El director general de Twitter, Jack Dorsey, defendió la decisión que tomó la empresa de suspender la cuenta del Presidente de Estados Unidos, Donald Trump, tras los hechos ocurridos en el Capitolio; sin embargo, señaló que este hecho podría provocar un precedente peligroso.

Por David Hamilton

San Francisco, Estados Unidos, 14 de enero (AP).- El director general de Twitter Jack Dorsey rompió el miércoles el silencio con una serie de publicaciones en la plataforma en las que defendió la decisión de su compañía de cancelar la cuenta del Presidente Donald Trump, aunque advirtió que se podría establecer un peligroso precedente.

Cuando Twitter denunció la incitación a la violencia por parte de Trump, la compañía enfrentó una “circunstancia extraordinaria e insostenible” con respecto a la seguridad pública, señaló Dorsey. “Creo que fue la decisión correcta por parte de Twitter”.

Pero este tipo de medidas, añadió, también resaltan el “fracaso” de Twitter para crear un espacio abierto y saludable para lo que Dorsey describe como la “conversación pública global”.

De hecho, insinuó, tomar acciones extremas contra figuras públicas como cancelar la cuenta de Trump destaca el extraordinario poder que pueden llegar a tener compañías como la suya, y el daño colateral que pueden provocar.

Sin embargo, el cofundador de Twitter no dijo mucho en específico sobre la manera en que su plataforma y las de otros gigantes del sector tecnológico pueden evitar dichas medidas en el futuro.

Por otro lado, explicó que Twitter es sólo una parte de la conversación pública a través de Internet, por lo que si no se está de acuerdo con las reglas que maneja la compañía, los usuarios son libres de abandonarla e ir a otro sitio web.

Además señaló que el bloqueo de las cuentas de redes sociales del Presidente Donald Trump no se trato de un acto coordinado, si no que respondió a que los mensajes del mandatario llegaron a considerarse peligrosos.