Nuestro apetito por comer peces está acabando con nuestra vida y con la vida en los océanos. Foto: Igualdad Animal / Animal Equality

La vida en los océanos significa la vida para todos, sin ellos la vida humana y animal está amenazada, sus aguas inmensas cubren el 70 por ciento de la superficie de todo el planeta Tierra, ayudan a proporcionar el aire que respiramos, absorben el 30 por ciento del dióxido de carbono generado por la actividad humana y generan el combustible que alimenta nuestro mundo, sin embargo, hoy se encuentran en su estado más crítico debido a la relación que tenemos con ellos.

Nuestro apetito por comer peces está acabando con nuestra vida y con la vida en los océanos, pues los animales marinos son los animales más consumidos en el planeta, siendo víctimas de una inmensa crueldad.

Nuestro trabajo de investigación no sólo ha revelado la terrible realidad que viven los animales atrapados por la ganadería industrial, también ha mostrado las graves consecuencias para el medioambiente y la salud el que no respetemos su vida y sus intereses, así como sus ecosistemas.

Y así como hemos documentado que la ganadería industrial está devastando el planeta y matando a millones de animales de las formas más crueles, nos toca ahora exponer como la pesca está devastando los océanos, con prácticas que serían consideradas ilegales si fueran utilizadas con animales criados en tierra como vacas y cerdos.

En Reino Unido, nuestro equipo de investigadores de manera encubierta, logró obtener imágenes impactantes del proceso de matanza del pescado, por su terrible contenido han sido clasificadas como las primeras de este tipo que se publican en este país.

No hay un solo segundo dentro de las imágenes que no se observen actos crueles que atentan contra los animales, en los primeros segundos de esta investigación se muestra como los trabajadores con sus propias dedos en lugar de usar un bisturí desgarran las branquias de los pescados, sin aturdimiento previo y estando plenamente conscientes, lo que le sigue a esta imágenes son minutos llenos de abusos, golpes, sangre que terminan en muertes violentas, dolorosas y prolongadas.

powered by Advanced iFrame free. Get the Pro version on CodeCanyon.

La ciencia ha reconocido que los peces pueden experimentar dolor al igual que los perros, gatos, vacas, cerdos y otros animales, e inclusive en formas más intensas que los humanos.

Aún así son los animales más matados y consumidos del mundo y al mismo tiempo los más desamparados. Y es que a medida que se comercializa más y más, la industria pesquera y acuícola han adoptado prácticas de producción abusivas, que se rigen por la demanda y no por el bienestar de los animales.

Esto que hoy te platico, ha quedado constatado en las imágenes obtenidas de nuestra nueva investigación, realizada en criaderos, piscifactorías y mercados de peces en India y que en próximas semanas saldrá a la luz.

En ellas se puede observar como la explotación desmedida de los océanos para consumo humano implica métodos de matanza muy crueles: decapitación, destripamiento y congelación de peces vivos. El sufrimiento de estos animales comienza desde el instante en que son arrancados del mar violentamente y subidos a la superficie dentro de las redes en las que son aplastados por otros animales y sus órganos internos explotan debido a la descompresión, mientras muchos otros intentan desesperadamente escapar y volver al mar.

Cada año en el mundo, aproximadamente un billón seiscientos mil millones de peces son matados en el mar y piscifactorías, esta cantidad equivale a la población humana de la tierra multiplicada 210 veces, es urgente terminar con esto, con cada muerte de un pez, la vida en el planeta se extingue, pues nuestros océanos producen más de la mitad del oxígeno del mundo.

Si bien existen innumerables amenazas para nuestros mares, también hay muchas oportunidades para encontrar soluciones. Nuestros océanos nos dan vida, pero depende de nosotros protegerlos.

Al elegir alternativas a la carne de peces para alimentarte, estarás ayudando a estos animales al evitarles sufrir mientras contribuyes a la buena salud de nuestros océanos, la cual está directamente relacionada con salvaguardar el futuro de la humanidad.