El peligro de que 60 mil trabajadores de Pemex se queden sin empleo podría movilizarlos en contra de su Sindicato. Foto: Cuartoscuro

El peligro de que 60 mil trabajadores de Pemex se queden sin empleo podría movilizarlos en contra de su Sindicato. Foto: Cuartoscuro

Ciudad de México, 14 de enero (SinEmbargo).– Trabajadores de Petróleos Mexicanos han empezado a cobrar conciencia sobre la posibilidad de que 60 mil de ellos sean despedidos como consecuencia directa de la Reforma Energética promulgada por el Presidente Enrique Peña Nieto. Y ahora entienden que es con la complacencia del líder del sindicato, Carlos Romero Deschamps, dijo ayer Luis Sánchez Jiménez, Senador del Partido de la Revolución Democrática (PRD).

El legislador detalló en entrevista para SinEmbargo que la inconformidad de los trabajadores creció luego de que descubrieran que el Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República mexicana (STPRM) y Pemex se adelantaron y en agosto pasado suscribieron el Convenio Administrativo-Sindical 10717/2013 para analizar una serie de despidos que tocarán todas las áreas de la paraestatal.

“Aún cuando este debate tiene ya algunos meses, hay que decirlo con la verdad, lo cierto es que los trabajadores no se habían metido al análisis de los aspectos que les podría afectar. Y hasta ahora que ya está publicada la Reforma es que ya empiezan a preocuparse porque ya están viendo los efectos reales de esta Reforma”, indicó el legislador.

En su oficina ubicada en el tercer nivel del edificio principal del Senado de la República, el legislador mexiquense precisó que los trabajadores, tanto la disidencia como los integrantes del mismo sindicato, están empezando a reunirse para analizar los impactos negativos de la reforma constitucional que abre el sector energético a la participación de capitales privados.

“Hay un control muy férreo de los trabajadores en las diversas secciones sindicales. Sin embargo, creo que aquí el peligro de que se queden sin empleo les va a movilizar, y muy probablemente rebasen a su dirigencia. Ya están hablando hoy de que piden la cabeza de su dirigente [Carlos Romero Deschamps], lo cual es un inicio”, indicó el Senador Sánchez Jiménez.

El también vicepresidente de la Mesa Directiva del Senado agregó que corresponderá a los propios trabajadores afectados alzar la voz para defender sus empleos, ya que difícilmente lo hará su por ellos líder sindical, porque él “está maniatado por la corrupción”.

“Su dirigente nacional [Carlos Romero Deschamps] nunca abrió la boca, ni en las reuniones de comisiones, ni en el Pleno, ni en ningún debate previo sobre el tema de la Reforma Energética, porque sabe que no puede oponerse, porque en el momento que [él] diga que defenderá a los trabajadores, en ese momento seguramente lo meten a la cárcel, a él y a muchos de sus allegados y de sus familiares, supongo”, expresó el Senador del PRD.

Confió en que este movimiento organizado de trabajadores se está empezando a gestar contra la reforma más importante del sexenio podría culminar con la remoción del líder sindical y Senador por el Partido Revolucionario Institucional, Carlos Romero Deschamps.

PRD INSISTE EN QUE HABRÁ 60 MIL DESPIDOS

El Senador Luis Sánchez Jiménez advirtió uno de los primeros impactos negativos de la Reforma Energética los percibirá el 40 por ciento del personal actual de Pemex que se quedará sin empleo.

“No son especulaciones. Es la observación de la aplicación de una Reforma Energética que fue hecha de manera más irresponsable y salvaje que país alguno pudiera hacer en esa materia. El Sindicato pierde la exclusividad de las áreas que hoy atiende y por lo tanto sufrirá una fuerte reducción la materia de trabajo. Eso es lo que tiene como implicación esta Reforma”, indicó el Senador Luis Sánchez.

Precisó que los artículos transitorios de la Reforma promueven la participación de Pemex sólo en actividades de exploración y producción, con la consecuencia lógica de que reducirá su participación en otras áreas antes estratégicas, que a partir de la Reforma serán operadas por empresas trasnacionales.

Como resultado de esta actividad, Pemex y CFE deberán “redimensionar” su fuerza de trabajo y despedir al personal “reiterativo”. En otras palabras, eso significa que las antes paraestatales reformarán el contrato colectivo de trabajo con su Sindicato, a fin de recortar al personal que resulte innecesario para las reducidas actividades de las nuevas “empresas productivas del Estado”.

