provocó indignación entre varias integrantes de colectivas feministas, pues consideraron que la atención de la protesta contra la violencia de género sólo se centró en los daños que se generaron en el edificio de la Procuraduría, mientras que se dejó de lado el “legítimo reclamo” de cientos de miles de mujeres que se sienten y se saben inseguras en las calles de la Ciudad de México.

En un posicionamiento, emitido por al menos ocho colectivas, las activistas calificaron la repuesta gubernamental como un acto de criminalización de la protesta.

“Repudiamos enérgicamente la postura gubernamental de criminalizacion de la protesta social legítima, a través de comunicados y respuesta a entrevistas inspirada en discursos de odio y con ello se desvirtúe el motivo de la convocatoria de las mujeres, defensoras de derechos humanos y feministas para evadir la responsabilidad institucional respecto a la atención, sanción y erradicación de la violencia contra las mujeres y las niñas”, detalla el posicionamiento que circula en redes sociales.

Colectivos feministas, activistas y ciudadanas en general mostraron su indignación porque consideran que se está desvirtuando el propósito de la protesta. Foto: Sugeyry Gándara, SinEmbargo

Elena Contreras, del colectivo Las del Aquejare, uno de los que suscribió el anterior posicionamiento, calificó como desafortunadas las declaraciones de la Jefa de Gobierno y la Procuradora capitalina.

“En esta manifestación lo que responde el Gobierno es: ‘no vamos a caer en provocaciones’. A ver, espérate, ¿y qué con la exigencia legítima? […]. Consideramos que eso [deslegitimar la protesta] es muy grave”, expresó la defensora.

La activista Norma Esther Andrade, madre de Lilia Alejandra García, joven víctima de feminicidio, calificó como “preocupante” la postura de las autoridades capitalinas, pues destacó que la movilización fue una demanda legítima y sentida, y ahora la autoridad la está criminalizando.

“Estamos hablando de siete policías que violentaron a tres mujeres, en un lapso de menos de un mes. Si bien es cierto que se rayaron las paredes, que se le lanzó diamantina al Jefe de Seguridad Pública, pero aquí yo cuestionaría: ¿cuál es el bien tutelado que más nos debe de preocupar: un inmueble que se dañó, pero que se puede pintar en el transcurso de un día, o la vida de una jovencita, que va a quedar dañada de por vida?”, dijo.

Y recriminó que a esa jóvenes las agredieron quienes debieron protegerlas. “Quien debería de protegerla de esa agresión, la vuelve a agredir al decir que si no se presenta a ratificar, y mientras no haya esa ratificación, ellos no pueden detener a los agresores. Y luego, salen a protestar, y a la gente que protesta, también se le criminaliza y dice que la protesta social es una provocación. Yo creo que está un poco equivocada la autoridad”, añadió.

Elena Contreras coincidió con Andrade en que la vida y la dignidad de las mujeres y las niñas que transitan en la ciudad debería de ser la prioridad.

La movilización había un fuerte clamor y sentido de enojo de mujeres hacía las autoridades, al sentirse desprotegidas totalmente y sentir que en lugar de apoyarlas, encubren a los  agentes agresores. Foto: Sugeyry Gándara, SinEmbargo

QUE SEAN ENÉRGICOS CONTRA AGRESORES

Claudia Sheinbaum Pardo destacó ayer que se investigará lo ocurrido principalmente en la Procuraduría. Para las activistas, según consideraron a título personal, las autoridades están en su derecho de iniciar las investigaciones por los daños a la PGJ-CdMx, sin embargo, lamentaron que no se responsa de la misma manera energética a las víctimas cuando acuden a denunciar. Por ello, pidieron a las autoridades que actúen con la misma forma contra los agresores sexuales.

“Que con la misma dureza con la que se trate los asuntos de las puertas, que se trate con la misma dureza los asuntos relacionados con las víctimas de violaciones y las víctimas de feminicidio”, expresó Elena Contreras, del Colectivo Las del Aquejare.

“Yo creo que así como dicen: ‘Vamos a ver las cámaras para ver quiénes participaron en la protesta’, ¿por qué no dicen?: ‘Vamos a ver las cámaras para ver qué patrullas y qué policías estaban en esa patrulla? ¿Acaso las cámaras les sirven para una cosa y para otra no?”, cuestionó Andrade.

La activista, una de las fundadoras de la organización Por Nuestras Hijas de Regreso a Casa, consideró que el mensaje que mandan las autoridades capitalinas es de darle más valor a los bienes inmuebles sobre la integridad y vida de las ciudadanas.

