México

Sus hombres de confianza caen pero los Beltrones, que llevan años entre acusaciones, jamás

14/03/2021 - 12:05 am

Manlio Fabio Beltrones es un personaje clave y polémico de la política mexicana. Militante del PRI desde la década de 1970, ha desempeñado distintos cargos en la administración pública federal, en el Congreso y en su estado natal, Sonora, del que fue Gobernador (1991-1997). A lo largo de su trayectoria, sobre todo en las últimas dos décadas, una constante han sido los señalamientos que lo involucran a él, y a sus cercanos, en tramas de corrupción gestadas desde el poder, de las cuales sólo Beltrones ha salido incólume. 

–Con información de Guadalupe Fuentes

Ciudad de México, 14 de marzo (SinEmbargo).- Manlio Fabio Beltrones, un prominente miembro del Partido Revolucionario Institucional (PRI), vuelve a estar de nueva cuenta en el centro de acusaciones de supuesta corrupción. Pese a haber mantenido un perfil discreto en los últimos dos años, desde que se sumó a la campaña presidencial de José Antonio Meade, el político sonorense enfrenta ahora nuevos señalamientos que lo involucran tanto a él como a sus cercanos en un escándalo de dinero relacionado con depósitos millonarios a la Banca Privada d’Andorra (BPA), del que el exdirigente priista asegura saldrá —como ha ocurrido en el pasado— adelante. Una suerte que no han tenido sus hombres de confianza.

La más reciente polémica destaca una cuenta millonaria que su hija, la Senadora Sylvana Beltrones Sánchez, tuvo en la BPA, en donde ingresó 10.4 millones de dólares entre 2009 y 2010, según una investigación de El País. La situación ha llevado a todo tipo de cuestionamientos debido a que en ese entonces la hija del político priista tenía 26 años y no se desempeñaba en ningún cargo público, mientras que su padre era coordinador de los senadores del tricolor. 

No obstante, se trata de un episodio más de opacidad que rodea a la trayectoria de Beltrones, quien en 2016 dejó la presidencia del PRI luego de un proceso electoral en el que su partido perdió siete de las 12 gubernaturas en juego. Tiempo después, los señalamientos de desvíos de recursos públicos a favor de políticos priistas marcarían la gestión de un año de Manlio Fabio. 

Manlio Fabio Beltrones y su hija Sylvana en 2011.
Manlio Fabio Beltrones y su hija Sylvana en 2011. Foto: Moisés Pablo, Cuartoscuro

LOS SUPUESTOS NEXOS CON EL NARCO

El primer episodio de sospechas que pesan sobre Beltrones data de 1997, en la recta final de su mandato como Gobernador de Sonora. El 23 de febrero de ese año, The New York Times publicó una investigación de los reporteros Sam Dillon y Craig Pyes en la que se señalaba a Beltrones de colaborar con uno de los narcotraficantes más poderosos del mundo en esos momentos: Amado Carrillo Fuentes, “El señor de los cielos”. 

La investigación del diario estadounidense se realizó durante cuatro meses, basándose en documentos de inteligencia y entrevistas con funcionarios de ese país, quienes referían informes “altamente confiables” sobre la supuesta partición de Manlio Fabio en reuniones en las que los principales traficantes pagaban a políticos de alto nivel que protegían sus operaciones.

Beltrones dijo en ese entonces que los informes de inteligencia estadounidenses habían sido fabricados por sus  rivales políticos. “Esto suena como una novela, llena de horror y error”, respondió al Times hace más de dos décadas. “¿A qué hora del día gobierno, si paso mi tiempo en todos estos crímenes?”.

Como Gobernador, Beltrones fue además un personaje clave en uno de los magnicidios que marcaron la historia moderna de México: el de Luis Donaldo Colosio, candidato presidencial del PRI. Tras el asesinato ocurrido en Lomas Taurinas, en Tijuana, Baja California, Beltrones recibió una llamada del Presidente Carlos Salinas de Gortari, quien le pidió que fuera al lugar de los hechos y desde entonces se convirtió en el enlace directo con el Jefe del Ejecutivo en este caso. El entonces mandatario sonorense fue de los primeros que habló con Mario Aburto, señalado como actor material del crimen, después de su detención.

