El cineasta ganador de premios Óscar, Guillermo del Toro, siempre se ha caracterizado por pronunciarse sobre distintos temas que aquejan al país desde el sexenio de Enrique Peña Nieto, la causa de los médicos residentes en el país no es menor, y por ello, el director exigió al Gobierno federal atender sus demandas.

Miles de residentes en todo el país –que reciben mensualmente una beca que va de los 9 mil 500 pesos a 14 mil pesos según su grado, las horas de trabajo y sus turnos– denunciaron la falta del pago de sus becas desde diciembre pasado, por lo que anunciaron irse a paro este lunes si no se atiende el adeudo.

Ciudad de México, 14 de abril (SinEmbargo).– El cineasta jalisciense Guillermo del Toro pidió el Gobierno federal “responder urgentemente a las necesidades primarias” de los médicos residentes en todo el país que irán a paro este lunes por la exigencia de pagos retrasados de sus becas.

En su cuenta de Twitter, el director de la laureada Shape of Water, calificó la notica como grave y llamó al Presidente Andrés Manuel López Obrador a atender el caso que a falta de respuesta llevaría a residentes de 24 estados de México a paro de labores.

El pasado jueves, la Asamblea Nacional de Médicos Residentes (ANMR), integrada por personal de 20 dependencias, apuntó que este lunes entrarían a paro sino se cumplía con los pagos adeudados el viernes pasado, así como el reembolso de un bono que se les entregó en diciembre.

A través de un comunicado, los médicos señalaron que durante este lapso “no descuidarán la labor asistencial en las áreas críticas de atención” en cada una de las sedes, por lo que sólo atenderán urgencias y hospitalización para dedicarse a actividades académicas.

“Acerca de los de los médicos hoy tratamos el asunto, si se les debe hay que pagarles”, expuso López Obrador en su conferencia matutina del viernes desde Palacio Nacional,  y añadió: “Hubo posiblemente un error, pero se va a corregir, nada que tenga que ver con la injusticia se va a tolerar”.

Durante este fin de semana, se han pronunciado y sumado más instituciones Médicas al movimiento que exige el pago de los servicios.

Decenas de residentes reciben mensualmente una beca que que va de 9 mil 500 pesos a 14 mil pesos según su grado, las horas de trabajo y sus turnos, pero denuncian que estos no les han sido proporcionados pese a que su tiempo de una residencia va de tres a seis años, tienen una jornada laboral de tiempo completo y guardias de trabajo prolongadas.

Además, demandan el reembolso de un bono de fin de sexenio de 3 mil pesos que se les entregó en diciembre, pero que a inicios de año les fue descontado.

AMLO Y EL SERVICIO DE SALUD

La mañana del viernes, el Presidente se dirigió a los médicos y les aseguró que su Gobierno está decidido “a federalizar todo el sistema de salud”, lo que implicaría regular la situación “de muchos médicos y enfermeras que están trabajando por honorarios, de manera eventual, pero les he dicho que lo vamos a hacer de manera ordenada, poco a poco, porque son 80 mil trabajadores del sector salud que están trabajando como eventuales, sin masificación”, expuso.

El mandatario defendió: “No lo podemos hacer de la noche a la mañana, vamos a empezar con algunos estados y se va a atender la demanda de los médicos para que no se les deje de pagar lo que por derechos les corresponde”.

Médicos del Hospital General protestaron el pasado 9 de abril en el zócalo para exigirle a las autoridades federales un aumento salarial y mejoras laborales. Foto: Armando Monrroy, Cuartoscuro

Días antes,  el líder del Ejecutivo reiteró durante el Informe de la Comisión de Alto Nivel “Salud Universal para el Siglo XXI”, que los gobiernos anteriores dejaron el sistema de salud de México en ruinas por la corrupción. Por ello pidió a la Organización de las Naciones Unidas (ONU) a que acompañen a Gobierno en la lucha por garantizar el derecho humano a la salud en el país.

López Obrador dijo que aunque está contemplado en la Constitución del país el derecho a la salud, “es letra muera, porque en realidad no hay ese derecho. Al contrario en los últimos tiempos se retrocedió, porque al igual que en la educación, se apostó a poner la salud al mercado”.

“Se olvidó que la educación y la salud no son un privilegio, son derechos de los ciudadanos, de los seres humanos”, añadió y criticó que esa concepción ha llegado a su fin con la abolición de la política económica neoliberal.

López Obrador criticó que el Seguro Popular, que hoy atiende a esa población, no tiene médicos suficientes; que las 15 mil clínicas de primer nivel dan una atención muy deficiente.

“Está muy mal el sistema de salud pública de primer nivel, lo mismo en lo hospitalario, en segundo, tercer nivel. Tenemos muy buenos hospitales, que son ejemplo no sólo en México, los hospitales de nuestro país que tienen fama internacional […] pero tenemos problemas en lo que es el primer nivel de atención médica”, señaló.