La nigeriana logró notoriedad a nivel mundial cuando el video de su charla “The danger of a single story” (El peligro de una sola historia), que hoy acumula más de 20 millones de reproducciones en la web TED Talks, se hizo viral.

Convertida en un símbolo mundial de la lucha por la igualdad de género y la denuncia del racismo, algunas de sus citas, como “We should all be feminists” fueron impresas en camisetas de Dior, y su voz resuena en una canción de Beyoncé, lo que le valió críticas de algunos sectores por prestarse a utilizar mensajes feministas para fines comerciales.

Santiago de Chile, 14 de enero (EFE).- La escritora nigeriana Chimamanda Ngozi Adichie subrayó este lunes en una charla en el Teatro Oriental de Santiago la necesidad de leer historias sobre vidas ajenas para evitar que el desconocimiento del “otro” desemboque en episodios de racismo y machismo.

“Una consecuencia de no estar familiarizado con historias de otras personas es que intentamos silenciarlas”, aseguró la autora, quien instó a buscar nuevas historias y a contarlas de forma distinta con la idea de recordar que tenemos una “humanidad en común”.

Durante la charla magistral que dio inicio al Congreso Futuro 2020, que se celebra en la capital chilena hasta el próximo jueves 16 de enero, Adichie recordó que nunca se vio reflejada en los libros cuando era pequeña porque pensaba que alguien con su color de piel “no podía existir en la literatura”.

La escritora y feminista nigeriana Chimamanda Ngozi Adichie fue registrada este lunes, durante la inauguración del Congreso Futuro, en Santiago de Chile. Foto: EFE

La nigeriana logró notoriedad a nivel mundial cuando el video de su charla “The danger of a single story” (El peligro de una sola historia), que hoy acumula más de 20 millones de reproducciones en la web TED Talks, se hizo viral.

El éxito de novelas como “Medio sol amarillo” (2006) y “Americanah” (2013), así como de los ensayos “Todos deberíamos ser feministas” (2014) y “Querida Ijeawele. Cómo educar en el feminismo” (2017) la elevaron a ser calificada en muchos medios como “la escritora africana más importante de su generación”, etiqueta que ella rehúsa porque asegura que mientras se habla de que es “la primera mujer” en algún aspecto, no se trata el motivo que hizo que otras no lo pudieran hacer antes.

“Fui feminista mucho antes de saber qué significaba la palabra, incluso antes de saber que la palabra existía. Me di cuenta de como la socialización de las mujeres estaba enfocada a los hombres, como cuando se dice “no vistas minifalda o un hombre te violarᔑ, señaló.

Convertida en un símbolo mundial de la lucha por la igualdad de género y la denuncia del racismo, algunas de sus citas, como “We should all be feminists” (Todos deberíamos ser feministas) fueron impresas en camisetas de Dior, y su voz resuena en una canción de Beyoncé, lo que le valió críticas de algunos sectores por prestarse a utilizar mensajes feministas para fines comerciales.

“No hace daño a nadie”, respondió en una entrevista en The Guardian, en la que negó que se utilizara el feminismo para una “estrategia de marketing”.

Bajo el lema “Cinco días de conocimiento, cultura e innovación”, el Congreso Futuro 2020 explora, a través de cientos de expositores en Santiago y otras regiones de Chile, los principales desafíos de la era digital, la inteligencia artificial y el rol de las políticas públicas ante el cambio climático, entre muchas otras temáticas.

“Pienso en la literatura como mi religión”, declaró la nigeriana en la conferencia inaugural, antes de añadir que “leer es vivir en cuerpos que no son los nuestros y es muy importante porque nos recuerda que no estamos solos”.

La escritora rememoró durante su conferencia en Santiago cuando un conductor le dijo que “nunca” leería un libro escrito por ella porque “tratan sobre cosas de negros y mujeres”: “Me produjo tristeza pensar en toda la literatura escrita por mujeres que se perdería”.

Adichie concluyó su intervención recordando las palabras del poeta chileno Pablo Neruda en el discurso que dio tras recibir el premio Nobel de Literatura en 1971: “Yo pertenezco con orgullo a la multitud humana, no a unos pocos, sino a unos muchos”.