EL REGRESO DE BELTRONES

Lejos de quedar sepultada su trayectoria tras ser ligado al narcotráfico, Beltrones llegó al Congreso con una diputación federal del PRI después de un receso de casi seis años en los que no ocupó un cargo. Su nuevo arribo a la arena política se dio justo en el primer Gobierno de transición que presidió Vicente Fox Quesada, del Partido Acción Nacional (PAN). En ese entonces, Beltrones fue identificado como un importante operador político del tricolor, quien en esas fechas experimentaba por primera vez en 75 años el estar en la oposición.

Ya en el inicio del mandato de Felipe Calderón Hinojosa y en medio de los señalamientos de supuesto fraude electoral en contra del entonces mandatario electo, el peso de Manlio Fabio Beltrones, entonces líder del PRI en el Senado, fue determinante para que la toma de posesión del panista tuviera lugar al permitir que existiera el quórum requerido en el Palacio Legislativo de San Lázaro para iniciar la sesión de ese día. “(Es) por el bien de México y no por Calderón”, declaró Beltrones en ese entonces, según reseñó la prensa.

De su paso como Senador es que datan los nuevos señalamientos difundidos por El País, según los cuales su esposa Sylvia Sánchez y su hija Sylvana Beltrones abrieron cuentas en la BPA. El reporte indica que la Fiscalía General de la República (FGR) lo investiga a él, a su hija, y a su esposa por presuntas irregularidades relacionadas con estas cuentas ocultas.

“La corrupción opera en red: una red brinda protección política y otra es la de naturaleza financiera. Cuando se quiere controlar en serio la corrupción, se necesita desmantelar las dos redes y no solo investigar a personajes prominentes o visibles. Por eso las acusaciones públicas, una vez investigadas, pocas veces terminan en sanción. Las fiscalías no logran acreditar los delitos ante un juez o las acusaciones son sobre delitos menores que no corresponden a la gravedad de los hechos expuestos”, señaló en entrevista Eduardo Bohórquez, director general de Transparencia Mexicana, al ser cuestionado sobre por qué un político con la trayectoria de Beltrones lleva años ligado a actos de corrupción, ante los cuales, a la fecha, ha salido librado.

Bohorquez indicó que la acusación a las cabezas visibles de una presunta red de corrupción, pocas veces se ve acompañada de una investigación seria, profunda, que desmantele la red de protección y la de los involucrados financieramente en la trama. 

“Lo que en este caso particular debe evitarse es que las investigaciones se hagan de forma selectiva o con intención política. Porque entonces no se trata de justicia, sino de revancha o de estrategia político-electoral. México ha sufrido por décadas de estrategias anticorrupción que se aplican con bombo y platillo en momentos electorales y luego se desvanecen hasta desaparecer”, mencionó.

Para Pedro Pablo Chirinos Benítez, quien en 2015, cuando era representante legal del PAN en Sonora, denunció a Beltrones de desviar millones para favorecer la campaña de Claudia Pavolovich, la acusación contra el priista no debe caer en un tema electoral y las autoridades correspondientes deben investigar respetando el debido proceso.

“Yo me esperaría a lo que dijeran las autoridades, que se les dé audiencia y que no sea algo electoral. Beltrones es un factor real de poder vigente en la actualidad”, mencionó en entrevista el exfiscal especial en delitos electorales en Sonora.

Chirinos Benitez reconoció la trayectoria política de Beltrones. “Ha hecho una trayectoria política como muy pocos, que muchos lo quisieron recorrer y la misma vida pública de esos políticos te llevan a escándalos y a situaciones como las que está pasando”. 

EL PACTO POR MÉXICO Y LA DIRIGENCIA DEL PRI

Ya en el Gobierno de Enrique Peña Nieto, Manlio Fabio Belrtones fue uno de los principales impulsores del llamado Pacto por México, bajo el cual el PRI y los dos principales partidos de oposición, PAN y PRD, tejieron una alianza que sacó adelante una serie de reformas estructurales. 