“En este sentido, hay que decir que los primeros afectados estarían en Pemex Gas. Hay que recordar que se creará el Centro Nacional de Control de Gas Natural, pero en realidad todas las áreas –en ese convenio administrativo– están siendo señaladas como personal “redundante”. Una definición de personal, de trabajadores que no habíamos escuchado jamás”, afirmó el Senador.

Actualmente laboran en Pemex 150 mil 697 trabajadores, de los cuales 101 mil son sindicalizados y 50 mil eventuales y de confianza, de acuerdo con el Anuario Estadístico 2013 de Petróleos Mexicanos.

Los empelados se distribuyen de la siguiente forma:

  • 51 mil 998 en PEMEX Exploración y Producción
  • 46 mil 236 en PEMEX Refinación
  • 12 mil 191 en PEMEX Gas y Petroquímica Básica
  • 13 mil 487 en PEMEX Petroquímica
  • 14 mil 404 en PEMEX Corporativo
  • 12 mil 381 en Servicios Médicos

FALACIA LA CREACIÓN DE EMPLEOS

Los artículos transitorios de la Reforma Energética promueven la participación de Pemex sólo en actividades de exploración y producción. Foto: Cuartoscuro

Los artículos transitorios de la Reforma Energética promueven la participación de Pemex sólo en actividades de exploración y producción. Foto: Cuartoscuro

MANIFESTACION POR GASOLINA ADULTERADA

En entrevista, el Senador Luis Sánchez, consideró falso el argumento publicitario del Gobierno federal mediante el cual asegura que la Reforma impulsará la creación de empleos y el abaratamiento del costo de los energéticos.

Insistió en que como parte de la aplicación de las reformas en Pemex y el “redimensionamiento” de sus áreas productivas, se reducirán sus actividades y en consecuencia requerirán menos puestos laborales.

Difícilmente, dijo, será a la inversa.

“Se ha empezado a mencionar que los despedidos encontrarán cabida en las nuevas empresas, esto es absolutamente falso. Aquí tenemos ya el ejemplo, en Tabasco ya operan algunas empresas trasnacionales, y ellas traen a su personal. Y a los pocos mexicanos que  han contratado esas empresas, les ofrecen –incluso– condiciones laborales menores a los que les ofrece hoy Pemex”, sostuvo.

El legislador por el Estado de México recalcó que la pérdida de empleo afectará también a los trabajadores indirectos de Pemex, como son los casi 275 mil empleados de las 11 mil gasolineras distribuidas a lo largo de todo el territorio nacional.

Indicó que la gran mayoría de ellas no podrán competir con el modelo de gasolineras de Estados Unidos o de Europa, que son estaciones de servicio que emplean a una o dos personas, porque son prácticamente de autoservicio.

“Por supuesto que hoy estos negocios que dan empleo a 275 mil personas no podrán competir con las nuevas gasolineras que se abran y por lo tanto tendrán que transformarse en ese mismo modelo, perdiendo estas fuentes de empleo”, reiteró.

CFE, LA MÁS AFECTADA

El Vicepresidente del Senado detalló que la situación será más grave en la Comisión Federal de Electricidad. Recordó que las actuales reservas del sistema eléctrico nacional tiene un superávit de un tercio de la producción, pero éstas se reducirán con la entrada en vigor de la Reforma.

“Esto es muy importante porque seguramente está capacidad la vamos a ver achicada de inmediato para darle oportunidad a que entren las empresas privadas. También se va a ver afectada la construcción y mantenimiento de centrales de transmisión, de infraestructura, de distribución que actualmente se contratan, incluso con particulares”, enfatizó.

Recordó que CFE anunció que prepara un programa de jubilación anticipada, para miles de trabajadores de la antigua paraestatal.

“Es de mayor importancia considerar por supuesto lo que pasará con miles de familias que van a quedar en el desamparo de un momento a otro, esto nos dice la publicidad oficial que será todo lo contrario, sin embargo no vemos por donde puedan estarse creando esos miles de empleos que, dicen ellos, se van a crear al año”, sostuvo.

El Senador perredista pronosticó que en menos de dos años, las empresas que vengan desde Estados Unidos, Canadá, Europa o China van a desplazar a esta industria, que hoy provee a CFE y Pemex.

“Me parece que todo esto que anuncian como una gran acción que  va a beneficiar a México, pues, es todo lo contrario con la pérdida de todos estos empleos se va a acrecentar la tensión social y creo que tendremos condiciones todavía peores a las que estamos viviendo”, supuso el Senador Luis Sánchez.