Familiares de Leonardo Reyes y su defensa se reunirán hoy con el Procurador de Derechos Humanos del Estado de Guanajuato para exigir justicia en el caso del asesinato en el que aseguran, “modificaron” la escena de los hechos.

Leonardo Reyes habría sido asesinado por elementos de la FSPE cuando fue a buscar señal para internet a un camino de la comunidad de San Damián el pasado 13 de diciembre del 2018.

Por Roberto Gutiérrez Torres

San Miguel de Allende, Guanajuato, 14 de febrero (ZonaFranca/SinEmbargo).- Familiares de Leonardo Reyes, un joven asesinado por elementos de las Fuerzas de Seguridad Pública del Estado (FSPE), se reunirán hoy con el Procurador de Derechos Humanos del Estado de Guanajuato, José Raúl Montero de Alba, para exigir justicia en su caso.

Esto luego de la acusaciones sobre dos hipótesis en el caso: autoridades acusaron haber sido agredidos por varios hombres armados, uno de ellos Leonardo, y la versión de la familia del joven de 23 años que aseguraron, solo fue a buscar señal para internet a un camino de la comunidad de San Damián cuando fue asesinado a balazos por elementos policiacos el pasado 13 de diciembre del 2018

Familiares de Leonardo dieron a conocer que el oriundo de San Miguel de Allende habría salido a jugar futbol en compañía de uno de sus hermanos, y horas después, ya por la madrugada, se encontraba cerca a la comunidad de San Damián, en un camino que conduce a “Corralejo de Abajo”, a donde fue a buscar la señal para tener internet, donde ocurrieron los hechos.

A través de un boletín emitido por la Secretaría de Seguridad Pública de Guanajuato, informaron que los elementos fueron agredidos sin motivo aparente por tres supuestos hombres armados, sobre el tramo carretero San Miguel-Guanajuato-Juventino Rosas, por lo que tuvieron que responder.  Al iniciarse la persecución, los tripulantes de la camioneta no cesaron la agresión a los elementos impactando los disparos en varias ocasiones contra la unidad policial.

Al ser abatido el conductor, la unidad se estrelló contra un árbol y de ella descendieron pie tierra dos hombres que se dieron a la fuga aprovechando las condiciones de oscuridad.

“Los integrantes de las FSPE actuaron en cumplimiento a los protocolos nacionales e internacionales del uso de la fuerza y ante un peligro inminente de muerte en su contra, repelieron la agresión al ser atacados”, fue la postura oficial.

Según se informa, los elementos aseguraron una pistola tipo escuadra 9 milímetros, una pistola tipo calibre .38 especial y una camioneta negra “Expedition” con placas de Texas. Después de asegurar el lugar, se dio parte a la autoridad competente, dejando a su disposición las armas y el vehículo.

DEFENSA DE LA FAMILIA RESPONDE

De acuerdo a los abogados de la familia, el Ministerio Público sólo sigue una arista en la investigación, que es la de establecer que los policías estatales actuaron en defensa propia según la versión de éstos.

El de Leo, precisaron a este medio los litigantes, “es un caso que debe esclarecerse por el bien del nombre del joven migrante y de su familia, no queremos que se establezca sólo lo ventilado por los elementos policiacos desde el día de los hechos, la familia no está dispuesta a quedarse solo con la versión de la autoridad policial estatal, se exige que se esclarezca cómo ocurrieron realmente los hechos y no se convierta esto en un crimen de Estado”.

Por ello piden que se reconsidere y se atraiga lo declarado por cinco testigos en el lugar de la escena, donde afirman que los policías “arreglaron”, modificaron, la escena de los hechos.

Así mismo solicitan que se desluzca el por qué hasta este momento los policías no han sido detenidos, dando por hecho su versión, rompiendo así, aseguran, los elementales mecanismos legales del caso.

La familia del joven considera también que este es el momento indicado para que la procuraduría pueda incidir si realmente se quiere que haya confianza en este organismo presidido por Carlos Zamarripa, eventual fiscal general del Estado, o “se sigue en la ignominia con la se ha venido trabajando en estos nueve años con Zamarripa al frente”.

Por ello, el día de mañana familiares se presentarán ante el Procurador de los Derechos Humanos, para que les rinda cuenta del cómo va la investigación iniciada por este organismo por oficio desde la fecha que se dio el hecho y posteriormente ratificada por los familiares, adicionándole la investigación sobre los elementos del ministerio público que llevaban el caso, por considerarlos como parte unilateral del mismo.

El caso Leo Reyes es un hecho que ha movido a familiares, activistas locales, nacionales y extranjeros, así como a connotadas personalidades defensoras de los derechos del migrante, como es el padre Alejandro Solalinde, quien ha precisado luchar e incidir en el esclarecimiento sobre la muerte del joven.

Así mismo, activistas migrantes radicados en los Estados Unidos también han mostrado solidaridad con la lucha que ha emprendido la familia Reyes Cayente, indicando que ellos se suman a la exigencia para que no se sigan violentando los derechos humanos de los migrantes, afirmando que Leo era un joven residente en el país vecino del norte con un trabajo honesto y que él siempre había sido una persona dedicada a ello y con una vida recta, al igual que su padre y demás familiares, quienes son respetados ciudadanos estadunidenses.

ESTE CONTENIDO ES PUBLICADO POR SINEMBARGO CON AUTORIZACIÓN EXPRESA DE ZONAFRANCA. VER ORIGINAL AQUÍ. PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN.