Crash Bandicoot 4: It’s About Time es una secuela directa a la trilogía original, así que elimina cualquier rastro de todas las demás entregas que no fueron tan exitosas y que a lo largo de los años llevaron a la franquicia directamente al olvido. Una de las adiciones principales para esta entrega son las máscaras cuánticas, las cuales son bastante parecidas a “Aku” o “Uka Uka”, esas máscaras flotantes que nos han acompañado a lo largo de los años, en esta entrega conoceremos a nuevas máscaras que harán mucho más que estar a nuestro lado.

Ciudad de México, 14 de marzo (SinEmbargo).- Apenas han pasado unos meses desde el lanzamiento de Crash Bandicoot 4: It’s About Time para consolas de generación pasada, pero como suele ocurrir por el cambio de consolas, muchos juegos apuestan por lanzar versiones mejoradas con un mayor rendimiento, además de aprovechar y hacer llegar el juego a nuevas plataformas. Tal es el caso de  Crash Bandicoot 4: It’s About Time, además de tener una versión mejorada para Xbox Series S/X y PlayStation 5, el juego llega al Nintendo Switch y próximamente a PC, por lo que no habrá excusa alguna para no jugar este gran título, ya que, a finales de mes, estará disponible en todas las plataformas actuales.

Crash Bandicoot 4: It’s About Time es una secuela directa a la trilogía original, así que elimina cualquier rastro de todas las demás entregas que no fueron tan exitosas y que a lo largo de los años llevaron a la franquicia directamente al olvido. Crash Bandicoot 4: It’s About Time nos dará horas de diversión a lo largo de más de 40 niveles de juego, a través de diferentes dimensiones que iremos descubriendo. Respecto a la trama principal de la historia, el Dr. Neo Cortex, Dr. Nefarious Trophy y “Uka Uka” han logrado escapar de la prisión donde se encontraban abriendo varias rupturas en el tiempo y diferentes dimensiones, lo que provoca que nuestro personaje principal y su hermana Coco Bandicoot y “Aku” se den a la tarea de perseguir a los villanos. Las dimensiones nos llevarán a entornos jurásicos, de piratas, hielo, lava y mucho más. Además de esto, a lo largo del juego podremos encontrar villanos clásicos de la serie para derrotar en batallas finales que requerirán toda nuestra atención y coordinación.

Crash Bandicoot 4: It´s About Time, una secuela directa a la trilogía original. Foto: Crash Bandicoot 4

Una de las adiciones principales para esta entrega son las máscaras cuánticas, las cuales son bastante parecidas a “Aku” o “Uka Uka”, esas máscaras flotantes que nos han acompañado a lo largo de los años, en esta entrega conoceremos a nuevas máscaras que harán mucho más que estar a nuestro lado. Por ejemplo, tenemos a “Lani-Loli”, una máscara que nos permitirá aparecer o desparecer ciertos objetos dentro de cada nivel deben estar rodeados de un aura azul transparente, esto es esencial para acceder a algunas cajas o para pasar obstáculos o plataformas. “Akano” es una máscara de materia negra, la cual nos permitirá girar después de dar un salto y planear por los aires durante algunos segundos para pasar entre plataformas; “Kupana-Wa” es la máscara del tiempo que permite detener objetos durante unos segundos para poder saltar sobre ellos o simplemente para congelar enemigos y derrotarlos más fácilmente. Por último, tenemos a “Ika-Ika”, la máscara de la gravedad, perfecta para cambiar la dirección de la gravedad, siempre y cuando tengamos un piso firme debajo de nosotros, no importando si es arriba o abajo. Las máscaras se utilizan durante un tiempo determinado y el juego es quien te marca las pausas en cada uno de los niveles que se requieren, de hecho, no podemos equiparnos estas máscaras a placer y siempre que las lleguemos a necesitar aparecerán dentro de los niveles del juego.

