Después de tres años de retraso e ineficaz uso de recursos públicos, el costo de la Planta de Tratamiento de Aguas Residuales en San Mateo Huitzilzingo, sin servir, aumentó 25 por ciento de 87 millones a 109 millones de pesos provenientes del Ramo 16 y del Fideicomiso 1928, documentaron las organizaciones Fundar y ControlaTuGobierno.

Ciudad de México, 13 noviembre (SinEmbargo).- Parado frente a un mapa que mostraba la ubicación de la inoperante Planta de Tratamiento de Aguas Residuales en San Mateo Huitzilzingo, municipio de Chalco, Estado de México, el ejidatario Carlos Medina expuso que en la Ciudad de México se compran verduras sin preguntarse de dónde vienen mientras ellos, 200 familias de la comunidad, siguen sin tener acceso al agua tratada para cultivar en todo el terreno disponible que generaría tres cosechas al año, “pero nos falta agua”.

Después de tres años de retraso e ineficaz uso de recursos públicos, el costo de la obra sin servir aumentó 25 por ciento de 87 millones a 109 millones de pesos provenientes del Ramo 16 y del Fideicomiso 1928, documentaron las organizaciones Fundar y ControlaTuGobierno.

“La planta no funciona, no sirve para nada donde la pusieron”, dijo Carlos señalando el predio cercano al río Amecameca, contaminado por aguas negras municipales, descargas del reclusorio local y de inmobiliarias. “Son 109 millones de pesos echados a la basura”.

En 2015 la obra se pasó del predio en la parcela escolar, donde se invirtieron 2 millones de pesos para el estudio ambiental y socioeconómico, a un núcleo agrario, pero en 2016 el Ayuntamiento de Chalco permitió que se trasladara a un predio privado ofrecido a cambio de condonación de impuesto. Sin estudios de por medio, ahí se construyó.

Hoy la planta no opera, tiene grietas, los paneles están torcidos y se está hundiendo, por lo que las organizaciones creen que nunca funcionará.

Sin agua tratada, los 200 ejidatarios solo pueden cultivar el 15 por ciento de sus parcelas, y el resto se está secando y hundiendo.

“Nuestros hijos y nosotros dependemos del campo”, afirmó Carlos.

No es un caso aislado. ControlaTuGobierno auditó durante tres años 24 plantas tratadoras de agua ubicadas en el oriente del Estado de México de Amecameca a Chalco, donde pasan los ríos Amecameca y La Compañía, de las cuales 11 no funcionaban, 9 funcionan (están en la Ciudad de México), 3 no han sido entregadas y una presenta deficiencias en la operación, lo que muestra un problema estructural, expuso la investigadora Pamela López Castro.

Sobre “el dispendio” de recursos públicos, documentó que de 226 millones de pesos invertidos en 6 de esas plantas, solo funciona una.

Sarahí Salvatierra, de Fundar, enfatizó que estos casos violan el derecho al agua, medio ambiente, vida, salud y, ante la falta del saneamiento del río para el riego de cultivos, también el derecho a la alimentación.

 LA DENUNCIA ANTE LA ASF

Los ejidatarios y las organizaciones presentaron una denuncia ciudadana ante la Auditoría Superior de la Federación (ASF) por las irregularidades identificadas en la construcción de la Planta de Tratamiento de Aguas Residuales (PTAR) de San Mateo Huitzilzingo durante los ejercicios fiscales 2015, 2016, 2017, y 2018.

Se denuncian actos irregulares en la contratación y ejecución de obras en la construcción de la PTAR destinada para la canalización de agua tratada para los cultivos de la comunidad; irregularidades en el manejo y utilización de los recursos públicos federales, provenientes de PROSAN 2016, PROAGUA 2017 y Fideicomiso 1928 en 2018; así como inconsistencias en la información financiera sobre la construcción de la PTAR.

Las autoridades presuntamente responsables son la Comisión Nacional del Agua (CONAGUA), “por no vigilar” la correcta ejecución de los recursos públicos federales destinados a la construcción de la PTAR en Huitzilzingo, y la Comisión de Agua del Estado de México (CAEM), por la ejecución irregular de recursos públicos federales y la ejecución irregular en los trabajos de las obras para la construcción de la PTAR.

También se acusa al Ayuntamiento de Chalco (2016-2018), por la celebración de contratos para la obtención del lugar donde se construiría la PTAR con recursos federales y a las empresas AQUASÚ y Halcón Internacional de Proyectos Ecológicos involucradas en la construcción de la Planta.

En el 2018 se solicitaron recursos adicionales al Gobierno federal para terminar de construir la Planta, ya que los recursos aprobados se agotaron por los imprevistos que surgieron en la construcción debido a la presencia de un nivel freático, lo que evidenció la falta de estudio en el tercer predio, y a principios del 2019 se emitió un oficio de retención de la entrega-recepción de la PTAR, que aún sigue vigente.

Los ejidatarios y organizaciones de la sociedad civil solicitan a la ASF que acepte y tramite la denuncia, realice las auditorías a la construcción de la PTAR para verificar las irregularidades manifestadas y promueva los procedimientos de responsabilidad a servidores públicos por irregularidades encontradas.

También le piden al órgano fiscalizador programar auditorías en las Plantas de Tratamiento de Aguas Residuales en todo el Estado de México, y se coordine con el Órgano Superior de Fiscalización del Estado de México para la detección de otras irregularidades en el ejercicio de recursos públicos locales.

La denuncia está basada en más de 60 documentos obtenidos por ejercicios de acceso a la información, visitas de campo a la Planta, entrevistas a ejidatarios de la localidad y estudios técnicos realizados por especialistas.