Cada vez, más gente en las ciudades prefieren tener perros, mientras que la natalidad disminuye . Foto: EFE

Cada vez más gente en las ciudades prefiere tener perros en lugar de hijos . Foto: EFE

14 de abril (SinEmbargo).- Por alguna razón, la proliferación de mascotas en las grandes ciudades va de la mano con una menor presencia de niños. Este fenómeno se aprecia de mejor manera en zonas opulentas, pero no se había establecido una relación hasta ahora, con un estudio demográfico que indica que las personas tienen cada vez menos niños y, con cada año que pasa, adquieren más perros de pequeño tamaño.

Datos demográficos de los últimos años muestran que las tasas de natalidad en Estados Unidos se reducen de forma constante, mientras que el número de mascotas aumenta y su tamaño disminuye.

Según publicó Quartz, este fenómeno afecta en particular a las mujeres menores de 29 años, cuyos niveles de maternidad se han visto reducidos considerablemente a partir del año 2007. Pese a que las mujeres mayores de 29 años ahora suelen dar a luz un poco más que antes, en general la caída de la natalidad ha sido de un 10 por ciento (o de 400 mil nacimientos) en seis años.

Al mismo tiempo, mientras la natalidad se reduce, crece cada año la cantidad de perros pequeños (menos de 9 kilos). Desde 1999 los estadounidenses vienen comprando cada año más de estos animales, de tal forma que su número casi se ha duplicado desde entonces en los hogares de la Unión Americana

En EU el número de hijos ha disminuido en los últimos años, mientras que el de mascotas va en aumento. Foto: Quartz

En EU el número de hijos ha disminuido en los últimos años, mientras que el de mascotas va en aumento. Gráfica: Quartz

De acuerdo con la consultora Euromonitor, en general, los ciudadanos de EU poseen más de 30 millones de perros. Por otra parte, esta tendencia ya se podía apreciar a simple vista, de acuerdo con un reporte publicado en 2010 por Pets International. “Usted no tiene que ir a muchos shows de mascotas para darse cuenta de que el número de perros pequeños y pequeñas van en aumento”, cita Quartz.

Por otra parte, está lo que Damian Shore, experto de esta consultora define como “fenómeno de reemplazo”, el cual se refleja en el hecho de que las mujeres estadounidenses tengan cada vez menos hijos mientras se compran más perros pequeños. Por otra parte, las edades de las mujeres que evitan tener hijos y aquellas que tienen perros pequeños es la misma edad: alrededor de 30 años.

Otro fenómeno que también ocurre entre los estadounidenses en general es que no sólo adquieren más perros en los últimos años, sino que cada vez invierten más dinero en ellos. Así, anualmente más propietarios de canes domésticos compran comida canina cara, mientras que las ventas de alimento de bajo o precio mediano presentaron poco o ningún crecimiento desde 1999. Esto indica que las ventas de alimento de alto precio se triplicaron y ocupan actualmente el 57% del mercado, sin contar con el creciente número de servicios exclusivamente para mascotas, como estéticas y servicios de paseos, por mencionar algunos.

Sin embargo, este fenómeno de remplazo no es producto del azar y el estudio sugiere una variedad de aspectos que han puesto la mesa para que cada vez más personas prefieran al llamado “mejor amigo del hombre”, por encima de cambios de pañales y constantes desvelos. De esta manera, la creciente urbanización se coloca como el principal factor, no sólo del aumento de canes domésticos, sino de la preferencia por aquellos de menor tamaño, ya que en los apartamentos pequeños de las grandes ciudades es más fácil y cómodo mantener a estas mascotas.