Durante la protesta, parte del contingente quebró las puertas de cristal e irrumpió en las instalaciones de la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México. Foto: Sugeyry Gándara, SinEmbargo

“Ellos mismos [las autoridades] tienen un código de los bienes tutelados que van a custodiar, ¿cuál es el que está arriba de todos? Hasta donde yo tengo entendido es la vida y la integridad física de las personas, no de un bien inmueble”, reprochó.

Destacó que también se envía un mensaje de impunidad: “es como si le estuvieran diciendo a sus elementos que pueden hacer lo que quieran al cabo nos le van a fincar responsabilidades, y con eso, prácticamente le están diciendo a las víctimas que no les van hacer justicia. Les están diciendo ‘no creo en ti, no creo en tu palabra y no soy capaz de ir a investigar los hechos’, y para rematar, criminalizan a quienes protestar por ellas”.

La defensora se dijo decepcionada de Ernestina Godoy, pues recordó que ella la conoció desde 2003 y fue la hoy Procuradora quien le brindó ayuda en su lucha por justicia para su hija, asesinada en Ciudad Juárez en 2011; sin embargo, la activista destacó que ahora que Godoy es funcionaria y tiene una respuesta diferente.

“A mí me ha decepcionado. Yo esperaba otra respuesta de ella como autoridad”, comentó.

Foto: Sugeyry Gándara, SinEmbargo

SE CERRARON AL DIÁLOGO

Elena Contreras y Norma Andrade aseguraron que el Gobierno capitalino además se cerró al diálogo. Explicaron que durante la protesta se formó una comisión de mujeres que pidieron entrar y dialogar con las autoridades, pero no fueron recibidas

“Nosotras entramos dispuestas al diálogo, cuando dijeron que nos iban a recibir, se armó una comisión y nos tuvieron más de media hora esperando para darnos el ingreso y digamos que no nos lo dieron. Entonces, ¿en qué momento dijeron que nosotros estábamos provocando? Nosotros estamos dispuestas al dialogo”, relató Andrade.

“Se cerró por completo el diálogo, se centró un reclamo justo solamente en un hecho de una puerta y unas pintas. Me parece que se está perdiendo lo que realmente hay detrás: que hay un grito de mujeres, de activistas que tan saliendo a protestar por lo que está sucediendo”, añadió Elena Contreras.

Las feministas seguirán exigiendo mejores condiciones de seguridad. Foto: Sugeyry Gándara, SinEmbargo

APELAN A LA RECTIFICACIÓN

Elena Contreras anunció que van a seguir manifestando y exigiendo que se decrete la Alerta de Violencia de Género en la Ciudad de México. “Ayer salimos a marchar porque creemos que los casos de mujeres violencias siguen siendo atendidos sin respuesta, sin ser atendidos sin la debida diligencia sin perspectiva de género”, platicó.

La activista comentó que no considera que el Gobierno de Sheinbaum Pardo sea igual al anterior, encabezado por Miguel Ángel Mancera, por eso, dijo que apuestan a que las autoridades retomen el rumbo y puedan rectificar su postura.

“Confiamos pese a que haya equivocaciones puedan rectificar, abrir los espacios de diálogo, porque es importante. Las defensoras estamos dispuestas al diálogo y creemos que la voluntad política ahí está y creemos que es necesario redireccionar las cosas, por el bien de las mujeres que viven y transitan por la ciudad porque eso es lo que nos tiene que interesar más allá de todo”, comentó.

A ORTA LO VUELVEN A BAÑAR… PERO CON MEMES

La respuesta de Gobierno también generó burlas de cibernautas, quienes han compartido con memes entre la risa e indignación el incidente ocurrido con el Jefe de la Policía capitalina. La mayoría de las parodias o reclamos son en torno a la diamantina que se le arrojó a Jesús Orta.

Al respecto han comenzado a difundir diversos memes:

Uno de los memes compartidos sobre el incidente de ayer en la SSC. Imagen tomada de Twitter

Durante la movilización de ayer para exigir justicia para dos jóvenes presuntamente violadas por policías capitalinos, el titular de la SSC, Jesús Orta Martínez, era entrevistado por los medios afuera del edificio de la dependencia, cuando un grupo de manifestantes se acercó al tumulto y comenzó a lanzar diamantina y pintura roja contra los policías que hacían un cerco en torno al funcionario. Hoy, Jesús Orta Martínez, aseguró que no presentará cargos:

“No, no voy a presentar cargos porque creo que al final del día lo que importa es llegar a la verdad, aquí hay un compromiso del Gobierno de que las causas sean atendidas, y aquí la causa nos parece legítima”, sostuvo en declaraciones a los medios.