Luego de su paso como coordinador de los diputados del PRI, Beltrones arribó a la dirigencia del PRI, en la cual sólo estuvo un año a causa del revés sufrido en el proceso electoral del 2016. Pese a que parte de la planilla mayor del tricolor pidió que se quedara, el exgobernador sonorense dejó el liderazgo de su partido y con ellos sus aspiraciones a la Presidencia de México. Después llegarían los señalamientos de corrupción en las campañas, ante las cuales él salió indemne, no así sus colaboradores como Alejandro Gutiérrez Gutiérrez, exsecretario general adjunto del PRI.

Posteriormente, en febrero de 2018, fue nombrado como uno de los coordinadores regionales para la campaña presidencial de José Antonio Meade, un mes después de que se ampara contra una posible orden de aprehensión en su contra ante su presunta participación en el desvío de 246 millones de pesos para las campañas de los candidatos priistas de 2016.

Otro de los momentos polémicos de Manlio Fabio Beltrones fue el haber asistido en 2019 a la boda de la hija de Juan Collado, el abogado de la entonces alta clase política en México y quien hoy está preso.  La “boda maldita”, como ha sido llamada debido a que algunos de los invitados hoy enfrentan acusaciones penales por corrupción y desvíos, como Rosario Robles Berlanga, exsecretaria de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol), y Alberto Elías Beltrán, extitular interino de la entonces PGR, se realizó en mayo de 2019 en la Hacienda JaJalpa en el Estado de México. 

Beltrones convivió también en ese evento con el expresidente Enrique Peña Nieto, el exlíder petrolero Carlos Romero Deschamps y el Ministro Luis María Aguilar.

Al centro, el entonces Presidente Enrique Peña Nieto y Manlio Fabio Beltrones durante el 88 aniversario del Partido Revolucionario Institucional Foto: Diego Simón Sánchez, Cuartoscuro.

LOS DESVÍOS A CAMPAÑAS DEL PRI

Otro de los escándalos que rodea a Manlio Manlio Beltrones es la llamada “Operación Safiro”, una red de desvíos desde las arcas del Gobierno de Chihuahua por 250 millones de pesos para financiar la campaña política priista en 2016, cuando él era presidente del partido y el Gobernador de la entidad era César Duarte Jáquez.

En diciembre de 2019, Beltrones intentó ampararse “para evitar una arbitrariedad”, pero no obtuvo el recurso porque no existía una orden de aprehensión en su contra.

El desvío en cuestión se dio desde la Secretaría de Educación, Cultura y Deporte de Chihuahua dirigida por Ricardo Yáñez Herrera (preso en 2017 y liberado en 2019) a las empresas fantasmas Samex, Despacho de Profesionistas Futura, Sinnax y SISSAS para talleres y un software no brindados, de acuerdo con la investigación del Gobierno estatal.

Entre la red del exgobernador César Duarte destaca Alejandro Gutiérrez Gutiérrez, exsecretario general adjunto del PRI cuando Beltrones era presidente del partido. El priista fue condenado en mayo del 2019 a tres años de prisión bajo libertad condicionada por el desvío de un millón 740 mil pesos a través de las empresas Jet-Combustible y Promotora de Señalamiento Integral para campañas electorales de su partido, de acuerdo con la causa penal 4094/2017 y Juicio Oral 22/2019.

Sin embargo, luego de que la entonces Procuraduría General de la República (PGR), hoy FGR, tomó el caso a nivel federal por tratarse de recursos federales, Gutiérrez fue exonerado. 

En 2019, la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) atrajo los amparos en revisión que buscan reponer el proceso de investigación, ya que primero se atrajo “mediante maniobras” a la Federación “con malas actuaciones” tanto de ministerios públicos de la extinta PGR como de jueces federales, por lo que se exoneró a Gutiérrez Gutiérrez “sin tomar en cuenta al estado de Chihuahua en su carácter de víctima porque se afectó el patrimonio estatal”, comentó en su momento el Gobernador Javier Corral.

“El Ministro Alfredo Ortiz Mena no ha resuelto los amparos promovidos por el Gobierno de Chihuahua en donde pretendemos recuperar la calidad de víctima y que se deje sin efectos el sobreseimiento que presentó la FGR en favor del señor Alejandro Gutiérrez Gutiérrez y también hay que recordar que hay una suspensión comandada por el exministro Medina Mora, en donde suspende de alguna manera las investigaciones que ya logramos modificar”, dijo en entrevista el Consejero Jurídico del Gobierno de Chihuahua, Jorge Espinoza Cortés.

