Ciudad de México, 14 de abril (SinEmbargo).– Un empresario panista del estado mexicano de Campeche, a quien se ha vinculado desde hace años con el ex Presidente Felipe Calderón Hinojosa y con Juan Camilo Mouriño, ex Secretario de Gobernación, ha sido relacionado como autor del segundo fraude detectado por Citigroup en Banamex, en el que se involucra también a Petróleos Mexicanos (Pemex).

En el anterior fraude, el de Oceanografía, son vinculados los hijos del ex Presidente panista Vicente Fox Quesada y su esposa, Martha Sahagún de Fox. Juan Camilo Mouriño, muerto en un extraño incidente aéreo, así como su familia, también de Campeche, han sido acusados insistentemente por miembros de la izquierda como sospechosos de beneficiarse con contratos de Pemex.

La empresa EVYA, del panista Javier Camargo Salinas, dedicada a servicios de diseño, ingeniería, construcción, rehabilitación y mantenimiento de infraestructura petrolera tanto en mar como en tierra, es señalada por autoridades mexicanas como involucrada en este nuevo fraude por cerca de 30 millones en los que estaría involucrado Banamex, filial de Citicorp.

Citigroup denunció hoy mismo, sin precisar el nombre de la empresa, un segundo fraude por alrededor de 30 millones de dólares. La Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNVB) confirmó que se investiga ya un segundo fraude.

EVYA es una empresa establecido en 1991 en Ciudad del Carmen, Campeche. Tiene más de 400 contratos celebrados con Pemex, de acuerdo con la primera información divulgada.

Hace un mes, Luis García Hernández, secretario general del Partido de la Revolución Democrática (PRD) en el estado de Campeche, exigió a las autoridades federales que se investigue a fondo a la empresa Representaciones y Distribuciones EVYA S.A., propiedad de Francisco Javier Camargo Salinas, pues dijo que durante los sexenios tanto de Vicente Fox Quezada como de Felipe Calderón Hinojosa, fue favorecida con contratos de Petróleos Mexicanos (Pemex) por más de 10 mil millones de pesos.

“El Grupo EVYA ha sido una de las empresas beneficiada con contratos millonarios en el periodo en el que Mario Ávila Lizárraga fungió como subdirector de Mantenimiento y Logística en Servicios Marinos de Pemex Exploración y Producción (PEP)” explicó.

Mario Ávila Lizárraga es señalado como cercano al fallecido ex Secretario de Gobernación Juan Camilo Mouriño.

Además de Francisco Javier, sus hermanos Luis y Roberto, –este último presidente de la delegación de la Cámara Nacional de la Industria de Transformación (Canacintra) en Ciudad del Carmen– son propietarios de la compañía.

John Gerspach, director financiero del grupo, dijo por la mañana que al igual que con Oceanografía, este segundo fraude está vinculada con un subcontratista de Pemex del cual en ese momento no se sabían detalles ni el nombre del dueño.

Gerspach dijo que el subcontratista comenzó a devolver los fondos.

El fraude cometido por Oceanografía ronda los 235 millones de dólares y fue realizado con notas falsificadas por cobrar a Pemex.

Apenas el viernes pasado, el Departamento de Justicia de Estados Unidos informó que investiga a Citigroup en California por no informar sobre transacciones sospechosas que podrían involucrar a posibles narcotraficantes.

The Wall Street Journal dijo que el Departamento busca determinar si la unidad del banco falló en alertar al gobierno sobre transacciones bancarias sospechosas en la frontera entre México y Estados Unidos “que en algunos casos involucraban a supuestos miembros de cárteles de la droga”.

Según fuentes que conocen la investigación, pero que no fueron identificados por el diario, los fiscales de Estados Unidos intentan saber la razón por la que el banco no emitió informes sobre sus sospechas en torno a esas transacciones.

El diario asentó que la investigación subraya “la amplitud de los problemas” que encara Citigroup, luego de que la Reserva Federal de Estados Unidos rechazara su plan de capitalización y del supuesto fraude que su sufrió su filial en México, Banamex.

En marzo pasado, Citigroup informó que un gran jurado emitió órdenes de comparecencia para investigar su unidad Banamex USA, con sede en California, por posibles fallas en sus controles contra el lavado de dinero y por probables violaciones al secreto bancario.

PRESENTA GANANCIAS

Citigroup reportó hoy un aumento de 3.5 por ciento en su utilidad del primer trimestre del año, lo que le da un respiro respecto de las indagaciones por posible lavado de dinero y un supuesto fraude cometido en operaciones en México.

El banco reportó ganancias de tres mil 940 millones de dólares, luego de los tres mil 810 millones de dólares registrados en el primer trimestre de 2013. La utilidad por acción, incluyendo pagos de dividendos preferenciales, se mantuvo en 1.23 dólares por unidad.

Los ingresos de la entidad, mientras tanto, repuntaron 0.6 por ciento durante el periodo enero-marzo, para ubicarse en 20 mil 120 millones de dólares.

Tanto los ingresos del banco como sus utilidades superaron las expectativas del mercado, lo que disparó el precio de las acciones de Citigroup en la primera hora de operación bursátil, a más de 3.0 por ciento de su valor de apertura.

“Pese a un trimestre que fue difícil para nuestra empresa, presentamos positivos resultados”, afirmó el director ejecutivo de Citigroup, Michael Corbat, en un comunicado.

El ejecutivo destacó que sus negocios tanto institucionales como al consumidor tuvieron buenos resultados y que el banco aumentó tanto sus préstamos como sus depósitos, al tiempo que mantuvieron sus gastos bajo control.

Los resultados positivos de Citigroup suceden luego de que el Banco de la Reserva Federal rechazara en marzo su plan de capitalización y de que el banco difundiera un supuesto fraude por 400 millones de dólares ocurrido en sus operaciones en México.

Por otro lado, el diario The Wall Street Journal publicó este lunes que Citigroup eliminó entre 200 y 300 puestos de trabajo, o cerca de 2.0 por ciento de su fuerza laboral y que la mayoría de estos recortes sucedieron la semana pasada, según personas enteradas de la decisión.