El músico y actor realiza su primer monólogo para llevar al público a conocer a Novecento, un pianista excepcional que viaja en un trasatlántico de nombre El Virginian. “Sin duda para mi es una gran aventura regresar con un reto como este y poder estar ante ustedes, enfrentarme y ser vulnerable todos los días, todas las noches es uno de los retos más grandes de mi vida y es un privilegio”, contó Benny. 

Ciudad de México, 13 de octubre (SinEmbargo).- Benny Ibarra regresa al teatro con un monólogo en la obra Novecento; un texto de Alessandro Baricco que cuenta la historia de un virtuoso pianista que nace en un barco y pasa toda su vida en él.

El músico y actor realiza su primer monólogo para llevar al público a conocer a Novecento, un pianista excepcional que viaja en un trasatlántico de nombre El Virginian. “Detrás de esto hay mucha gente muy talentosa que desde el día uno le puso todo el corazón, realmente puso el corazón para llegar a este templo que es el Teatro Milán, de mi hermana Mariana Garza, Pablo Perroni y Mariana Perroni”, dijo Benny.

Ibarra expresó que esta obra no es fácil para él y representa un gran reto. “Sin duda para mi es una gran aventura regresar con un reto como este y poder estar ante ustedes, enfrentarme y ser vulnerable todos los días, todas las noches es uno de los retos más grandes de mi vida y es un privilegio”.

Aunque Benny tiene mucha experiencia en conciertos en los que se presenta ante miles de personas explicó que estar en teatro es muy distinto y tal vez sea más difícil llenar un teatro. “Son 260 [butacas], se dice fácil, tengo un proyecto en el que tocaba para mas o menos 10 mil [personas] y créanme esto va a ser muy distinto y probablemente sea más difícil llenar este teatro porque lo que hace falta hoy en día es apoyar nuestro teatro”, señaló.

Benny Ibarra se siente feliz de participar en Novecento. Foto: Foto: Facebook TeatroMilanForoLucerna

“Sin duda es diferente la adrenalina, un concierto grande es otro tipo de experiencia, de diversión, es otra energía y la responsabilidad es distinta; una obra de teatro y un monólogo sin duda te exige mucho más”.

Entre los retos que representa esta obra, Ibarra refirió que uno de ellos fue el diálogo ya que es un monólogo, “entre broma y broma digo que si apenas me sé la tabla del 4 ahora imagínate aprenderte todo Novecento, pero sin duda fue un ejercicio muy orgánico, muy ligero”.

“Fue complicada la parte de la memoria, pero lo que yo quiero es que la gente diga no se vaya del teatro diciendo ‘ah, mira todavía están las neuronas enteras porque se aprendió todo un texto’, sino que salgan conmovidos sino no sirve de nada esto… con que una sola persona salga conmovida de este teatro yo me doy por bien servido”, aseguró el cantante.

PASIÓN POR EL TEATRO

El también integrante de Timbiriche dijo sentirse muy feliz con la obra del italiano Alessandro Baricco ya que siempre que la protagoniza descubre algo nuevo de los personajes.

“Estoy muy contento… disfrutándola, el aprendizaje es exponencial, es constante, cada vez que me doy una vuelta aquí es increíble, es la séptima vez que lo hago frente a la gente y siempre resulta un gran reto, le voy encontrando cada vez más dimensión a cada una de las frases, escenas de los mensajes de Baricco, que es el autor, y me tiene sorprendido, no es algo que yo haya buscado, lo único que yo busqué es hacer las cosas bien, trabajar bien en El hombre de La Mancha y hacer el mejor papel posible, creo que a la gente le gustó mi trabajo y sobre todo a Mauricio García Lozano que es quien me eligió y quien después me acercó a Tercera Llamada que es la productora que está trabajando con nosotros”.

Como dato curioso que se enteró del proyecto mientras setaba de gira con Timbiriche y agregó que no había leído el texto pero aún así aceptó debido a que sabía que la gente que participaría en el proyecto tiene mucha pasión por el teatro.

Novecento se presenta en el Teatro Milán. Foto: Facebook TeatroMilanForoLucerna

“Yo dije que sí, sin haberlo leído porque sabía que iba a trabajar con gente que tiene una gran pasión por el teatro y este es el tipo de proyectos que a mi me gusta hacer, me gusta involucrarme en cosas que me exijan mucho en todos los sentidos y que me den tablas, yo respeto demasiado el escenario, el teatro como la gran escuela de todas las personas que hacemos esta labor de conmover y entretener a los demás y estoy rayado, tengo está gran oportunidad en este maravilloso teatro que es efervescente, que se einte en las tablas y está todo el tiempo lleno de proyectos”.

Feliz, Benny recordó que el Teatro Milán fue el lugar en el que debutó su madre a los 19 años de edad junto a su abuela Doña Rita Macedo.