La nueva dinámica mejora por completo la experiencia y el nivel de dificultad que representa el juego, ya que mantiene intacto el sistema de saltar sobre plataformas y avanzar en un ecosistema en 3D, haciéndolo más dinámico y sobre todo divertido. Para esto, antes de comenzar el juego podremos escoger entre dos niveles de dificultad diferente, teniendo el modo clásico que conocemos y en el que nuestras vidas son limitadas, habrá que recolectar manzanas para obtener más y cuando estas se acaben reiniciarás el nivel desde el principio. Si lo tuyo es buscar una experiencia más relajada, el juego te ofrece un nivel de dificultad más tranquilo donde simplemente te contarán las veces que hayas muerto dentro de cada nivel, tendrás vidas ilimitadas y siempre comenzarás desde el último punto de partida donde llegaste. Dicho esto, cabe aclarar que no significa que el nivel de dificultad cambie dependiendo de qué modo elijas, simplemente en uno tendrás que ser más cuidadoso con tus vidas y en otro no, dejando un desafío mucho mayor para los jugadores más expertos.

El juego en Nintendo Switch luce espectacular. Foto: Crash Bandicoot 4

Gráficamente el juego en Nintendo Switch luce y tiene un desempeño espectacular, la experiencia no cambia entre plataformas en este sentido, simplemente existen diferencias entre texturas y sobre todo iluminación dependiendo del potencial de cada consola, siendo, por obvias razones la de Nintendo Switch la de menor capacidad gráfica, pero ciertamente, el juego luce mejor en modo portátil que en el modo TV, sin afectar tanto la experiencia de juego, pero dándonos una experiencia con menos iluminación y más negros en esta última opción. Además, musicalmente el juego nos brinda una experiencia completa y digna de la saga. El tratamiento que se le dio a la franquicia desde la remasterización con Crasn Bandicoot N. Sane Trilogy se mantiene, además de esto, el diseño de niveles es impecable, con una variedad enorme que se disfruta de principio a fin, los enemigos, desde personajes clásicos a personajes nuevos hacen honor a las raíces de la saga. En el apartado musical, la banda sonora del juego es increíble en cada uno de los niveles y en cada uno de los momentos, desde estar brincando sobre un barco, pasar por una fábrica de desechos tóxicos, ser perseguido por un dinosaurio o enfrentarte a un jefe en un estilo de concierto de rock esquivando discos de poder; todos y cada uno de estos elementos hacen de esta entrega una de las mejores de la serie.

El juego también nos ofrece un nivel de personalización enorme en el sentido de que en cada nivel podremos completar ciertos desafíos para obtener diamantes que desbloquearán atuendos para nuestros Crash y Coco Bandicoot, como romper todas las cajas, terminar los niveles ocultos o llegar en un tiempo determinado, todos y cada uno de estos desafíos podremos verlos al final de cada nivel con las estadísticas que tengamos y siempre tendremos la oportunidad de volver a jugar cada nivel para terminarlos al 100 por ciento. Además de nuestros personajes favoritos, por primera vez podremos controlar a Neo Cortex, el cual tiene características físicas y habilidades totalmente diferentes a las de nuestros personajes principales; primero que nada, no tiene un ataque como tal, ya que cuenta con una pistola láser que convertirá a nuestros enemigos en superficies fijas o para rebotar y las podremos utilizar para saltar, siendo esto una parte fundamental para el progreso en los niveles, a lo que se suma que el personaje cuenta con una habilidad de velocidad, la cual le permite llegar un poco más lejos hacia ciertas superficies. A diferencia de Crash y Coco Bandicoot, el personaje de Neo Cortex se siente menos dinámico, sin embargo, sus habilidades lo compensan.

La nueva dinámica mejora por completo la experiencia y el nivel de dificultad que representa el juego. Foto: Crash Bandicoot 4

Crash Bandicoot 4: It’s About Time en Nintendo Switch es una de las mejores opciones disponibles en el género de plataformas, además de que su habilidad portátil hace que la experiencia sea diferente, por el hecho de que podemos jugarlo en todo momento. Además, es un gran momento para jugarlo nuevamente, incluso por primera vez con sus respectivas versiones de Xbox Series S/X y PlayStation 5.