Hace una semana Famsa presentó una solicitud de concurso mercantil en México y Estados Unidos. Detalló que, debido a los efectos financieros que han repercutido en la situación financiera de la compañía, se autorizó la solicitud.

La empresa debe 140 millones de dólares, en dos bonos distintos y en tres líneas de crédito.

Ciudad de México, 13 de agosto (SinEmbargo).- Grupo Famsa aseguró que las autoridades estadounidenses avalaron positivamente la solicitud que planteó al Código de bancarrotas de aquél país, bajo el Capítulo 15. El apoyo solicitado, aseguró se realizará durante el plazo requerido para llegar a aun acuerdo con sus acreedores.

Apenas el jueves pasado Grupo Famsa presentó una solicitud de concurso mercantil en México y Estados Unidos para rescatar sus pasivos y como parte de su proceso de reconstrucción financiera.

Famsa continúa operando en la Bolsa Mexicana de Valores y, al cierre de la jornada del miércoles, sus títulos se vendieron en 61 centavos, lo que representó una ganancia del 8.04 por ciento.

En un comunicado Famsa detalló la semana pasada que, debido a los efectos financieros que han repercutido en la situación financiera de la compañía, se autorizó la solicitud de concurso mercantil.

La empresa ha incumplido repetidamente en el pago de intereses correspondiente a una serie de certificados bursátiles en las últimas semanas, y por eventos de incumplimiento diferentes tenedores comenzaron a reclamar su capital.

Entre las deudas de la firma se encuentran son dos emisiones de bonos de los años 2013 y 2019, con saldo de 140 millones de dólares, y tres líneas de crédito; la primera con el Banco Nacional de Comercio Exterior (Bancomext), por 3 mil 398 millones de pesos; otras con Grupo Multiva, con 895 millones; y la última con Grupo Financiero Monex, por 360 millones.

A estas deudas se agregan otras con con Whirlpool de México, por 239 millones, Telcel, por 198 millones, y Mabe, por 187 millones de pesos.

Grupo Famsa buscó la reestructura de un bono de deuda de 59 millones de dólares en Nueva York, bajo la Ley de Quiebras estadounidense, pero canceló dicho proceso después de que el Gobierno revocara la autorización a Banco Ahorro Famsa para seguir operando.