Durante una declaración ministerial ante la Fiscalía de Chihuahua, bajo la figura de identidad reservada, un exfuncionario duartista reveló que este desvío de 250 millones de pesos desde Chihuahua fue un “acuerdo” entre Manlio Fabio Beltrones, entonces dirigente del PRI, con la Secretaría de Hacienda federal, dirigida en esos momentos por Luis Videgaray Caso.

“Eso es una cuestión de investigaciones reservadas. Sabemos que Beltrones era el presidente del PRI en aquel tiempo y Alejandro Gutiérrez era secretario adjunto del partido y a través de las investigaciones que iniciamos en Chihuahua se detectaron los desvíos”, mencionó el Consejero. 

La “Operación Safiro” abarca desvíos a campañas priistas en al menos siete estados: Chihuahua, Durango, Sonora, Colima, Estado de México, Morelos y la Ciudad de México. 

Sylvana Beltrones, hija del priista Manlio Fabio Beltrones, en 2016.
Sylvana Beltrones, hija del priista Manlio Fabio Beltrones, en 2016. Foto: Cuartoscuro

LAS CUENTAS EN ANDORRA

Una investigación del diario español El País puso esta semana de nueva cuenta en el ojo público a Manlio Fabio Beltrones y su familia. Según el reporte, su hija Sylvana Beltrones, exdiputada y actual Senadora priista, habría ocultado 10.4 millones de dólares en 2009 en la Banca Privada d’Andorra.

En aquella época, ella tenía 26 años y no ocupaba ningún cargo político, mientras su padre era el líder del PRI en el Senado. De acuerdo con la publicación, firmada por los periodistas José María Irujo y Joaquín Gil, la FGR investiga por estos hechos a Manlio Fabio Beltrones y a su esposa, Sylvia Sánchez.

La Senadora Sylvana Beltrones negó tener una cuenta en Andorra y que su único posible vínculo con ese país data de hace más de 12 años cuando fue socia de un negocio mercantil conocido como Habica, S.A de C.V., que ocupó un inmueble ubicado en Julio Verne 39, propiedad de otra persona. 

Esta propiedad, aclaró la Senadora en un comunicado publicado en sus redes sociales, “fue vendida en el 2009 a Banca privada d’Andorra y fue el lugar donde instalaron su oficina de representación en México, por lo que mi negocio Habica se vio afectado y tuvo que cerrar”. 

La dirigencia nacional del PRI ha salido en defensa de su expresidente Manlio Fabio Beltrones. “Mi total respaldo a Sylvana Beltrones y Manlio Fabio Beltrones ante las recientes acusaciones sin sustento, formuladas en su contra”, expresó en su cuenta de Twitter el actual dirigente del PRI, Alejandro Moreno.

Moreno lo consideró una “difamación” y lo atribuyó a “los tiempos electorales”, pues México celebrará el 6 de junio unas elecciones decisivas a la Cámara de Diputados, a 15 de los 32 gobernadores estatales y a miles de ayuntamientos.

Cuestionado en conferencia de prensa, Santiago Nieto, titular de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF), organismo de la Secretaría de Hacienda de México, informó el jueves 11 de marzo que solicitó a las autoridades andorranas información sobre 23 personas “mencionadas en medios de comunicación”.

Sobre la Senadora Beltrones prefirió no pronunciarse para no vulnerar “el principio de presunción de inocencia”.

En tanto, Manlio Fabio Beltrones, alejado de la primera línea de la política desde 2016, emitió un comunicado en el que negó la acusación.

“Mi esposa y yo no tenemos cuenta bancaria alguna en Andorra. Jamás he depositado, transferido y/o invertido recurso alguno en ese país que, por cierto, tampoco conocemos”, afirmó.

Beltrones defendió que “no existe elemento objetivo alguno” para ser investigado y sugirió también que los señalamientos obedecen “a otras intenciones en tiempos electorales”.

Obed Rosas
Es licenciado en Comunicación y Periodismo por la FES Aragón de la UNAM. Estudió, además, Lengua y Literatura Hispánicas en la Facultad de Filosofía y Letras.
en Sinembargo al Aire

Opinión

más leídas

más leídas