Una mujer fue violada en una autopista desierta en Pakistán al quedarse sin combustible; uno de los dos sospechosos de cometer el crimen fue detenido por las autoridades. A través de redes sociales, algunas personas pidieron que los responsables sean ahorcados en público.

Lahore, Pakistán, 13 de septiembre (AP).- La policía paquistaní anunció el domingo la detención de uno de los dos sospechosos de una violación múltiple. La víctima fue arrastrada fuera de su auto y violada delante de sus hijos después de que su auto se averiarse en una autopista desierta en la provincia central de Punjab.

La mujer había cerrado las puertas del auto cuando se quedó sin combustible. Llamó a la policía de la autopista pidiendo ayuda. Mientras esperaba, según la policía, dos agresores rompieron la ventana, la arrastraron fuera y la violaron ante sus hijos aterrados. Los sospechosos también están acusados de robar joyas y dinero en efectivo a la mujer antes de huir.

Uno de los hombres fue detenido después de que las autoridades rastrearan registros telefónicos y reunieran pruebas forenses en el lugar, cerca de la ciudad oriental de Lahore, explicó el jefe de investigación penal en la policía de Punjab, Atiz Nazeer.

El sospechoso negaba cualquier implicación en la violación, que se produjo el miércoles. Medios locales dijeron que el hombre se había entregado a la policía para afirmar su inocencia.

El ataque fue condenado de forma generalizada en medios sociales, y algunas personas exigieron que los responsables fueran ahorcados de forma pública.

El recién nombrado jefe de policía de Lahora, Umar Sheikh, fue criticado por al parecer culpar a la víctima por viajar sola con sus dos hijos pasada la medianoche sin comprobar si su auto tenía suficiente combustible. Activistas de los derechos de las mujeres instaron al Gobierno a despedir a Sheikh por sus comentarios.

Las violaciones múltiples son poco comunes en Pakistán, aunque hay denuncias frecuentes de acoso sexual y violencia contra las mujeres. Casi mil mujeres mueren cada año en Pakistán en “crímenes de honor” tras ser acusadas de incumplir las normas conservadoras sobre el amor y el matrimonio.