“México votó por eso. Los salarios reales están subiendo y se está cumpliendo con esa promesa de campaña y es parte de lo que México pidió”, destacó el economista en jefe para México y Canadá del Bank of America Securities, Carlos Capistrán.

Ciudad de México, 14 de enero (SinEmbargo).- Los aumentos salariales impulsados por el Gobierno de Andrés Manuel López Obrador representan la transformación por la que los mexicanos votaron, consideró el economista en jefe para México y Canadá del Bank of America Securities, Carlos Capistrán.

“Los salarios reales están subiendo y se está cumpliendo con esa promesa de campaña y es parte de lo que México pidió”, señaló.

El economista dijo que la administración de López Obrador representa una transformación en el aumento a los salarios.

“Lo que ha habido es un cambio fundamental y creo es la mejor forma de ver la cuarta transformación, porque la 4T sí es una transformación, o sea, la parte de la T, porque esa masa salarial [que es la generación de empleos y los salarios] antes venía de una creación de empleos formal como de 4.5 por ciento real, pero salarios reales que prácticamente no crecían”, agregó.

Capistrán destacó que gran parte de la población mexicana votó por un Gobierno que transformara, en varios aspectos, la vida del país, y desde el punto salarial está ocurriendo.

“México votó por eso. Los salarios reales están subiendo y se está cumpliendo con esa promesa de campaña y es parte de lo que México pidió”.

Sin embargo, alertó que el crecimiento salarial repercutiría en la creación de empleos.

“Salarios mínimos, salarios reales, crecimiento cero por años y de repente crecen, a costa un poco de la creación de empleo formal (…) El costo de esto es que se está desacelerándose la creación del empleos”, destacó.

Para el economista del Bank of America, el país tendrá el reto de evitar la desaceleración en la creación de empleo, a fin de mantener la masa salarial.

“El reto de los siguientes años será eventualmente darle la vuelta a esa desaceleración de la creación de empleo para poder mantener la masa salarial”, apuntó.

Fue en 2018 cuando el Gobierno federal aprobó un incremento de 88.36 a 102.68 en el salario mínimo para el resto del país; mientras en la zona libre de la frontera pasó a 176.72 pesos.

En 2019, la administración de López Obrador impulsó un nuevo incremento. Así, desde el 1 de enero, el salario mínimo en el país es de 123.33 pesos.

Pese a ello, recalcó que en el último año y medio la tasa de creación de empleo es de entre 1.2 y 1.3 por ciento; en comparación con el 3 por ciento del salario mínimo.

“Entonces, la masa salarial sigue creciendo como 4.5 por ciento pero la composición es muy distinta, es menor creación de empleo pero esos empleos son mejor remunerados en la parte baja”.

Capitán destacó el trabajo del Banco de México en la contención de la inflación, mediante el mantenimiento de tasas de interés altas.

“Está cumpliendo [el Gobierno con mantener la inflación baja] esa primera parte, pero ahora lo que hay que hacer es hacerlo sostenible y hay retos para hacerlo. Para eso ha ayudado que el Banco de México mantenga las tasas muy altar. Entonces estos aumentos en salario no se reflejan en inflación”, finalizó.