La decisión de política monetaria fue prevista por analistas del sector que estimaron se colocaría en su nivel más bajo desde 2016.

Con la disminución de este jueves, la tasa de interés del Banxico acumula un años de recortes.

Ciudad de México, 13 de agosto (SinEmbargo).- La Junta de Gobierno del Banco de México decidió recortar la tasa de interés interbancario a 24 horas en 50 puntos base desde el 5 por ciento anterior, colocándose en 4.50 por ciento.

Las expectativas del mercado y analistas fueron de colocarla en 4.50 por ciento, lo que significa su nivel más bajo desde 2016.

Este jueves el Banxico dio a conocer su decisión de política monetaria, que cumplió un año de recortes constantes en el tipo de interés, siendo este su décima rebaja.

Antes del anuncio, el tipo de cambio bajó a 22.1360 pesos para subir después a 22.1850 pesos. El recorte no significó un fuerte movimiento para el peso mexicano, pues el mercado ya esperaba la noticia.

Desde agosto de 2019 a la fecha la Junta de Gobierno del banco central ha ajustado a la baja la tasa de interés objetivo en 375 puntos base.

Con el dato de este jueves, el Banco de México tiene la onceava tasa real más alta a nivel global. El documento destacó que sólo uno de los miembros de la Junta votó por un recorte de 25 puntos base.

Gabriela Siller, analista de Banco base, explicó que la tasa de interés real es ahora del 0.88 por ciento, pues la inflación reportada por el Inegi en el mes de julio ascendió a 3.62 por ciento.

En el comunicado de su decisión de política monetaria el Banxico expresó que tomó en consideración los retos para la política monetaria y la economía en general que plantean el balance de riesgos para la inflación, “el cual se mantiene incierto, así como la actividad económica y los mercados financieros”.

“Los recientes ajustes en la inflación general están asociados en parte a la pandemia y si bien propiciaron un aumento en las expectativas para el cierre de 2020, en el horizonte de pronóstico de 12 a 24 meses se prevé que se ubique alrededor de 3 por ciento”, destacó el banco.

Durante los meses de mayo y junio el banco central observó una mejoría económica global, lo que dejó mayores condiciones de holgura económica para México.

Los retos derivados de la pandemia para la política monetaria incluyen tanto las afecciones a la actividad económica, que representó un choque financiero, además de los efectos de esta en la inflación.

“La Junta de Gobierno tomará las acciones que se requieran con base en la información adicional y considerando la fuerte afectación a la actividad productiva, así como la evolución del choque financiero que enfrentamos, de tal manera que la tasa de referencia sea congruente con la convergencia ordenada y sostenida de la inflación general a la meta del Banco de México en el plazo en el que opera la política
monetaria”, aseguró el banco central.

Por ello, anunció que va a perseverar en fortalecer los fundamentos macroeconómicos y adoptar las acciones necesarias para contribuir con un mejor ajuste de los mercados financieros nacionales y de la economía en su conjunto.